Ambiental

Hoy nos damos cuenta cuánto necesitamos a la naturaleza

Esta reflexión resalta como el aislamiento nos esta llevando a un nuevo estilo de vida más conectado con la naturaleza.

Antes de que la COVID-19 aislará a millones de personas en su hogar, el ritmo de vida que se llevaba era acelerado y muy pocas veces existía tiempo para detenerse y tomarse un respiro.

Después de estos meses en casa, la gente ha comenzado a valorar esos minutos para descansar y poder reconectarse con la naturaleza.

Katherine Martinko, colaboradora de TreeHuger, compartió una importante reflexión sobre cómo será la vida después del aislamiento y lo que algunos estudios han encontrado sobre este cambio en la rutina de vida de la gente.

Hoy nos damos cuenta cuánto necesitamos a la naturaleza

De acuerdo con Katherine desde que comenzó el aislamiento, notó un cambio en las personas y en los pocos espacios en los que se puede interactuar, guardando distancia:

“Más personas están usando los senderos que nunca antes. El fin de semana pasado, fui en bicicleta por más familias de las que podía contar, algunas caminando o montando en bicicleta, otras agazapadas junto a arroyos o a orillas del lago, mientras los niños arrastraban palos y arrojaban piedras al agua”, mencionó.

También compartió que las familias esperaban pacientemente cerca mientras sus hijos jugaban y que se percató que nadie tenía prisa por ir a ninguna parte, porque no había otro lugar donde estar y como la naturaleza se ha convertido en una cura extraordinariamente efectiva.

Mi ruta favorita en bicicleta serpentea a través de un bosque durante varias millas, antes de doblar por un camino pavimentado que se aferra al borde del lago Hurón. Me lleva una hora montar todo y generalmente encuentro muy pocas personas, tal vez un corredor solitario u otro ciclista, pero no muchos más que eso. A veces no hay nadie más en el camino.

¿Y las medidas de prevención?

Katherine Martinko, mencionó que contrariamente a los temores de los funcionarios del gobierno local, las personas en estos senderos no parecen estar usándolo para socializar, sino más bien como una forma de salir como una sola unidad familiar, para escapar de los confines del hogar y recargarse al aire libre. 

El acceso al aire fresco es una necesidad humana básica a la que todos tienen derecho, siempre que respeten la regla de seis pies de separación al encontrarse con otros. 

Por su parte, Business Insider informó que incluso el experto en enfermedades infecciosas Anthony Fauci y el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, van a correr regularmente a este tipo de senderos que reconectan a las personas con la naturaleza.

Además, esta conexión con la naturaleza, esta permitiendo que niños y niñas vuelvan a salir, de manera responsable y segura, a jugar a espacios naturales y a desconectarse un poco de la tecnología que los mantenía en casa.

Y sobre esta nueva realidad, Katherine Martinko, compartió que:

Me da esperanzas de que las familias estén formando nuevos hábitos que continuarán adoptando en tiempos posteriores a la pandemia. Sin duda, una vez que descubren el efecto positivo de la naturaleza en la creatividad, el desarrollo físico y el estado de ánimo general de sus hijos, sin mencionar el hecho de que la naturaleza tiene una capacidad mágica para mantener a los niños entretenidos por más tiempo que la mayoría de los juguetes de interior y los desgasta para un antes de acostarse, seguirán rumbo al bosque o al lago de forma regular.

Una nueva “normalidad” más natural

En un artículo de opinión para Scientific American , Laurence Smith escribe que el coronavirus está obligando a las personas a reevaluar los espacios naturales al aire libre por primera vez en décadas. 

«El interés de la humanidad en la recreación al aire libre alcanzó su punto máximo en la década de 1980 y principios de la década de 1990, y ha estado disminuyendo constantemente desde entonces», se puede leer en el artículo.

Ahora estos espacios naturales están recibiendo respeto y atención que merecen porque ahora estamos comenzando a comprender cuánto necesitamos a la naturaleza y detenernos a respirar.

Por otra parte, un estudio de la Universidad de Michigan envió a sujetos de estudio adultos a dar un paseo de 50 minutos a través de un parque de Ann Arbor.

Los resultados arrojaron que este tipo de paseos restauraban sus habilidades cognitivas de manera considerable, mientras que un paseo por el ajetreado centro de la ciudad lo degradaba.

Además de que afecta el estado de ánimo de una persona. Es importante destacar que la tranquilidad por sí sola (como sentarse en una habitación tranquila) no podría reproducir el beneficio cognitivo observado.

Para las personas involucradas en el estudio, la experiencia pandémica que estamos viviendo, permitirá que los planificadores en áreas urbanas a rediseñar más espacios verdes naturales, ahora que nos damos cuenta de cuánto los necesitamos. 

El 90 por ciento de las ciudades del mundo se construyeron junto a los ríos, muchos de los cuales ahora han abandonado o subdesarrollado las zonas costeras industriales. Estos podrían transformarse en «frentes fluviales» y pueden abrir una oportunidad de crear vecindarios vibrantes y atractivos con acceso público a entornos tranquilos al aire libre y una forma curada de la naturaleza.

Los alcaldes de las ciudades rurales podrían comenzar a asignar más dinero para construir y mejorar los senderos para andar en bicicleta y caminar, lo que proporcionaría un impulso tanto a la salud pública como al turismo. 

Quizás estas lecciones de la era de la pandemia animarán a los educadores a estructurar los días escolares en torno a más tiempo de juego al aire libre y a los padres a priorizar las caminatas por el bosque y las visitas a los estanques en lugar de actividades extracurriculares cubiertas y deportes organizados.

Marc Berman, psicólogo de la Universidad de Chicago, señaló que su investigación ha encontrado que la naturaleza no es una amenidad, es una necesidad». 

Las personas, y los niños en particular, necesitan estar afuera, y sí, nuestro estilo de vida pandémico puede ser una oportunidad para darse cuenta de eso, podría ser un tremendo beneficio a largo plazo y cambiar “la normalidad” de la rutina.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact