Innovación, impacto y sostenible, tres conceptos recurrentes que hay que manejar con cuidado – ExpokNews

Estos tres conceptos son fundamentales pero tienes que tener cuidado con ellos. Entérate.

En el contexto actual, diversas acciones que se emprenden desde el sector privado, de las fundaciones empresariales y de organizaciones de la sociedad civil se fundamentan y justifican a través de conceptos cuya versatilidad –que incluso se puede tachar de ambigüedad- permiten deslumbrar, o como se diría en los años ochentas, “apantallar” al interlocutor. Al menos tres de ellos se utilizan con gran frecuencia: innovación, impacto y sostenible. Demos una breve revisión.

Innovación. Incentivar y consolidar proyectos innovadores es un gran reto. En la definición de la real academia de la lengua española de innovación es: “acción de innovar”, nos envía a “innovar” que tiene dos ascepciones, por cierto la segunda en desuso: 1) Mudar o alterar algo, introduciendo novedades y 2) Volver algo a su anterior estado. El uso y abuso del concepto se manifesta en actividades que, recordando y parafraseando a Albert Einstein “no puedes obtener nuevos resultados haciendo lo mismo”, se repiten hasta el infinito pero utilizar “innovación” puede “vender” el proyecto, evento o actividad. Por ello es común hoy incluir este concepto en el título de un foro o encuentro para hacerlo más atractivo, aun cuando en el contenido o su forma de exposición sea igual, o como de costumbre.

Innovar representa romper paradigmas, pero para ello, hay que sumergirse en un proceso creativo para encontrar “lo nuevo”, la sorpresa, una ruta distinta o mayor eficiencia y eficacia. Se requieren otros ojos y perspectivas para mover la forma de abordar problemas sociales. Estos esfuerzos pueden fluir con la participación de diversos actores.

Yucatán ha sido a lo largo de este año, lugar de reflexión y trabajo respecto a la innovación. En mayo pasado tuvo lugar la Jornada de Innovación del Laboratorio Ciudadano de Inclusión, cuyo objetivo superior fue analizar cómo incluir en la educación a todas las personas. Para ello, las promotoras Martha Castro Castro y Lourdes Epstein contaron el apoyo de la Escuela de Humanidades y Educación del Tecnológico de Monterrey, la Universidad Autónoma de Yucatán, la Secretaría de Investigación, Innovación y Educación Superior del Gobierno del Estado de Yucatán, la Fundación SM y Medialab-Prado (Madrid) y llevaron a cabo un encuentro durante una semana de intensos trabajos.

En aquellos días las pedagogas trajeron al especialista Antonio Lafuente para someter a 10 proyectos al proceso de innovación con resultados muy atractivos. Uno de ellos: cambiar el paradigma de quien propuso el proyecto que “ya no es mi proyecto, sino nuestro” lo cual modifica la forma de abordar la propuesta con la realidad.

En esta semana se está llevando a cabo, con esa metodología, La 1ª Jornada de Innovación participativa, “Mérida me mueve”, que reúne a la nobel Secretaría de Participación Ciudadana del ayuntamiento de Mérida y a organizaciones de la sociedad civil. Habrá que estar pendiente de estos resultados pero lo cierto es que para innovar se requiere creatividad.

El segundo concepto es impacto. Por lo general va acompañado con el adjetivo “social”, es decir, impacto social. Se utiliza para señalar las contribuciones relevantes de una organización, programa, proyecto o servicio. Pese a que se puede definir de una manera muy sencilla, impacto social significa “transformaciones”, o “cambios” que se presentan (sean positivos o negativos) en la comunidad y comprende los efectos, es decir, los cambios en las personas involucradas.

Pero resulta que en su utilización se aprovecha la ambigüedad por lo que se pueden decir diversas ideas para ensalzar las acciones. Analizar el uso de “impacto” referido a proyectos sociales ha permitido detectar al menos, 15 usos. Asi, impacto puede significar: chocar, golpear, asustar, abarcar, recordar, resultado, atender, gravedad, afectación, dar beneficios, consecuencia, eficiencia, interés, sorpresa y diferenciador. Revise el lector estas frases que hemos registrado de diversos actores:

“La compañía tiene grandes impactos en la sociedad”
“La compañía impactó a 2,500 personas”
“Difundir la actividad de la compañía permitió tener 20 mil impactos publicitarios”
“Impactamos con 10 mil horas de voluntariado”
“No contamos con los recursos suficientes para impactar”
“Todos los proyectos de la fundación deberían impactar en los programas de género”
“Necesitamos analizar el impacto que sus proyectos tienen”
“En el tiempo que estuvo al frente de la dependencia la constante fue el alza de los delitos de alto impacto social”
“Tenemos que llevar el proyecto de la compañía a nuestros distintos impactos”

Sea como fuere, este embrollo muestra una de las prácticas más comunes que se presentan en la evaluación de proyectos sociales: confundir resultados con transformaciones, por ello a los primeros se les estima como impactos cuando no lo son.

Sostenible. Se asocia con sustentable o sustentabilidad. Esta última palabra no aparece en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, pero sustentable y sostenible sí. A menudo se polemiza en las definiciones ¿Sustentable o Sostenible? Dice la RAE sobre sostenible en su segunda acepción: “especialmente en ecología y economía, que se puede mantener durante largo tiempo sin agotar los recursos o causar grave daño al medio ambiente. Desarrollo, economía sostenible”.

¿Cuál es el quid que se desea destacar? Empezar a darle una ambigüedad como en el caso de impacto. Ahora todo tiene que ser “sustentable”. Escribe un colega: “… la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y sustentabilidad puede ser vista como un nuevo modelo de negocio sustentable…”

No hay nada de que espantarse, en la década pasada reinó como concepto principal la responsabilidad social, hoy es turno de los tres que hemos analizado pero apostemos a la asertividad.

Desde el Consejo Directivo

7 consejos que puedes aprender de un coordinador de RSE

El presidente del Directorio felicitó a la empresa Seguritech por establecer una alianza con la Fundación en Movimiento que tiene como propósito combatir el bullying escolar mediante el programa “Misión Paz Escolar”. Para la empresa que 20% de los estudiantes en del país sufran algún caso de bullying es señal de alarma y por ello hay que unir esfuerzos para combatir estas prácticas. Serán beneficiados, en primer esfuerzo, 15 mi estudiantes de entre 13 y 18 años de edad que cursan estudios en escuelas públicas del Estado de México y CDMX.

El Tesorero recordó a sus colegas que ya inició la colecta 2018 de Fundación Teletón. Señaló que pese a las adversidades y ataques de la cual ha sido sujeta esta asociación, no se puede negar que Teletón ha puesto en la agenda pública el tema de la discapacidad, alentando a todos a dar un trato digno y de inclusión para todas las personas.

La secretaria del consejo compartió con sus colegas que dos libros se presentarán en esta semana dignos de incluirlos en las organizaciones de la sociedad civil para las oficinas de desarrollo y movilización de recursos. Por un lado, en la ciudad de México comentarán la obra: “Fondos y recursos alternos. Emprendimientos culturales y artísticos”, de Aline Gras Gas reconocida consultora y experta en movilización de recursos en el terreno cultural. Aline contó con la colaboración de Consuelo de Lourdes Castro, Alejandra Zorrilla y Alexandro Dupuis.

La presentación será en el restaurante “Un lugar de la Mancha” Polanco, sito en Esopo no. 11, Polanco. Será el miércoles 24 de octubre a las 19:30 horas. El segundo libro es una obra colectiva fruto de experiencias profesionales y de la pluma mujeres que se han destacado en estrategias de procuración de fondos en organizaciones de la sociedad civil como Rosy Morales, Maricarmen Gutiérrez Ávila, María Contreras Ruiz, Roselena Sandoval y Cristina Herrera. Será presentada el jueves 25 de octubre en Pachuca, Hidalgo; a las 18:00 horas en el marco de la 8ª edición de Tras el Fondo 2018, organizado por la Fundación Majocca, teniendo como testigo de honor a Felity Panas, Viuda de Jerold Panas.

El director de la organización señalo que ya viene el II Coloquio Iberoamericano de Voluntariado Universitario en la Universidad Autónoma de Yucatán. Felicitó al QFB Javier Cen Puerto, por el esfuerzo de coordinar los trabajos y toda la logística de este proyecto que crece cada día mas en expectativas e interés de la comunidad universitaria. Del 8 al 10 de noviembre se llevará a cabo el evento. El último día se dará a conocer la sede de la siguiente edición.

Acerca del autor

Emilio Guerra