RSE

Jabones que salvan vidas, SoapBox

SoapBox

Nos levantamos a diario y nos preparamos para enfrentar nuestra rutina diaria, tomamos un buen baño, seguimos al trabajo o la escuela, a lo largo del día aseamos nuestras manos varias veces con agua y jabón. Lo hemos hecho por muchos años y la verdad es que muy pocas veces pensamos en que de lo contrario nuestra vida podría incluso correr un serio peligro.

Mientras tanto, miles de niños mueren alrededor del mundo todos los días por causas prevenibles, uno de cada ocho de estos decesos pudieron evitarse solo con acceso a medidas sanitarias como el acceso a jabón y agua limpia. SoapBox busca disminuir este porcentaje.

Fundada en 2010 por David Smnick y Daniel Doll, la empresa fue creada a partir de un modelo de negocios que ha penetrado con fuerza en el mundo de la RSE. El modelo uno por uno dicta que por cada compra realizada de jabones Soapbox, la compañía donará una pastilla de jabón; aunque de la mano de Vitamin Angels y RainCatcher, esta donación podría convertirse también en un año de vitaminas o un mes de agua limpia para niños que lo necesiten.

Con este programa SoapBox ha logrado llegar ya a más de 120 países, sin embargo no es la primera empresa norteamericana en emplear este tipo de modelo responsable, empresas como TOMS, Plum Organics y Bombas Socks, también lo han implementado exitosamente.

Los jabones de SoapBox sin duda son uno de los grandes ejemplos de productos que llevan la misión social en el núcleo, pero ¿será esta la razón de su éxito?

De acuerdo con información de Sustainable Brands, Daniel Doll asegura que aún que la causa ha resultado ser un gran incentivo para la primera compra de un consumidor, la razón por la que las personas vuelven a adquirirlo es la calidad y estética que perciben en el producto; por lo que son estas características las que han brindado a SoapBox bases solidas para la supervivencia de su misión social.

Pero como dice aquel proverbio chino: “Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enseñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida”. Además de las donaciones realizadas gracias a su modelo uno por uno, la marca procura trabajar posteriormente con fabricantes de jabón en las mismas comunidades en las que opera generando así un sistema de empoderamiento en lugar de fomentar una permanente necesidad de ayuda.

Un porcentaje del jabón que se produce de manera local se vende a un precio accesible para apoyar a su fabricación o donado a organizaciones no lucrativas como refugios y orfanatos, mientras que SoapBox se encarga de enseñar a las familias necesitadas la importancia de lavarse las manos para prevenir enfermedades graves.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]