Comunicados de Prensa

Falta de recursos y seguridad social obligan a jubilados a volver a trabajar

XII REUNIÓN NAL  INV DEMO MEX, SESIÓN 8.3, 29 may (20)

• Señala investigadora del Colmex, que realizó el trabajo Una propuesta de definición del adulto mayor que busca tener sentido para las distintas políticas públicas dirigidas a este sector
• El colegio presentó su proyecto en la Ibero, en el marco de la XII Reunión Nacional de Investigación Demográfica en México

Adultos mayores en México ya jubilados han sido obligados a buscar trabajo para reinsertarse en el mercado laboral, ante la estrechez de sus recursos económicos o la ausencia de una pensión por haber laborado en la informalidad, dijo la doctora Estela Rivero Fuentes, investigadora de El Colegio de México, en la XII Reunión Nacional de Investigación Demográfica en México. “A 40 años: ¿la familia pequeña vive mejor?”, que se efectúa en la Universidad Iberoamericana.

En esta situación se encuentran personas entre los 60 y 70 años de edad, incluso mayores a 75, a quienes es necesario apoyar con políticas de empleo, comentó en entrevista luego de presentar su investigación ¿60, 70, 75? ¿Cuántos más o cuántos menos? Una propuesta de definición del adulto mayor que busca tener sentido para las distintas políticas públicas dirigidas a este sector.

La demanda de trabajo por los adultos mayores torna imperativo atender las necesidades de este sector de la población, cuyos integrantes pudieran emplearse dentro de la formalidad si el gobierno da incentivos fiscales a las empresas privadas que los contraten, obviamente con un esquema que les brinde seguridad social.

El estudio de Rivero también muestra que al hablar de los adultos mayores hay múltiples transiciones y definiciones, lo cual deben considerar las políticas públicas para subdividir a ese grupo en otros por edades. Por ejemplo, dos de los cambios hacia la vejez son la salida del mercado de trabajo y la partida de los hijos -del hogar de sus padres-, que empiezan a ocurrir después de los 50 años.

Otra de esas transiciones se asocia con las enfermedades crónico-degenerativas que impactan negativamente la salud de las personas, y que se presentan comúnmente entre los 50 y 70 años, periodo de edad en el que los adultos mayores ya viven solos en sus casas y sin el apoyo de sus vástagos.

Cuando la salud de esos adultos mayores se vuelve frágil suele ocurrir que su descendencia regresa a la casa de sus padres, o que estos se van a vivir con sus hijos, en ambos casos para que les cuiden.

Velar por la salud y cuidado de sus progenitores obliga a veces a las personas a sacrificar horas de trabajo en sus empleos, por lo que también es necesario tener políticas públicas al respecto, como pudiera ser, por ejemplo, que el Estado pague a personas por cuidar a adultos mayores que no sean sus familiares.

Para evitar que los problemas mencionados se manifiesten nuevamente en las próximas generaciones debe garantizarse a la población un empleo formal y seguro en términos de acceso a la seguridad social (pensión y atención médica).

Asimismo hay que brindar acceso a los servicios de salud desde temprano para emprender una política preventiva y de atención primaria, con visitas regulares al médico, para evitar el surgimiento de enfermedades crónicas.

La doctora Estela Rivero expuso su investigación ante pares académicos que se dieron cita a la sesión “Morbilidad, mortalidad y nuevas aproximaciones para entender la vejez”, que formó parte de la temática “Envejecimiento”, de la XII Reunión Nacional de Investigación Demográfica en México.

Comunicado de Prensa

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario