33% de los directivos confesó recurrir al soborno para ahorrarse muchos trámites

México es un país con prácticas de corrupción. Lamentablemente en las últimas semanas nos podemos percatar mucho más de esto. ¿Cómo? recordemos el sismo del pasado 19 de septiembre donde se dio a conocer que la directora y dueña del Colegio Rebsamen -una de las construcciones más afectadas por el movimiento telúrico-, había un departamento con piso de mármol y la dueña de este espacio es la directora. Esta construcción se dice que es irregular y que no cuenta con algún permiso de las autoridades.

De estos casos, hay muchos dentro y fuera de nuestro país. De acuerdo con Moisés Pérez Peñalosa, socio de Pensiones, Beneficios y Analíticas de RH en PwC., durante el 2015 y el 2016, el 33% de directivos de distintas organizaciones, confesaron que recurrieron al soborno para ahorrarse trámites, mientras que el 67% obtuvo beneficios para su organización bajo esquemas de pago indirectos a través de socios comerciales.

La corrupción comienza con el CEO de la empresa

(Foto: Economía hoy)

Por otro lado, Alfonso Crespo, socio de Investigación de Fraudes y Asistencia de Litigios de la consultora EY, revela que maquillar cifras para llegar a las metas, dejar que las operaciones continúen a pesar de los cortes mensuales y ofrecer entretenimiento, pagos y regalos a terceros son los actos favoritos.

“Las empresas de la región carecen de controles internos maduros, están tan enfocadas en crecer rápido que se olvidan de las estrategias de seguridad”.

Conforme a esto podemos ver que algunos CEO están dispuestos a obtener mediante el soborno, algunos beneficios con la finalidad de sobrevivir en un ambiente competitivo.

Debido a la corrupción, existen algunos CEO que se han visto en la necesidad de renunciar, como es el caso de Travis Kalanick, el exdirector de Uber, quien dejó su puesto después de muchas tensiones dentro de su empresa, entre ellas asuntos de corrupción.

La corrupción comienza con el CEO de la empresa2

(Foto: Expansion)

Entre el 2007 y el 2016, la renuncia forzada de los directivos por prácticas ilícitas se incrementó 36%, en cambio en países como Estados Unidos y Canadá, estos porcentajes han disminuido debido a las políticas de cero tolerancia.

“La creación de regulaciones de gobierno corporativo, los estatutos antisoborno y códigos de conducta se han vuelto más estrictos, lo que ha hecho que sus directivos sean más conscientes y responsables”, refiere en el documento Sergio Meneses, socio de Strategy& en PwC.

Hay algunos CEO que, por sus prácticas de corrupción, han pisado la cárcel. Tal es el caso de Dick Fuld, ex CEO del banco Lehman Brothers, conocido como el hombre más odiado de Estados Unidos y quien no ha podido retomar su carrera.

De acuerdo con Expansión, además de ensuciar su reputación, el CEO que comete un ilícito pone en duda el prestigio de su compañía. Crespo señala que el estigma acompañará siempre a la empresa, lo que se traduce en la reducción de tratos comerciales, la caída de ingresos económicos y muy poca participación en el mercado.

Por otro lado, según la ‘7 Encuesta de CEO en México’, dice que el 90% de los CEO mexicanos están preocupados por temas éticos y de malas prácticas.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.