Debes leer... Entendiendo la Responsabilidad Social RC y Sostenibilidad RSE

¿Es la sustentabilidad corporativa, complicidad corporativa?

Quizá es tiempo de replantearse el concepto y acciones que involucra la sustentabilidad corporativa, y sobre todo… los resultados de la misma.

A mediados del año pasado, y tras desatarse la pandemia de COVID-19, se afirmó que las empresas con sustentabilidad corporativa eran más resilientes ante COVID-19, es decir, que se encontraban mucho más preparadas para enfrentar dificultades tan grandes como una emergencia sanitaria.

Aquella fue solo una de las grandes ventajas que de acuerdo a diversos estudios, la sustentabilidad corporativa ofrece, sin embargo, hoy una pregunta está rondando cuando se analiza a detalle el tema: ¿Es la sustentabilidad corporativa, complicidad corporativa?

Auden Schendler, el autor de Getting Green Done (2009) y presidente de la junta de la organización climática sin fines de lucro Protect Our Winters, compartió recientemente un artículo en Stanford Social Innovation en donde plantea este supuesto. Pero… ¿cómo podría una estrategia positiva convertirse en cómplice de algo negativo? Te contamos.

Sustentabilidad corporativa

La sustenibilidad corporativa se define como un enfoque de negocio que persigue crear valor a largo plazo para la organización mediante el aprovechamiento de oportunidades y la gestión de los riesgos inherentes al desarrollo económico, medio ambiental y social. Esta se considera tan estratégica como las utilidades para su empresa.

De hecho, de acuerdo con Schendler, y basado en su propia experiencia, la sustentabilidad corporativa ha logrado gran popularidad debido a su teoría de ganar-ganar:

“Creíamos que la salvación del mundo, la cura para el cambio climático y el fin de la contaminación y el desperdicio, todo ello, sería impulsado por las ganancias comerciales y la motivación estratégica. Hacer el bien al medio ambiente (recortar el uso de energía con mejores bombillas y calderas, reducir la ineficiencia mediante el diseño y la ingeniería, y agregar suministro de energía renovable) no solo era responsable con el medio ambiente, sino que era bueno para el resultado final”.

sustentabilidad corporativa

Empero, en 25 años o más, a medida que el movimiento empresarial sostenible crecía vertiginosamente, el cambio climático (considerado el barómetro más importante de la posibilidad de un futuro sostenible) también avanzó. Y este pasó de ser una preocupación a una certeza, con un calentamiento catastrófico más allá de los 2 grados centígrados más o menos. Lo que dio como resultado los siete años más calurosos registrados los últimos siete años.

Por lo que algo debió fallar en la utopía de los objetivos que la sustentabilidad corporativa.

Es necesario replantearnos la sustentabilidad corporativa

Frente a tal escenario, reflexiona Auden Schendler, incluso una victoria como una gran corporación que ponga todo su esfuerzo en temas de sustentabilidad, y reduzca su huella de carbono en un 30% (algo realmente difícil de lograr), no afectaría si quiera el problema del cambio climático.

El problema radica en que hay demasiadas personas, gobiernos y gran cantidad de compañías que simplemente no están alineadas a la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y no tienen el mínimo interés en ello.

Nuestra sociedad está tan imbatida de carbono que incluso las personas sin hogar tienen una huella de carbono insosteniblemente grande.

Auden Schendler, presidente de la junta de la organización climática Protect Our Winters.

Por tal razón, Schendler ha llegado a la conclusión de que el caso comercial para la acción ambiental —que continúa siendo la estrategia climática corporativa fundamental— tiene poco que ver con la sostenibilidad, por admirable que sea la intención y la visión de sus practicantes.

sustentabilidad corporativa

Y peor aún: el enfoque en prácticas sostenibles en lugar de ejercer poder, ha permitido, sin saberlo, que la industria de los combustibles fósiles capte las políticas y acciones gubernamentales, proporcionando cobertura para permitir que por ejemplo ExxonMobil y otros, maximicen las ganancias y las emociones globales de gases de efecto invernadero sin ser molestados.

El cambio sistémico es el único camino hacia la estabilidad climática. Pero lo que realmente ha logrado el movimiento de sostenibilidad corporativa es garantizar que todos trabajen dentro de un campo de juego estrictamente definido que deje intacta y sin amenazas lo único que necesitamos cambiar, la economía basada en combustibles fósiles.

Auden Schendler

Entonces… ¿podría ser la sustentabilidad corporativa, complicidad corporativa? Posiblemente sí.

Una distracción bien intencionada

El problema radica no solo en que las prácticas comerciales sostenibles no escalen, sino que desplazan la acción significativa.

Una empresa que persigue la “sostenibilidad” se convierte, a los ojos de los medios y en la percepción del cliente, en una empresa “verde” absuelta de hacer cualquier otra cosa. Esto a pesar de que sus intenciones se encuentren en proceso, es decir, que la compañía ni si quiera necesita reducir sus emisiones para ser etiquetada como líder, tan solo aspirar a ello.

sustentabilidad corporativa

Empero, este enfoque en realidad puede ser peor que una distracción. En la práctica, estas acciones parecen expresamente diseñadas para obtener el “imprimatur de verdor” sin exigir el arduo trabajo del activismo político y el ejercicio del poder.

La doble cara de la RSE

Hablando de sustentabilidad corporativa, muchas empresas comenzaron a sacar a la luz sus créditos de carbono y la reducción de sus desechos por una parte, dando una cara a la sociedad sobre RSE, empero, sus contribuciones corporativas y cabilderos muestran la otra y verdadera cara de la compañía.

Los “líderes” del movimiento de sostenibilidad empresarial guardan más o menos silencio sobre las políticas. Mientras tanto, con la mayor parte de sus acciones y mensajes centrados en cómo están ecologizando sus propias operaciones, dan dinero a políticos.

sustentabilidad corporativa

Por ejemplo, de acuerdo con Schendler, él y su equipo descubrieron que las empresas ecologistas también pueden diseñar y vender servicios de alojamiento en la nube, software de inteligencia artificial personalizado y herramientas de aprendizaje automático que se utilizan para encontrar y distribuir mejor los combustibles fósiles mientras afirman preocuparse por el cambio climático.

Tal como lo han hecho Microsoft, Amazon y Google. Aunado a ello, muchas corporaciones autodeclaradas responsables también financian prácticas antidemocráticas. Por lo que el experto comenta que a lo largo de los años, este tipo de descubrimientos tristes lo llevaron a un lugar aún más infeliz:

Las acciones que toman las empresas bajo la bandera de la sostenibilidad corporativa de beneficio mutuo, rentable y beneficiosa para el planeta fueron exactamente y precisamente lo que la industria de los combustibles fósiles quisiera que lo hicieran.

Estos movimientos aseguran que las empresas asuman la responsabilidad del problema climático solo como su propio desafío de emisiones individuales, en lugar de verlo como un problema sistémico. Crea un enfoque en acciones de sostenibilidad tan tontas y pequeñas que nunca podrían y nunca interrumpirían el martillo de la industria de los combustibles fósiles sobre la gobernanza.

Auden Schendler, presidente de la junta de la organización climática Protect Our Winters.

A las empresas de combustibles fósiles les gustan estas cosas porque distraen a las empresas y a los ciudadanos de las acciones que las compañías podrían tomar y que en realidad perjudicarían.

La complicidad

Según Auden Schendler, resulta que la gran visión de que las empresas podrían, a través de sus propias operaciones, impulsar las soluciones al cambio climático, jugó directamente en manos de los proveedores de un mundo en calentamiento.

Incluso lo diría con más fuerza: las prácticas comerciales sostenibles no han sido solo una distracción (mala), ni una evasión de un trabajo duro y controvertido (siniestro), ni siquiera intencionalmente engañosas (corruptas).

El enfoque ha sido maligno porque representa complicidad.

Auden Schendler, presidente de la junta de la organización climática Protect Our Winters.

sustentabilidad corporativa

Una complicidad con la industria de los combustibles fósiles y la estructura que creó:

  • Su captura del Gobierno.
  • Su propiedad de la economía.
  • Sus subsidios enterrados pero perdurables.
  • Su apoyo, por poder político, a las prácticas antidemocráticas que restringirían la regulación.
  • Su construcción de un mundo en el que los ciudadanos existen en una economía fósil.

La sustentabilidad corporativa, tal como se practica, investiga, enseña e informa actualmente, sigue siendo la mejor manera de permitir el éxito de la industria de los combustibles fósiles en la aceleración de la catástrofe climática.

¿La posible solución?

La realidad es que es posible que los académicos, los investigadores y los gurús de la sostenibilidad son los que llevaron a personas en la dirección equivocada. Incluso hoy en día, en los baluartes de la educación superior, algunas voces destacadas, pero no todas, profesan que podemos reinventar los negocios para siempre.

El periodismo como el que llevan a cabo los que dicen la verdad, es una de las formas en que podemos salir de esta situación. Pero incorporar ese nivel de integridad e investigación es difícil en un mundo propio.

Aunque también existe la posibilidad de que las empresas se despierten y finalmente cumplan la promesa del movimiento de sostenibilidad. Si bien la esperanza es una mala estrategia, hay indicios de que esto está sucediendo, a pesar de que las acciones resultantes son demasiado evolutivas para lograr un cambio rápido.

sustentabilidad corporativa

El Gobierno también podría despertar, como parece estar haciendo en los EE. UU., y aprobar una regulación que valore las externalidades y empuje a las corporaciones y a la sociedad en general a hacer lo suficiente de lo correcto que realmente importa. Por ejemplo, “la agresividad de Biden sobre el clima es casi impactante, pero necesita el apoyo de la comunidad empresarial”, afirma Schendler.

Por último, movimientos sociales como Black Lives Matter, que están sacando a la luz la insuficiencia de la acción corporativa sobre la justicia, y la duplicidad del discurso progresista socavado por la politiquería clandestina y las donaciones políticas antiprogresistas, naturalmente reforzarán la acción climática significativa, ya que el clima, después de todo, también es una cuestión de justicia.

Tras los argumentos del experto, ¿qué opinas tú? ¿Es la sustentabilidad corporativa, complicidad corporativa? ¿Hemos vivido con ojos ciegos?

Acerca del autor

Arianne Lira

Licenciada en Letras Latinoamericanas por la UAEMex. Amante de la literatura, cine, teatro y admiradora de Beauvoir, Castellanos y Nin. Interesada en temas de género y cultura en general. Correctora de estilo y redactora en expoknews.

Dejar un comentario