Fundaciones Empresariales

Home Depot actividades alineadas a su core business

Por Emilio Guerra Díaz

A la Mtra. Nedelia Antiga Trujillo,
nunca olvido su apoyo y cariño.

El periódico El Debate publicó la semana pasada una entrevista a Roberto Vázquez Cano, Gerente de Relaciones Públicas de Home Depot, con motivo de señalar algunas de las acciones por las cuales la empresa recibió por sexto año consecutivo el Distintivo Empresa Socialmente Responsable que entrega el Centro Mexicano para la Filantropía y la Alianza por la Responsabilidad Social en México (AliaRSE).

La empresa, según los datos proporcionados por Roberto Vázquez Cano, cuenta con más de 11 mil colaboradores que están distribuidos en 91 tiendas en 55 ciudades de 28 estados de la República. Home Depot llegó a México en el año 2001.

Destaca dentro de Home Depot la alineación que sus actividades presentan respecto a la vinculación con la comunidad, pues si la empresa se dedica a proveer al público de los medios, herramientas, materiales y recursos necesarios para la construcción o remodelación física de instalaciones como negocios y casas, lógico y conveniente resulta mantenerse en ese universo de labores y servicios.

De esta manera, cobra relevancia dentro de su programa de responsabilidad social el hecho de desarrollar más de 380 proyectos de beneficio para la comunidad, según la entrevista a Vázquez Cano, para apoyar el mantenimiento, remodelación y conservación de infraestructura de organizaciones de la sociedad civil que prestan diversos servicios sociales como son: Comedores, casas hogar, casas cuna, escuelas públicas, albergues, etc.

Ahora bien, para “apalancar” la contribución que la empresa hace de materiales, los empleados son convocados a participar como voluntarios en las actividades de mejora a instalaciones, remodelación, mantenimiento de organizaciones no lucrativas y también en la recuperación de espacios públicos. De tal manera el programa de voluntariado corporativo basa su acción en brigadas y equipos para prestar esos servicios en jornadas de trabajo voluntario donde también pueden participar sus familiares.

Lo anterior explica lo que Vázquez Cano señala al afirmar que cuentan actualmente con ese número elevado de proyectos que serán atendidos por sus colaboradores y las propias organizaciones beneficiarias, pues cuentan con 365 “Equipos Depot” que significa el envidiable número de 4 mil 400 voluntarios, lo que les hace una empresa con un voluntariado de gran relevancia.

Recién, el 5 de junio, fecha en que se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, Home Depot organizó su Jornada Nacional de Voluntariado en la que participaron más de 1, 500 voluntarios.

Finalmente la acción de retribución también es impulsada por un código de ética que la empresa denominó “Declaratoria Naranaja” y que no es otra cosa más que un documento que expresa el deseo de la empresa por “devolver a la comunidad lo que ésta generosamente brinda”.

De la acción de Home Depot en vinculación con la comunidad conviene subrayar algunos aprendizajes:

Disposición de servicio. Los servicios que provee la empresa y el “enganche” de los colaboradores con sus clientes promueve el emprendurismo respecto a que cada persona (hombre o mujer) tiene la capacidad de transformar su vivienda, negocio, instalación. El Lema “Hágalo usted mismo” tiene gran sentido y el trato, que me consta, de sus empleados para orientar al cliente es determinante. Diversas ideas se generan de esa relación y la disposición de diversos materiales que motivan la imaginación.

Trato digno. El esfuerzo que realiza la empresa en su asociación con instituciones civiles logra realizar una acción efectiva porque el beneficiario final no es la organización, sino los beneficiarios que atiende y ese apoyo redunda en coadyuvar a darles un trato digno. Al respecto, recordamos que algunas instituciones que han sido creadas con profesionalismo, cuidando la calidad de sus instalaciones enfrentan sin argumentos a potenciales donantes que les dicen que por tener esos bienes con esas cualidades, “ustedes no necesitan donativos”. El trato digno y calidad máxima son dos fundamentos para propiciar las donaciones pues qué se quiere: ¿Atender a la gente, por ejemplo en una clínica no lucrativa, en el suelo, con carencias de todo?, y ¿Sí el paciente fuera su familiar no merece lo mejor? La dignidad es guía del trabajo de miles de organizaciones filantrópicas.

Privilegiar dentro del voluntariado actividades estratégicas. No se trata de organizar actividades a diestra y siniestra, y pensar que un buen programa de voluntariado consiste en fundamentarlo en el activismo: Hoy reforestar, mañana limpiar, pasado mañana hacer colectas. Más bien enfocar el esfuerzo a los servicios y actividades que la empresa realiza y por ello se especializa y focaliza. La experiencia Home Depot muestra esta ventaja.

Espíritu de servicio declarado. El documento Declaratoria Naranja, va más allá del compromiso de la empresa-colaborador con la comunidad, ya que se desarrolla en el empleado y por consecuencia en su familia, el espíritu de retribución que se diversifica en varias actividades y circunstancias. De tal manera los familiares de empleados de Home Depot van comprendiendo que es necesario, para retribuir a la comunidad de la que formamos parte, diversificar nuestra participación, por ello se comprende que conviene a todos colaborar con su nuestra iglesia, con la escuela de sus hijos en los eventos que realice para su procuración de fondos como: Kermes, colectas, rifas, etc., e involucrarse en actividades para grupos vulnerables o excluidos. De esta manera el espíritu de servicio se incrementa al ser voluntario y las actividades de voluntariado motivan el espíritu de servicio.

Alianza “Hágalo usted mismo”. No se trata de que sólo Home Depot haga el trabajo de remodelación, mantenimiento o construcción, sino se involucra también al personal de las instituciones receptoras del beneficio y algunas veces hasta pueden participar los beneficiarios.

Desde el Consejo Directivo

Fundación Nextel aparece como convocante del evento “Dirige tu empresa hacia una cultura socialmente responsable” que se llevará a cabo del 24 de julio en la Ciudad de México. Los empresarios que forman parte del Consejo Directivo expresaron en la más reciente reunión que este tipo de eventos son de gran utilidad siempre y cuando se fortalezca la idea de que la RSE es un medio, una forma de gerenciamiento, para hacer sustentable al negocio y por lo tanto habría que abandonar poco a poco ideas que distorsionan ese objetivo, como por ejemplo pensar que una empresa socialmente responsable es aquella que hace donaciones, pues el resultado es que los programas dan a “tontas y a locas” recursos sin cuidar el core business, cuando las acciones filantrópicas empresariales deben ser vistas como inversiones sociales que formen parte de una estrategia de negocio. Así salen ganando todos los involucrados.


Emilio Guerra Díaz

Emilio Guerra cuenta con amplia experiencia en la Gestión de la RSC, destacando su trabajo en el área de vinculación con la comunidad que potenciar la inversión social empresarial. Ha gerenciado fundaciones empresariales.

Acerca del autor

ExpokNews

Comentarios

Dejar un comentario