RSE

La amenaza de los Shark-holders

Hace apenas un mes, en una de las reuniones preparatorias del congreso anual de SER RESPONSABLE, nos propusimos titularlo con un vocablo que, por sí mismo, diera una idea del credo que, en este punto de la historia de la RSE, nos mueve como editorial.

Y es que lo de comenzar a actuar, mas que en una opción se está convirtiendo en una necesidad, a consecuencia, entre otras razones, de la aparición -perdóneseme la utilización del anglicismo por consciente- de los shark-holders.

Esta especie de individuos, generalmente incrustados en organizaciones con interesante nivel de reputación, están caracterizados, en la mayoría de los casos, por haber sido dotados especialmente con capacidades y dotes de rapaces, es decir: vista, olfato y gran velocidad de movimiento.

Su existencia, si bien se remonta a la noche de los tiempos, tiene en nuestra sociedad, una de cuyas características fundamentales es la rapidez con la que los cambios se producen, un extraordinario campo de operaciones. Su objetivo: camuflarse en corrientes sobre las que se prevén importantes desarrollos, con el fin de ralentizar su progreso, el tiempo suficiente para maniobrarlos en la dirección de sus particulares intereses.

En este caso, como no suele ser frecuente, los efectos colaterales podrían llegar a ser los realmente graves e importantes, por ejemplo: la pérdida de una oportunidad sin precedentes en el viejo continente, la quiebra de la RSE.

Así al menos lo ha debido entender el Parlamento Europeo por lo que se deduce de una resolución que este organismo comunitario acaba de hacer pública: En ella se queja de que la indefinición que actualmente pesa sobre la RSE «permite a algunas empresas afirmar que dan pruebas de responsabilidad social, al tiempo que violan la legislación local o internacional».

Asimismo se afirma en el referido documento que «el énfasis debe pasar de los procesos a los resultados, logrando una contribución mesurable y transparente de las empresas en la lucha contra la exclusión social y la degradación ambiental en Europa y en el mundo».

Tal vez lo mas novedoso sea, tal y como SER RESPONSABLE viene manteniendo, la recomendación hecha por el Parlamento a la Comisión para que estudie ‘exhaustivamente’ las distintas formas posibles de participación de las PYME en la RSE, al tiempo que demanda se estudien incentivos para que este tipo de empresas se involucren en la práctica de la RSE.»

La resolución muestra su insatisfacción con que la comunicación de la RSE quede en el estudio o proposición de casos, por muy modélicos que estos sean, y propone tres campos para futuras actuaciones de estudiosos e investigadores: el macro -UE y Estados miembros- meso -sectores industriales y sus cadenas de suministro- y micro -las PYME-, exhortando, asimismo, al estudio e investigación de la relación entre ellos.

En un país como España, en el que el tejido industrial esta abrumadoramente compuesto por las empresas más pequeñas, es fácil inferir cual es la demanda concreta de la Unión Europea.

A las administraciones, una visión largoplacista, que pueda ayudar a la creación de un caldo de cultivo propicio para la creación y alimentación de una auténtica infraestructura de la RSE.

A las grandes empresas, así como a los sectores productivos, que entiendan que con la externalización de la mayoría de los procesos productivos, recayendo sobre las PYME en la mayoría de los casos, será difícil comprender como se puede ser socialmente responsable si sus proveedores no lo son o, al menos, no se trabaja con ellos en este sentido.

Y finalmente las PYME que, como casi siempre, deberán abogar en pro de su generosidad para romper, es de suponer que mas de una vez en el proceso, la inercia del resto de los agentes pero que, sin duda, será la mas fortalecida al término del proceso.

Aunque lo mejor de todo probablemente sea que los shark-holders tengan que buscar otro negocio, tal vez otros países.

Fuente: Serrresponsable

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact