RSE

Instituciones, corrupción y economía

Hace pocos días escuchamos en los medios de comunicación que en el afamado mercado de Tepito, afamado por la innumerable e impensable cantidad de objetos y servicios que se puede encontrar por ahí, ahora se puede conseguir en un solo paquete el padrón del IFE, el listados de las casetas telefónicas a nivel nacional, la base de datos vehicular, el registro de todos los presos en el país, el registro de los policías del país, el listado de las licencias de manejo, concesiones de taxis y hasta el listado de todas las órdenes de aprehensión giradas por la PGR.

Claro, todo este volumen de información tiene un precio alto si un académico quisiera realizar una investigación, pero irrisoria para el crimen organizado, principal interesado en dicha información.

Dudo, además, que las finalidades que persigan una y otra figura con esta información puedan ser comparables.

¿Cómo es que fueron a parar allá tales fuentes de información? Pues yo sólo veo dos posibilidades: fueron personas del interior de las organizaciones e instituciones de donde provienen quienes la extrajeron y están ya comercializándola o fueron piratas informáticos, que por medio de Internet han podido llegar hasta ella, claro, esto sería asumiendo que éstas están disponibles y alcanzables por Internet, porque si no es así, pues sería técnicamente imposible.

Me detengo entonces a reflexionar sobre la primera posibilidad. Si la información está siendo provista por internos a las organizaciones e instituciones, pues que tremendo problema de corrupción existe ya en el país, que ni siquiera los controles internos son capaces de impedir la fuga de información clasificada como estratégica para quien pretende delinquir.

Además, con qué confianza las corporaciones de seguridad estarían en posibilidad de enfrentar a los criminales, sabiendo que cuentan con completa desventaja no sólo de armamento y estrategia, sino ahora incluso hasta de información.

Me parece que no estamos ya lejos de que las bases de datos de información financiera puedan conseguirse fácilmente (ya algunos lo anuncian por Internet), los integrantes de las familias (Facebook) y hasta nuestros movimientos todos los días (sistemas de rastreo obligatorios para los vehículos nuevos).

Lo grave es que ya no sabemos en qué podemos confiar ni si podemos emprender un negocio, pues no sería difícil que la información que declare ante el SAT también pueda filtrarse a los mercados negros. ¿Y ahora quién podrá ayudarnos?

El Economista, Valores y Dinero, pág. 25
Puede leer la nota completa dando Click sobre la imagen para ampliar

corrupcion-1

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]