Debes leer... Grupos Vulnerables RSE

¿Generación pandemia? No en países ricos

Aún es pronto para saber cuál será el efecto de COVID-19 en las tasas de natalidad, pero la realidad es que ya están surgiendo patrones visiblemente distintos.

Justo un año antes de que la emergencia sanitaria llegara a nuestras vidas, se preveía que para el 2050 una de cada seis personas en el mundo tendría más de 65 años, ya que en 2018, por primera vez en la historia, este sector poblacional superó el número de menores de cinco años, lo que significaba que había más personas mayores que jóvenes.

Las nuevas generaciones tienen en mente postergar el ser padres y madres o simplemente no tener hijos, a diferencia de las generaciones a las que pertenecieron sus padres y abuelos.

Las estadísticas comenzaron a alarmar a los expertos, sin embargo, la situación dio un vuelco cuando la pandemia de COVID-19 se adueñó prácticamente de nuestras vidas. Se pasó de una vida cotidiana a un confinamiento, algo debía modificarse en la tasa de natalidad.

Mientras algunos tenían embarazos no deseados, resultado del exceso de tiempo libre y la poca accesibilidad a métodos anticonceptivos, otros se tornaron aún más reacios a formar una familia. ¿Qué estamos viviendo actualmente respecto a la tasa de natalidad?

Patrones de natalidad: COVID-19

Aunque aún es demasiado pronto para saber cuál será el efecto de COVID-19 en las tasas de natalidad, la realidad es que ya están surgiendo patrones visiblemente distintos, sobre todo en países ricos y pobres.

Por una parte, en el mundo rico, pocas mujeres desean tener un hijo en un momento de incertidumbre y muchos están postergando formar una familia o aumentarla, empero, en los lugares más pobres, en donde las mujeres generalmente tienen menos opciones en la materia, es posible que haya un “baby boom” a la vista.

A estos pequeños que verán atravesar su infancia durante la emergencia sanitaria se determina como la generación pandemia. Pero… ¿cuáles son los factores y motivos de la contrastante decisión de tener o no hijos en una actualidad como la que vivimos?

La situación en países subdesarrollados

Los países subdesarrollados son aquellos que no cuentan con cierta cantidad de riqueza, servicios o capacidades productivas. En el caso de sexualidad y reproducción, sucedió algo particular durante la emergencia sanitaria, un ejemplo fue el de India.

De acuerdo con Outline, cuando India anunció un cierre abrupto en marzo, millones de trabajadores urbanos perdieron sus trabajos y huyeron a sus pueblos de origen en todo el país, Nepal, Bangladesh y más allá. Se reencontraron con amantes que suelen ver unas pocas veces al año durante los días festivos.

Según Vinit Sharma del UNFPA, eso podría ser suficiente para desviar los pronósticos de población: “No esperábamos que tantas parejas estuvieran juntas durante un período de tiempo tan largo”.

Cabe destacar que las personas de este sector rara vez compran anticonceptivos para varios meses, lo que podría provocar embarazos no deseados.

Los datos de los establecimientos de salud de la India muestran que entre diciembre y marzo la distribución de píldoras anticonceptivas y condones se redujo en un 15% y un 23%, respectivamente.

Las inserciones de dispositivos intrauterinos para el control de la natalidad a largo plazo también cayeron.

Aunado a esto, el Instituto Guttmacher —un grupo de expertos a favor del derecho a decidir— señala que es probable que la presión ejercida sobre los sistemas de atención médica en los países en desarrollo por la COVID-19 interrumpa los servicios de salud sexual.

Se estima que una caída del 10% en el uso de dichos servicios en 132 países de ingresos bajos y medianos significará que 50 millones más de mujeres no obtendrán los anticonceptivos que necesitan este año, lo que provocará 15 millones de embarazos no deseados. También estima que morirán 28.000 madres y 170.000 recién nacidos, y habrá 3,3 millones adicionales de abortos inseguros.

¿Y en países desarrollados?

Es verdad que hay una infinidad de diferencias entre un país desarrollado y un subdesarrollado, para empezar por los distintos niveles de calidad de vida, problemas de salud, acceso a la educación, entre otros.

Pero respecto a la planificación familiar, el mundo rico ha experimentado una ansiedad que posiblemente provoque una fuerte disminución en las tasas de natalidad.

Por ejemplo, según el Instituto Guttmacher, al momento, un tercio de las mujeres estadounidenses dicen que quieren quedar embarazadas más tarde o tener menos hijos debido a la COVID-19.

Un artículo reciente publicado por el Instituto IZA de Economía Laboral predice una caída del 15% en los nacimientos mensuales en Estados Unidos entre noviembre y febrero, un 50% mayor que el descenso que siguió a la crisis financiera de 2007-2009.

La realidad es que COVID-19 amenaza con acelerar una tendencia de décadas hacia familias más pequeñas en los países ricos. En Singapur, la tasa de fertilidad (el número de hijos que una mujer puede esperar tener durante su vida) era de 1,14 (muy por debajo de la tasa de reemplazo de 2,1), incluso antes de la pandemia. Mientras que cuando la ciudad de Nueva York se cerró, muchas personas interrumpieron el tratamiento de fertilidad.

Algunos hospitales no permitían la entrada de parejas a las salas de parto. La perspectiva de dar a luz sola desanima a algunas mujeres a formar una familia. No verás nacer a un montón de personas en diciembre y enero ‘porque las personas estaban en casa, aburridas y teniendo sexo’, ellos estaban en casa, aburridos pero asustados.

Brian Levine, fundador y director en Nueva York de CCRM Fertility.

A las mujeres les preocupa contraer COVID-19 durante el embarazo, ya que los médicos dicen que es posible transmitir el virus al feto. Otras se han encontrado asumiendo una parte desproporcionada de las tareas del hogar durante el encierro y tampoco pueden afrontar el cuidado de un recién nacido.

No es la gente que dice que no quiere tener hijos, sino que dice que no puede ni debe.

Karen Benjamin Guzzo, de la Bowling Green State University en Ohio.

En Planned Parenthood, el mayor proveedor de abortos y servicios reproductivos del país, el número de abortos con medicamentos ha aumentado. Gillian Dean, que trabaja en obstetricia y ginecología para el grupo en Nueva York, afirma que las pacientes están interrumpiendo embarazos que habrían continuado en otras circunstancias.

He tenido pacientes que son trabajadores de primera línea, que son las únicas personas en sus hogares que tienen empleo, y sienten que deben hacer todo lo posible para no alejarse de la fuerza laboral en este momento.

Gillian Dean, que trabaja en obstetricia y ginecología para el grupo en Nueva York.

El panorama en México

En el caso de México, considerado un país en vías desarrollo, de acuerdo a la Encuesta Sexualidad y COVID-19 de mayo 2020 de Amssac Asociación, solo un 4.14% reportó un aumento de actividad sexual después de que inició el confinamiento y el 43 % reportó una disminución en su conducta sexual, lo que se asocia con el grado depresión, ansiedad y estrés y con la violencia sufrida, por lo tanto es posible que la afectación en la natalidad no sea a la alta.

Aunque por otra parte, el Consejo Nacional de Población CONAPO), estima que para 2020 podría registrarse una cifra “extra” de más de 145 mil embarazos no deseados específicamente en niñas y adolescentes, que se sumarán a los 373 mil 661 que hay cada año.

¿Qué tan duradero será el impacto en las tasas de natalidad?

La historia sugiere que la disminución de las tasas de natalidad podría revertirse rápidamente. Aquellos que concibieron bebés no planeados durante la pandemia podrían tener menos hijos más adelante en la vida para equilibrar las cosas.

En el caso de los países los países en desarrollo, la evidencia de un brote en 2015-16 de Zika, una enfermedad que causa defectos de nacimiento, sugiere que la COVID-19 tampoco tendrá un impacto uniforme en todo el mundo en desarrollo.

En Brasil, un país de ingresos medios donde la mitad de todos los embarazos no son planeados en épocas normales, la cantidad de nacimientos se redujo después del ataque del Zika.

Esta es una señal de que muchas mujeres lograron obtener anticonceptivos (o abortos ilegales). Los nacimientos cayeron más en el noreste, donde la epidemia de Zika golpeó primero y con más fuerza, según una investigación dirigida por Letícia Marteleto de la Universidad de Texas en Austin.

Este año, con la COVID-19, son las mujeres negras y otras minorías en Brasil las que tienen más dificultades para acceder a la atención médica, incluso después de tener en cuenta su pobreza.

Las mujeres de los países ricos que posponen el embarazo pueden volver a intentarlo una vez que se calmen los nervios en torno a COVID-19. Por ejemplo, la fertilidad disminuyó después del brote de síndrome respiratorio agudo severo (SARS) de 2003 en Hong Kong y el huracán Katrina en Estados Unidos pero se recuperó poco después.

Mientras que la epidemia de gripe española de 1918 también provocó una crisis de bebés al año siguiente, pero las tasas de natalidad volvieron a aumentar en 1920. El efecto se mantuvo a nivel mundial, desde Escandinavia hasta Japón, lo que sugiere que no fue solo el final de la guerra lo que impulsó el resurgimiento. Las parejas estaban teniendo los bebés que posponían.

Edward Nejat, médico especialista en fertilidad de Generation Next Fertility en Manhattan, vio una disminución drástica de pacientes en marzo que atribuye a la incertidumbre. Su consulta no cerró, pero el 95% de sus pacientes optaron por no seguir el tratamiento durante la primera ola. Ahora ve a más pacientes que antes de la pandemia. “Para la mayoría de la gente, esto fue una pausa”, dice.

Pero puede que eso no siempre sea posible. En el sur de Europa, los efectos de la última crisis económica aún se sienten entre una generación que llegó a la edad adulta y que ha luchado por encontrar un trabajo estable o comprar una vivienda.

La realidad, independientemente del caso específico de cada país, la política gubernamental tiene un papel que desempeñar aquí.

Además de tratar de abordar la pandemia en sí, los estados pueden buscar aliviar las dificultades económicas que ha causado la COVID-19.

También pueden subsidiar el acceso a la anticoncepción, dando a las mujeres más control sobre la planificación familiar. Y pueden elaborar políticas para la educación y el cuidado infantil que faciliten la formación de una familia.

Si bien las personas pueden estar más nerviosas por tener hijos durante una crisis, el hecho de que las empujen al interior y se les prohíba mezclarse con otros hogares podría hacer que las quieran más, sugiere Rachel Snow, jefa de la rama de población y desarrollo del UNFPA.

Tal vez veamos una nueva apreciación de la vida familiar.

Rachel Snow, jefa de la rama de población y desarrollo del UNFPA.

Aún es pronto para saber qué sucederá con exactitud en cada uno de los países desarrollados y subdesarrollados, lo que es un hecho es que hay una gran diferencia de perspectiva entre ambos respecto al tema.

Acerca del autor

Arianne Lira

Licenciada en Letras Latinoamericanas por la UAEMex. Amante de la literatura, cine, teatro y admiradora de Beauvoir, Castellanos y Nin. Interesada en temas de género y cultura en general. Correctora de estilo y redactora en expoknews.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]