RSE

¿Está Huggies sexualizando a la infancia?

Huggies comercial

Seguramente todos estamos familiarizados con la marca Huggies y sus campañas sobre una gran variedad de pañales para bebés en donde pequeños modelos que se expresan como personas mayores y llegan a portar incluso accesorios de de vida adulta como corbatas y zapatos de tacón, toman el papel de personajes activos dentro de una comunidad y se convierten en bomberos, periodistas, funcionarios públicos y hasta estrellas de rock.

Distintas versiones de estos anuncios se colocar en medios de comunicación de todo el mundo para mantener el posicionamiento de la popular marca de pañales. Sin embargo las reacciones de los consumidores ante ellas pueden variar significativamente en función a la cultura en donde estos se presenten.

Esta marcadas diferencias han quedado muy claras en Israel, donde la marca ha comenzado a promover sus nuevos Huggies Jeans despertando una creciente polémica en las redes sociales.

La campaña lanzada recientemente en los medios israelíes es protagonizada por dos pequeños que portan los pañales imitación mezclilla puestos en el mercado por la compañía mientras bailan e interactúan entre sí, mostrando poses que algunos usuarios calificaron como provocativas, por lo que además de buscar que se retiren estos comerciales han comenzado exigir a McCann Erickson, agencia responsable del material, que evite la “pornografía infantil” dentro de su publicidad.

Ante estas acusaciones Kimberly-Clark Corp aseguró que sus anuncios fueron previamente aprobados por las autoridades correspondientes en Israel y que a pesar del descontento de algunos consumidores, la campaña ha tenido buen recibimiento por parte de los padres, quienes incluso han compartido imágenes de sus hijos usando el producto.

Esta campaña abre nuevamente el debate sobre el contenido que los menores protagonizan dentro de los medios de comunicación y la publicidad, ya que si bien todos los niños juegan en algún momento a imaginar cómo sería su vida de adultos, existen materiales que pierden los límites y presentan actitudes completamente fuera de contexto. Como en el caso de la revista Vogue en 2011,o el la polémica publicidad de Armani en 2007.

¿Será que Huggies esta perdiendo de vista estos límites o es que parte del público exageró en las críticas?

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario