Noticias

Hay algo podrido en las alturas… a pesar de la RSE

Hace unos días, cuando se dio a conocer el escándalo del CEO de HP, la noticia inflamó las redes sociales y los comentarios no se hicieron esperar, especialmente en el ámbito de la RSE. Uno de los tweets que llamó nuestra atención fue el de Mauricio González Lara, autor del primer libro de RSE en México, quien mencionó que el código de ética debiera aplicar a todos los niveles… ¿Pero ocurre así en la realidad?

gargolaNo, no es una pregunta a la ligera, porque si muchos directivos violan sus propios códigos, pensando que debido a su autoridad están exentos de su obediencia, entonces estamos condenando a la RSE a ser tan sólo un concepto que aplica, al menos al interior, de los mandos medios hacia abajo. Por el otro lado, si debiera aplicar a todos ¿Por qué tantos casos de fallas en los niveles directivos? Echemos un ojo a las últimas semanas.

El derrame de BP en el Golfo de México ha sido catalogado como el peor desastre ecológico en la historia de los Estados Unidos; los daños causados son enormes y no sólo económicos por supuesto. La fuga al parecer ya se cerró, tras una larga fila de intentos que parecían ser, más que soluciones profesionales, experimentos de ensayo y error. La reputación de BP se fue al suelo… o debiera decir, más abajo, a las profundidades marinas y quedó mancillada con una mácula tan negra como el petróleo. Sin embargo el CEO de BP, Tony Hayward, quien a finales de julio tuvo que dimitir del cargo por razones obvias, no tiene de qué preocuparse por su futuro, al contrario de la mayoría de los pescadores de las costas de Louisiana, Mississippi y Florida afectados por el derrame. Esto es porque Mr.Hayward recibirá 11 millones de libras esterlinas a causa de su partida. Tremendo negocio le resultó el derrame.

Veamos ahora los sucesos a inicios de este mes; Mark Hurd, exCEO de HP quien logró llevar a su compañía a convertirse en uno de los imperios de tecnología más grandes del mundo,fue acusado de acoso sexual luego de una investigación que determinó que el ejecutivo falsificó reportes de gastos y otros documentos para ocultar su relación con una contratista, por quien también intercedió para que recibiera pagos por trabajos que nunca realizó. Hurd recibirá un paquete de indemnización por unos 12.2 millones de dólares, y casi 350,000 acciones de HP, valuadas en 16 millones de dólares. Otro tremendo negocio.

Ahora, la semana pasada, Paul Shin Devine, uno de los gerentes de Apple Inc. fue arrestado el viernes bajo cargos de fraude postal, lavado de dinero y sobornos por una presunta confabulación que involucra a productores de accesorios para iPhone y iPod. Devine está acusado de aceptar más de un millón de dólares a cambio de proveer información confidencial a abastecedores de Apple en Asia. Al menos en este caso, no le salió tan bien el negocito. No obstante, en tres semanas, tres casos demuestran que la RSE no está funcionando muy bien en los niveles más altos; sólidas compañías con directivos oscuros que nos hacen recordar los hermosos edificios medievales rematados en sus cúpulas por tenebrosas gárgolas… ¿Será acaso que en arca abierta hasta la RSE peca?

Son tan comunes estos affairs de alto nivel en los que vergonzosamente la RSE pasa a segundo término, que en los Estados Unidos surgió un programa llamado American Greed (La codicia de América) emitido los miércoles por la noche en la CNBC; el foco del programa son principalmente las historias detrás de algunos de los mayores delitos de cuello blanco y empresarial en los Estados Unidos; asimismo presenta historias de crímenes más comunes pero en el mismo tenor, como el fraude en seguros, la malversación, el robo de arte, el abuso de confianza, los esquemas de Ponzi, el fraude de tarjetas de crédito, el lavado de dinero, el robo de identidad y el fraude médico.

Por otro lado, en nuestro país, según la encuesta de Fraude y Corrupción 2010 de la consultora KPMG, entre los defraudadores internos de las empresas 15 por ciento pertenecen a la alta gerencia. El semanario Proceso publicó que Guillermo Álvarez y Víctor Garcés Rojo son investigados por la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) de la PGR por lavado de dinero.

Indudablemente detrás de todos estos casos hay mucho, muchísimo que reflexionar sobre la RSE. Imposible no recordar el dictum de Acton: El poder corrompe pero el poder absoluto corrompe absolutamente.

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]