RSE

Gobierno corporativo, sólo una práctica de cumplimiento

Mientras las empresas mexicanas vean al gobierno corporativo como una práctica de cumplimiento más que una estrategia para aumentar su valor, el avance cultural de mejores prácticas corporativas seguirá limitado.

Pero, aún más relevante, su baja aplicación pone en riesgo la existencia de las compañías, concluyó Deloitte de México. Daniel Aguiñaga, socio líder de Gobierno Corporativo de Deloitte de México, expuso que “la baja implementación de prácticas de gobierno corporativo en nuestro país es una señal de alerta para el crecimiento y la supervivencia de las empresas nacionales”.

Lo anterior está relacionado a que el plan de sucesión de las empresas nacionales continúa en niveles muy por debajo de las prácticas aceptadas, de tal forma que dos de cada diez compañías llegan a la tercera generación.

Durante la presentación de la Tercera edición del estudio anual de mejores prácticas en gobierno corporativo, donde se encuestaron a 221 empresas, Aguiñaga aseveró que la compensación y evaluación de consejeros y altos ejecutivos debe de profesionalizarse, y hacer a un lado las relaciones personales en un consejo de administración, ya que en estas condiciones es muy difícil demostrar que el negocio sea exitoso y que esté administrando adecuadamente.

Casi la mitad de las empresas consultadas no lleva a cabo la valuación del trabajo del director general, por lo que sí se genera un riesgo mayor.

Otro tema importante es que sólo 12 por ciento de los entrevistados se enfoca en el tema de la administración de riesgos, lo que hace difícil cumplir con el trabajo de asegurar el bienestar del negocio cuando no están tan centrados los riesgos que enfrenta la empresa, precisó el estudio.

Sí, “la evaluación nos da un resultado de 3.30, que es una práctica más allá del suficiente, pero la meta debería de llegar a ser satisfactoria y altamente satisfactoria (4 y 5 puntos) en las empresas públicas.

“En las compañías familiares es menor todavía la calificación, porque apenas se empiezan a aplicar estas prácticas”, detalló el directivo de la consultoría.

Limitantes

Añadió que una de las limitantes que existe es que las empresas lo ven como un tema de cumplimiento y mientras sea así, será muy difícil que se convierta en una práctica que aporte valor.

Vemos avances en las empresas privadas, pues en años previos hubiéramos tenido una minoría participando, por lo que sí podemos hablar de un avance en la cultura corporativa, pero aún hay limitantes.

El socio líder de Deloitte garantizó que los accionistas de las empresas tienen que influir en el modelo de gobierno corporativo, de acuerdo con las expectativas de rendición de cuentas del consejo de administración.

Ante el lento avance de las compañías en esta práctica corporativa, las empresas están en una infinidad de riesgos, pero existen áreas de oportunidad para alcanzar prácticas eficaces en temas como el establecimiento de reglas, planes de trabajo, nivel de información que se emite y entrega a los órganos de gobierno e informes sobre las actividades desarrolladas.

Aguiñaga consideró que las secuelas de la crisis mundial han conscientizado a las organizaciones sobre la importancia de manejar el riesgo de forma inteligente.

“Respecto al avance del gobierno corporativo en nuestro país, podemos esperar una creciente adopción de sus prácticas como una cuestión de estrategia más que de regulación.

“Las empresas que tengan cubiertos sus riesgos y adopten mejores prácticas para tomar decisiones, podrán sortear de manera más sencilla las dificultades de la economía actual”, comentó Deloitte.

Fuente: El Financiero, Finanzas, p. 7.
Por: Clara Zepeda Hurtado
Publicada: 26 de octubre de 2011.

Click sobre la imagen para ampliar

gobierno-corporativo

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario