Facebook sabía que se inflaban los números de video… ¿irresponsabilidad? – ExpokNews

Una demanda reclama que Facebook, de manera consciente calculó mal las métricas de video.

Hace dos años Mark Zuckerberg dijo que estamos entrando en esta nueva era dorada del video. Que no le sorprendería si uno avanza cinco años y la mayoría del contenido que la gente ve en Facebook y que comparten día a día tiene el formato de video. Un poco más de un mes después, según una demanda, la compañía haría un seguimiento de las quejas que sabía acerca de los problemas con sus métricas de video desde 2015. Meses después de eso, Facebook finalmente, en voz muy baja, admitió que informaba mal las métricas clave.

Ahora los anunciantes están demandando a Facebook y la gente de los medios está furiosa por este desarrollo y con razón. Facebook logró convencer a los editores en línea de que el video sería la próxima mina de oro. Facebook cambió su algoritmo para favorecer los videos, y convenció a anunciantes y editores de que una estrategia de video a largo plazo sería la respuesta a sus problemas de ingresos.

Para los anunciantes, el video era simplemente otra forma de llegar a más usuarios. Los medios revisaron presupuestos enteros para adoptar la nueva tendencia y contrataron nuevos equipos para hacer videos que, en teoría, les darían más ingresos por publicidad. Se redujeron las posiciones de escritor y editor, y se produjeron despidos. Nadie sabía realmente qué funcionaba en el pivote del video, pero se les aseguró que si seguían las instrucciones, las cosas darían resultado.


Facebook otra vez muestra su irresponsabilidad.

Twittea esta frase.


Facebook supo acerca de las imprecisiones en las métricas de audiencia de video que brindó a los anunciantes y marcas durante más de un año, según los documentos presentados como parte de una posible demanda colectiva. Pero engañaba a los anunciantes para que se centraran en la red social con la creencia de que las personas pasaban más tiempo mirando en Facebook que a través de otras plataformas de video.

Resulta que todo esto fue supuestamente basado en métricas infladas por errores de cálculo que Facebook sabía mucho antes de que el problema se resolviera. La compañía, de acuerdo con la demanda, adoptó una estrategia de «no relaciones públicas» para evitar admitir haber metido la pata.

Facebook, por su parte, niega haber reportado intencionalmente métricas falsas. Fast Company contactó a Facebook para obtener más comentarios pero aún no ha recibido una respuesta.

Facebook sabía que se inflaban los números de video... ¿irresponsabilidad?

En 2015, John Herrman escribió para The Awl sobre varios proyectos editoriales con los que las plataformas estaban jugando, en un intento por controlar mejor la centralización del ecosistema de medios. La idea era crear aplicaciones y proyectos que desdibujaran la línea entre la plataforma y el editor.

Las publicaciones grandes y pequeñas, pero especialmente grandes, pasaron los últimos años en una especie de para-economía, observando cómo sus audiencias y, a veces, los ingresos explotan como resultado de asociaciones informales con plataformas sociales, que estaban felices de permitir que estas personas externas se apresuraran a adaptar todo tipo de actividades escritura e imágenes y video a sus nuevos contextos. La explicación de autocompasión/engrandecimiento para la anexión de la atención de los medios por parte de las plataformas sería que los últimos años representan una especie de período de arranque gratuito durante el cual los medios dieron contenido de Facebook a cambio de atención, que se convirtió en ingresos en un sistema de publicidad de Facebook estaba simultáneamente intentando destruir.

Y efectivamente Facebook lo destruyó. Lo que siguió fue que las compañías de medios intentaron recuperar su posición siguiendo el liderazgo de la plataforma.

Los anunciantes se están uniendo ahora, tratando de obtener justicia monetaria por el presunto daño que causó Facebook.

¿Cuál es tu opinión sobre todo esto? Te leemos en los comentarios.

Acerca del autor

Daniela Lazovska