La cadena de comida rápida compartió un fallido intento de una campaña de marketing de género.

Cuando se trata de generar estrategias de marketing de género, las empresas siguen recurriendo a poner todo lo de las mujeres en rosa y lo de los hombres en azul; o lo que es peor, terminan haciendo una campaña como la de McDonald’s para el Día Internacional de la Mujer.

McDonald’s y su campaña

Es normal que para el Día Internacional de la Mujer, las marcas y organizaciones centren sus esfuerzos en generar iniciativas y campañas enfocadas en conmemorar, reconocer y apoyar la lucha de las mujeres.

En el caso de McDonald’s, su iniciativa consistió en simplemente girar la icónica “M” de su logotipo para que luciera como una “W” (la letra inicial de la palabra “Women), de algunos de sus restaurantes ubicados en California.

Falla McDonald's en campaña de marketing de género

De acuerdo con la empresa, esta fue su forma de apoyar el Día Internacional de la Mujer, y compartir que en sus establecimientos 6 de cada 10 gerentes son mujeres.

“Nos enorgullece compartir que 6 de cada 10 gerentes de restaurantes son mujeres. Reconocemos su contribución extraordinaria. Desde empleados y franquiciados, hasta proveedores y socios de la comunidad, hasta nuestros clientes, estamos inspirados por su fortaleza y liderazgo”, dijo la compañía en un comunicado.

Sumado a esto la marca compartió que cuentan con uno de los programas de diversidad de proveedores más grandes que ayudan a la empresa a respaldar sus operaciones globales. Destacando el caso de Patricia Williams y su familia, que actualmente operan 18 restaurantes en Los Ángeles, California.

“Patricia se convirtió en propietaria-operadora de McDonald’s hace 30 años en un paisaje muy diferente del que nos encontramos hoy en día. Ella ha alentado a sus dos hijas, Kerri Harper-Howie y Nicole Enearu a unirse al negocio también. Con su éxito, continúan brindando esa oportunidad con su compromiso de apoyar a quienes trabajan en sus restaurantes”, dice el comunicado.

El equipo detrás de este esfuerzo, por conmemorar el el Día Internacional de la Mujer, también destacó que sus colaboradoras desempeñan un papel invaluable para la empresa.

No obstante, este esfuerzo por honrar a las mujeres, representó para muchos internautas una burla y un mal intento por querer lucir como una empresa responsable y comprometida cuando la realidad es otra.

El fallido intento de marketing de género

Para algunos usuarios el intento de la marca por celebrar la lucha de las mujeres fue una excelente idea:

Para otros esta iniciativa no tenía pies ni cabeza, ya que ni apoya realmente a las mujeres y mucho menos comunica el intento de la marca por honrar el Día Internacional de las Mujeres.

Incluso algunos internautas compartieron que más que relacionar la “W” con la palabra “Women”, pensaron que solo era una mala broma de alguien que quería hacer lucir al logo como un par de glúteos o como la forma de un busto.

Varios estudios han confirmado que lo consumidores tienen una mejor reacción hacia aquellas empresas que comparten y desarrollan iniciativas a favor de la sociedad o en el medio ambiente.

No obstante, en el caso de McDonald’s, desde los primeros minutos que su campaña de marketing de género fue compartida, fue calificada como “Mcfeminismo”.

«Tal vez, en lugar de un truco barato de relaciones públicas en el que conviertes una M en una W para ‘apoyar’ a las mujeres, haces algo real como pagarle a tus trabajadores un salario digno”, compartió Nathan Lerner, un activista social.

Los internautas compartieron que la empresa en lugar de girar su logotipo debería estar centrando sus esfuerzos en crear mejor políticas laborales que realmente impulsen la equidad de género y ofrezcan una mejor calidad de vida para sus colaboradores.

Por su parte la directora general de diversidad de la marca, señaló que este esfuerzo era para celebrar a las mujeres de todas partes y que por primera vez la marca había cambiado sus icónicos por el Día Internacional de la Mujer.

Lamentablemente aunque la idea podía parecer buena en un principio, terminó por convertirse en un ejemplo de cómo NO comunicar el marketing de género.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact