RSE

Empresas, ¿socialmente responsables?

Por las noches, me he habituado a escuchar el programa radiofónico Red Empresarial que conduce Alonso Castellot. Disfruto enormemente esas emisiones y he aprendido mucho al seguirlas.

Sin embargo, me ha sorprendido el énfasis que se pone en ese programa en el tema de las empresas socialmente responsables (sic). Es en el contexto de esta última campaña en donde he advertido cierta fisura o, para ser más precisos, cierta contradicción. Y es a dicho asunto al que quisiera referirme en la presente entrega.

Así, a la par de que en esas emisiones se exalta “la responsabilidad social de las empresas” porque llevan a cabo labores altruistas o de caridad, al asunto de las ganancias o de la rentabilidad se le trata con cierta vergüenza o pudibundez, como si la rentabilidad de las empresas fuera un mal necesario en el cual no queda más remedio que tolerar.

El enfoque es por supuesto equivocado. Lo es, sobre todo, desde el punto de vista económico, pero también desde el punto de vista social. La mejor manera en que los empresarios pueden servir a los intereses de una comunidad y beneficiar a la sociedad es manteniendo a sus empresas rentables y haciéndolas crecer y progresar.

Lo de las tareas filantrópicas y de altruismo está bien, pero es una cuestión meramente complementaria.

La acumulación de capital, indispensable para el desarrollo económico, únicamente puede ser llevada a cabo por tres agentes de la sociedad: gobierno, trabajadores o particulares. De ese papel, a cargo del gobierno, derivó la economía estatizada que fracasó estrepitosamente en la URSS y demás países comunistas. El cooperativismo ha tenido tan sólo expresiones parciales. Es la economía de mercado, en la cual la acumulación está a cargo de los particulares, la que, con todos sus defectos, ha generado mayor progreso material.

El motor de la economía de mercado es la ganancia. Consecuentemente, estar en favor de las empresas significa reconocer sin ambigüedades el valor de la rentabilidad con toda congruencia. La validez de esta aproximación encuentra, en particular, apoyo en la tesis de la mano invisible atribuida a Adam Smith, el filósofo de la economía de libre empresa. Aunque en la sociedad cada actor en lo individual persiga únicamente su propio provecho, de cualquier manera contribuye al beneficio colectivo.

Fuente: El Economista, El Foro, p. 46.
Columnista: Bruno Donatello (Debate económico).
Publicada: 17 de marzo de 2011.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]