Ambiental RSE

¿Es el cero neto… greenwashing?

¿Es el cero neto… greenwashing?
Escrito por Corinna Acosta

Los compromisos globales de neto-cero se duplicaron en menos de un año y los compromisos de las empresas se triplicaron.

Este año… “ha habido mucho ruido y pocas nueces”, comenta Joel Makower en GreenBiz. Se está volviendo difícil leer los medios de comunicación verdes, o incluso los medios de comunicación dominantes, sin ver los nuevos compromisos de ” neto-cero” de las empresas, gobiernos, instituciones y otros.

De hecho, parece que “neto-cero” es el nuevo “desperdicio cero”. ¿Recuerdas cuando en 2019 todos se comprometieron a ello? Que es el nuevo “100% renovable”, que es el nuevo “certificado ISO 14001”, y así sucesivamente, hasta que el anuncio de un edificio con certificación LEED fue ampliamente considerado digno de los medios de comunicación.

Ahora, el neto-cero es el sabor del mes. Los compromisos globales de neto-cero se duplicaron en menos de un año y los compromisos de las empresas se triplicaron, pasando de 500 a finales de 2019 a más de 1,500 en septiembre.

Además de las compañías netas-cero, también hay…

  • Edificios netos-cero.
  • Comunidades.
  • Productos.
  • Agricultura.
  • Fábricas.
  • Cadenas de suministro.
  • Barcos.

También hay agua y residuos netos-cero. Hay compañías petroleras, servicios públicos y aerolíneas comprometidas con la red cero. A principios de este año, las Naciones Unidas formaron una Alianza de Propietarios de Activos Neto-Cero de inversores institucionales. La administración Trump incluso ha financiado el desarrollo de plantas de carbón neto-cero.

Pero es difícil saberlo exactamente la situación del “cero neto”, según un nuevo informe, Navigating the nuances of net-zero targets del NewClimate Institute y Data-Driven EnviroLab.

Uno pensaría que toda esta charla sobre el “cero” podría significar algo, ¿verdad? Pero no necesariamente.

Datos del informe

Como se señala en el informe, los compromisos netos-cero varían mucho en cuanto a su medición y transparencia, entre otras cosas. Es decir, no hay una norma única que rija la forma en que se define o mida el valor neto cero, ni siquiera la forma en que debe comunicarse.

Por ejemplo, las empresas pueden referirse a convertirse en “carbono negativo” o “positivo para el clima”; o a que tratan de lograr emisiones “netas-cero” o “netas-negativas” o “descarbonización profunda”; o que planean convertirse en “libres de emisiones” o lograr “emisiones cero”; o que se comprometen a una “trayectoria de 1.5 grados C”.

No es sólo el lenguaje. Otra cuestión es la falta de estandarización sobre los objetivos. Por ejemplo, según el informe, algunas empresas pretenden descarbonizar completamente sus propias operaciones junto con las de su cadena de suministro, mientras que otras no tienen ningún objetivo para reducir sus propias emisiones.

Los objetivos de reducción a cero van desde compromisos para reducir las emisiones en un porcentaje específico por un año objetivo, que se comunican a través de plataformas como CDP, hasta anuncios más generales de aspiraciones de reducción a cero.

Práctica de objetivos

Aunado a esto, existe la cuestión de las fechas de los objetivos, y más aún, los objetivos provisionales. Fijar el 2050 como el año para alcanzar las emisiones netas cero (o algún otro objetivo) es una cosa —esa fecha se ajusta a los objetivos del Acuerdo de París— pero ese horizonte de 30 años está un poco lejos para permitir una rendición de cuentas razonable, tal vez deliberadamente. ¿Qué progresos podemos esperar ver en 2025 o 2030?

Son relativamente pocas las empresas que se han comprometido a rendir cuentas: Sólo el 8% de los objetivos netos cero de las empresas incluyen objetivos provisionales para trazar una vía de descarbonización, según el informe del NewClimate Institute y el Data-Driven EnviroLab, en el que se señala que:

Los objetivos provisionales ofrecen claridad y orientación sobre la forma en que deben aplicarse determinados objetivos. Proporcionan la transparencia necesaria para garantizar la rendición de cuentas.

La dependencia de las compensaciones es otra cuestión. Algunos expertos han considerado apropiado que las empresas inviertan en compensaciones de emisiones una vez que hayan realizado todas las demás reducciones de emisiones apropiadas, como por ejemplo, mediante medidas de eficiencia o comprando energía verde-, pero compensar las emisiones de uno sin reducirlas realmente es otra cosa totalmente distinta.

Según el informe, sólo la mitad de las empresas y la cuarta parte de los gobiernos subnacionales “son transparentes en cuanto a su intención de utilizar compensaciones para sus objetivos netos cero”. El número de actores que explícitamente descartan el uso de compensaciones es limitado”.

Sin una transformación radical del mercado de las compensaciones y de los tipos de actividades que apoya, la compensación no puede considerarse una alternativa equivalente a la reducción de las emisiones de un participante en 2020.

Incluso ese no es el final de las cuestiones que las empresas deben considerar. Llegar a “cero”, resulta que no es poca cosa. Y se hará más grande en los próximos meses, a medida que:

  • Crezcan los llamamientos a una mayor ambición corporativa.
  • Los Estados Unidos (presumiblemente) se reincorporen al Acuerdo de París.
  • Los gobiernos se acerquen más a poner un precio al carbono o a crear otros mecanismos de mercado.
  • Los estragos de un clima cambiante sigan sintiéndose en todo el mundo.

Cada vez más, los responsables de todos esos compromisos netos-cero tendrán que demostrar que realmente están haciendo progresos significativos, y rápidos.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario