Noticias

¿Existe la RSE?: Dos casos para reflexionar

Una y otra vez hay una pregunta que surge en las veladas de aquellos que laboramos en el ámbito de la RSE. ¿Existe realmente la responsabilidad social?

snacksY antes de que alguien tire a necedad lo anterior, permítanme explicar. Recién se pudieron leer en los medios dos notas en estos días que hacen dudar seriamente si las acciones de los corporativos en materia de responsabilidad social son simplemente acciones estéticas en pro de una mejor reputación o realmente están convencidos de ese cambio llamado RSE que beneficiaría globalmente a la sociedad.

Se exponen las dos notas y se deja a su libre albedrío la opinión.

Caso México

Hace unos meses, el gobierno había tomado la decisión de sacar de las escuelas de educación básica, una serie de productos considerados como chatarra; lo anterior por las alarmantes cifras de obesidad y diabetes en México, actualmente el país número uno con personas con sobrepeso y también el primer lugar en obesidad infantil. Hasta allí, la medida era más que loable.

No obstante, hace unos días, el Secretario de Salud dijo literalmente: “no se quiere satanizar ningún producto hasta que se establezca la densidad energética permitida por porción”. Y con ese pretexto se tomó la decisión de que los llamados productos chatarra, se siguieran vendiendo en las escuelas sólo que en porciones más pequeñas. En este contexto, las marcas incluso salieron ganando, porque desde un punto de vista mercadológico, ahora tendrán hasta extensión de línea. Es decir, tendremos presentación comercial y escolar. Por supuesto que es una medida que raya en el absurdo por decir un eufemismo, ya que cualquier niño podrá adquirir una doble porción.

Al respecto, Julieta Ponce, directora de Nutrición del Centro de Orientación Alimentaria, dijo: “Están más al pendiente de los intereses y ganancias de las industrias que de la salud de los niños”.

Caso Europa

El segundo caso es muy similar. Una campaña de presión de grandes empresas del sector de alimentación habría hecho fracasar un nuevo etiquetado europeo sobre la composición de los alimentos, según publicó el diario “The Independent”.

Kellog’s, Danone, Coca-Cola, Nestlé, Unilever y Mars se encontrarían entre las 11 compañías que habrían participado en dicha campaña, con el fin de impedir la implantación de dichas etiquetas, que asignarían los colores verde, amarillo y rojo a alimentos y bebidas, en función de si su contenido en azúcares, sal y grasas, saludables o no.

Representantes de dichas marcas habrían presentado numerosos informes, enviado correos electrónicos, e incluso visitado personalmente a los europarlamentarios, con el fin de convencerles de la conveniencia de mantener el actual sistema de información, basado en tablas de cantidades diarias recomendadas.

El pasado miércoles, el Parlamento Europeo votó en contra del etiquetado de colores, y estableció que se mantuviera el sistema de información basado en cantidades diarias recomendadas.

¿La conclusión?

Dos casos tremendamente similares, donde aparentemente, por un lado se encuentra la salud de los consumidores y por otro, los intereses de las grandes industrias.

Nosotros no tenemos evidencia ni somos jueces, pero como diría Shakespeare en su inmortal Hamlet, “Algo huele a podrido en Dinamarca.” Nosotros diríamos “Algo huele a podrido en la RSE.”

Con información de Servimedia

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

  • ¡Hola!

    Es cierto que muchas empresas usan la etiqueta “verde” como medida cosmética. Ahora bien, no metamos a todas las empresas en el mismo saco.

    No hay que generalizar demasiado. Pero sí, a priori coincido con ustedes en lo que dicen :-)

Dejar un comentario