Si ser emprendedor no es fácil, menos aún es ser emprendedor social. Su agenda es la incertidumbre, su oficina un laboratorio donde se reinventan paradigmas y sus colegas otros locos soñadores como ellos.

Mil veces han escuchado la importancia de profesionalizar sus modelos de negocio, pero suelen atravesarse otras prioridades, sin contar el factor dinero que también retrasa la capacitación.

El impacto social que sus ideas puedan tener, sin embargo, depende de la profesionalización de sus proyectos, consideró María José Céspedes, directora de Venture & Fellowship en Ashoka México.

Necesitamos incrementar el acceso de los emprendedores sociales a la profesionalización, sólo así alcanzaremos el cambio sistémico, la transformación de sistemas o modelos que ya no funcionan. Para eso, los innovadores tienen que conocer y poner en marcha indicadores de impacto, herramientas claras para la resolución de problemas y diseñar un plan de comunicación y marketing”, dijo.

Boot camp

Quince innovadores provenientes de varios estados del país recibieron la primera mitad de una aceleración de seis días por parte de Ashoka, al resultar ganadores del Premio CEMEX-Tec en la categoría Emprendedores sociales.

Premio Cemex Tec

Lanzado en 2011 para impulsar iniciativas universitarias en desarrollo sostenible e innovación en la construcción, el premio incluyó este 2014 la categoría Emprendedores sociales, a partir de una alianza entre Ashoka y el Centro CEMEX-Tec para el Desarrollo de Comunidades Sostenibles.

El desarrollo de México sólo es posible si los emprendedores y las personas con iniciativas de impacto tienen acceso a programas de apoyo para detonar sus proyectos”, aseguró Melba Denisse García Díaz, coordinadora del Centro CEMEX-Tec.

Tras recibir y evaluar 81 postulaciones de todo el país, Ashoka eligió a 15 innovadores que se reunieron en la Ciudad de México, del 15 al 18 de julio pasados, para tres días de talleres intensivos en liderazgo, desarrollo de indicadores, teoría del cambio e innovación.

Los emprendedores sociales postulantes tenían que llevar al menos un año trabajando en su proyecto y poder comprobar su impacto en México.

Álvaro Núñez Solís, uno de los emprendedores ganadores, lidera Recicla Electrónicos en México (Remsa), un movimiento para crear cultura en reciclaje de electrónicos. Desde 2009 han reciclado más de 7 mil toneladas de desechos electrónicos y entregado 200 computadoras reacondicionadas a escuelas comunitarias.

He podido escuchar otras áreas de impacto social que no tienen que ver con nuestro ámbito de acción y la red de contactos que creamos nos ayudará a que cada proyecto se difunda en otros círculos. Con esto, ya se cumplió el objetivo”, consideró.


Para Ana Eugenia Durán, miembro de Protocolo Globotl -un proyecto para la detección temprana de cáncer de mama en poblaciones indígenas no hispanoparlantes-, la capacitación recibida significó la posibilidad de identificar mejor las áreas a incidir para potenciar el impacto del emprendimiento.

La segunda mitad de la aceleración se realizará a finales de septiembre en Monterrey.

Acerca del autor

ExpokNews