Fundaciones Empresariales

Fernando Castro y Castro falleció, lega bases jurídicas para el desarrollo de la filantropía en México

Te presentamos la filantropía de Don Fernando Castro y Castro.

Filantropia vía Shutterstock

Filantropia vía Shutterstock

In memoriam

Por: Emilio Guerra Díaz

Ha fallecido Don Fernando Castro y Castro. Su deceso tuvo lugar el jueves 1º de julio. Fue sin duda un personaje fundamental para comprender el desarrollo de la filantropía de las últimas cuatro décadas en México.

Estudió leyes en la Universidad Nacional Autónoma de México. Prestó servicio profesional en la Administración Pública. Fue Oficial Mayor de la Secretaría de Marina. Fue un fiel seguidor de sus convicciones políticas.

Hombre forjado con gran templanza. Era conocido por sus colegas en filantropía por decir y defender sus puntos de vista tanto en materia de política como de filantropía de una manera mesurada, tranquila, afable. Era una persona firme pero gentil y profundamente respetuosa de los demás. Una cualidad era siempre ser puntual y a todo evento filantrópico que era convocado llega sin importar las adversidades. Siempre iba acompañado de su esposa, Doña María Elena.

Respecto a su contribución a la filantropía, Don Fernando prestó servicio como consejero en varias organizaciones siempre como voluntario. Fue fundador del propio Centro Mexicano para la Filantropía donde formó parte del Consejo Directivo y fue Presidente del Comité de Orden Jurídico. Fue Director de la Fundación Miguel Alemán y miembro del Consejo Directivo de Procura. También fue patrono en la Fundación Beatriz Velasco de Alemán, miembro fundador de la Fundación UNAM, miembro fundador del Centro Universitario México.

Fernando Castro y Castro también fue miembro de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, consejero de la Fundación Mexicana para el Desarrollo Rural. Fue miembro del Comité Internacional del Council on Foundations y Miembro del Comité permanente de los Encuentros de Fundaciones Iberoamericanas (hoy Encuentros Iberoamericanos del Tercer Sector). Fue miembro del Consejo Editorial de la Revista Ganar-Ganar.

Con sus conocimientos en jurisprudencia contribuyó profundamente a establecer estrategias de cabildeo con distintos gobiernos federales para proteger al sector filantrópico e impulsó un marco legal promotor e impulsor para que floreciera aquella. En varias ocasiones, por lo menos una vez con los presidentes Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón; jugó un papel activo para defender sobre pretendidas reformas al marco legal y fiscal al que están sujetas las organizaciones filantrópicas en nuestro país.

El sociólogo, periodista y promotor cultural sinaloense, Martín Amaral (qepd) siempre que era pertinente mostraba su gratitud a Don Fernando por apoyar el movimiento de organizaciones de sociedad civil que en Sinaloa con su colaboración y la de otras figuras como, Clara Jusidman, Luz María Chombo y Consuelo Castro Salinas, entre otros, contribuyeron a crear la ley que diera origen a la Junta de Asistencia Privada de Sinaloa, sin duda, una de las más vanguardistas en México.

Quizá la mayor contribución del licenciado Castro y Castro en materia legal fue su arduo trabajo como promotor de la Ley de Fomento de las Actividades de las Organizaciones Civiles, esfuerzo que invirtió más de 11 años junto con las organizaciones promotoras.

Don Fernando fue un férreo impulsor de la colaboración de la filantropía en el mundo y en particular será recordado por ser uno de los fundadores de los Encuentros Iberoamericanos del Tercer Sector que iniciaron sus trabajos en Cáceres, España allá en 1992. Luego trajo la sede a Guadalajara, México, dos años después.

Asumía un papel proactivo y tomaba con toda la seriedad las responsabilidades a las que se comprometía. No era para nada, de aquellos consejeros o patronos que cuando ven venir un conflicto de interés se queda “prudentemente callado” y deja pasar las olas hasta que las aguas se tranquilizan. No. Una de sus virtudes fue que nunca que se quedaba con la primera versión de los hechos.

Como consejero se desempeño de manera intachable y profesional. Se cuenta y consta que en una ocasión cuando quisieron difamar a una persona dentro de una organización dónde él fue consejero y cuyo nombre no viene al caso, Don Fernando le buscó. Le citó en la sede de la Fundación Miguel Alemán y le pidió su opinión de los hechos que le imputaban. Después formó su criterio y señaló que en muchas ocasiones las organizaciones pequeñas, cuando como la empresa, tiene un consejo integrado mayoritariamente por miembros de la familia, suceden ese tipo de problemáticas.

Don Fernando Castro y Castro legó artículos especializados y diversas ponencias por su amplia trayectoria y participación dentro de eventos nacionales e internacionales del sector filantrópico. Fue autor del libro “Tópicos Fundacionales”, ed. Fundación Miguel Alemán, A. C. México 1994. Hoy el mundo de la filantropía iberoamericana se encuentra de luto. Las asociaciones civiles filantrópicas e instituciones de asistencia privada habrán de recordarle por ser un entrañable artífice de un marco legal centrado en el bien público. Un abrazo fraterno a Doña Elenita, a sus hijos y nietos.

Desde el Consejo Directivo

El Presidente del Directorio, reunidos sus colegas, propuso como tema único de la reunión del Consejo Directivo, guardar un minuto de silencio en memoria de Don Fernando Castro y Castro. Así fue.


Emilio Guerra Díaz

Emilio Guerra cuenta con amplia experiencia en la Gestión de la RSC, destacando su trabajo en el área de vinculación con la comunidad que potenciar la inversión social empresarial. Ha gerenciado fundaciones empresariales.

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

1 comentario

  • Efectivamente, nos deja un hueco enorme; siempre su asiento en las Reuniones de Consejo de CEMEFI será respetado y extrañado. Hombre sabio y prudente; tenaz y firme.
    Seguirá asistiendo Elenita???

Dejar un comentario