El dinero fue destinado a empresas fantasmas y se calcula que fueron 192 millones de dólares ¡Conoce los detalles!

Después de que el Presidente de México, Enrique Peña Nieto diera su quinto informe de gobierno, en donde mencionó que nuestro país está mejor que hace cinco años y además que hay menos pobres, más empleo, mejor educación y más respeto hacia los derechos humanos; se reveló una investigación por parte de Animal Político y la asociación civil Mexicanos Contra la Corrupción, llamada “La Estafa Maestra”.

Dicha investigación devela ciertas irregularidades entre dependencias del gobierno federal, universidades públicas y algunas “empresas fantasmas”.

La estafa revela una cantidad total de siete mil 670 millones de pesos y de este dinero no se sabe dónde quedaron tres mil 433 millones.

Este hallazgo surge después de varios meses de investigación por parte de reporteros de Animal Político y se sostiene que hasta ocho universidades públicas sirvieron de intermediaras para el desvío de este dinero.

Llama la atención que hasta el momento varios de los principales medios mexicanos no hayan dicho algo al respecto; prensa, televisión y redes sociales mantienen mucha discreción al respecto. ¿Por qué no querrían abordar esto siquiera con un pequeño titular en sus portadas?

Retomando el tema de la investigación, La Estafa Maestra es un documento lleno de información que lanza temas desde el fraude que cometió hace unos meses Javier Duarte, el ex gobernador de Veracruz hasta la revelación de la desviación de dinero a empresas fantasmas.

Como fue informado hace tiempo, Javier Duarte utilizó un mecanismo propio para realizar el fraude , ya que entregó contratos a empresas que no existían y que no daban los servicios para los que eran contratadas y el dinero que obtenía terminaba en el bolsillo de cada uno de los funcionarios.

Pero ahora sabemos que este sistema no inventó por sí mismo este mecanismo, ya que el gobierno federal lo ha usado una y otra vez.

La Estafa Maestra

De acuerdo con la investigación citada, este procedimiento habría sido utilizado por el gobierno a través de 11 dependencias. Solo al revisar las Cuentas Públicas 2013 y 2014, por ejemplo, Animal Político y Mexicanos contra la Corrupción e Impunidad (MCCI) detectaron contratos ilegales por 7 mil 670 millones de pesos y de este dinero no se sabe dónde quedaron 3 mil 433 millones.

Los 7 mil 670 millones de pesos fueron entregados a 186 empresas pero 128 de ellas no debían recibir recursos públicos, porque no tienen ni la infraestructura ni alguna personalidad jurídica para dar los servicios para los que fueron contratadas o simplemente porque no existen.

Tres de las principales dependencias que fueron responsables de este mecanismos son: La Secretaría de Desarrollo Social, con Rosario Robles como titular, el Banco Nacional de Obras, con Alfredo del Mazo y Petróleos Mexicanos, en la gestión de Emilio Lozoya.

La diferencia entre este fraude con el de Duarte, es que aquí el gobierno no hace entraga de los contratos directamente a las empresas, sino que primero se los da a 8 universidades públicas y éstas los dan después a las empresas. Únicamente por hacer este proceso, las universidades cobraron mil millones de pesos como “comisión”, a pesar de que en realidad no dieron ningún servicio.

Este hecho fue detectado por la Auditoría Superior de la Federación e incluso lo había calificado de ilegal.

Es por eso que Animal Político, junto con MCCI siguieron los pasos del dinero y además revisaron las actividades de las universidades con este dinero y también le siguieron la pista a las empresas que realizaban estos trabajos.

Los reporteros de Animal Político investigaron en seis estados, revisaron miles de documentos y visitaron decenas de supuestos domicios. La investigación prueba que 3 mil 433 millones de pesos se entregaron a empresas fantasta y los socios viven en diferentes barrios.

También, fueron mil millones de pesos más destinados a la comisión de las universidades y supuestamente, el resto se ocupó para la contratación de servicios, pero de esto no hay evidencia.

 

Definitivamente sí es un fraude

De acuerdo con el Auditor Superior de la Federación, Juan Manuel Portal, este hecho definitivamente es un fraude y además los titulares de cada dependencia son los responsables, aunque no existe una firma en los convenios que se utilizaron para desviar los recursos públicos.

“Este es un claro acto de corrupción”.

La Auditoría Superior de la Federación ya había advertido, desde hace cuatro años que las dependencias violeban la ley al contratar a las universidades para hacer servicios que no pueden cumplir y para los que debían subcontratar a diferentes empresas.

La ASF ha presentado 15 denuncias ante la Procuraduría General de la República (PGR) por el desvío de recursos públicos, sin embargo el gobierno federal insiste en utilizar el mismo esquema.

¿Cómo se logró la estafa?

Francisco es un claro ejemplo del fraude, ya que él se dedica a la plomería y además realiza la limpieza de una escuela. Casualmente, el hombre es dueño de una empresa millonaria, o al menos eso dice en un papel porque en realidad él acaba de ingresar como conserje en una escuela pública de su comunidad.

Él dice que nunca recibió los 500 millones de pesos que “su empresa” ganó en contratos firmados en poco más de dos años. También acepta que firmó unos papeles “unos contadores solicitaron mi apoyo, pero (la empresa) era de ellos, y lo de nosotros era una prestación de servicio”.

Ocho universidades, cómplices de la estafa

¿Cuáles son las dependencias que fueron parte de la Estafa Maestra?

Empresas fantasma

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

1 comentario

  • Muy buena investigación, me gustaria que la hicieran mas publica para que el pueblo se entere de todas las corruptelas que realiza el actual gobierno priista de Peña Nieto y secuases.