Noticias

El Virus de la IRRS

Por CaRloS Muñoz

Influenza porcina, influenza AH1N1 humana, epidemia de virus, pandemia, epidemia de correos electrónicos “abriéndonos los ojos” para “informarnos” que todo lo acontecido en los últimos días es producto de un engaño con intereses económicos a gran escala, y comunicadores vastos en ignorancia, escasez de lenguaje y soldados del imperialismo y los jerarcas de los medios de comunicación que me hacen recordar a un viejo lector de noticias cuyo programa o noticiario tenía nombre de lo que dura un día…

¿Realidad o ficción?, ¿verdad a medias o engaño total?, no lo sé, en lo personal nunca me preocupó la veracidad sobre lo que se daba a conocer a través de las noticias, simplemente fui un espectador y observador agudo que reconoce la capacidad de enajenar, manipular y desinformar a un país entero. Se ha hecho de esta epidemia-pandemia todo un espectáculo peliculesco a gran escala, y por qué no comentarlo, dantesco, que me remontó a aquella película de Orson Welles, La Guerra de los Mundos, allá por 1938, en la cual, el locutor de una estación de radio aseguró que los marcianos habían llegado ya, y no me refiero a la canción, que los marcianos aterrizaban por miles para invadirnos usando gases venenosos y rayos de calor.

Hoy, y prácticamente igual que entonces, la histeria colectiva provocó ataques de pánico, confusión, psicosis, incredulidad, compras de miedo, sumisión, abusos y todo tipo de síntomas psicológicos provocados por otro tipo de guerra: La guerra de la desinformación.

Como comunicólogo siempre me he sorprendido del poder de arrastre que poseen los medios, pero no recuerdo haber vivido algo parecido, es decir, ver cómo la gente obedientemente, como en un estado de hipnosis o somnolencia, salíamos a abarrotar los Blockbusters, claro, todos enmascarados con nuestros tapabocas sencillos, exóticos o high tech. Lo más impresionante fue ver y escuchar cómo nuestros, iletrados en su mayoría y portadores y transmisores de la ignorancia “líderes de opinión”, nos invitaban hasta el hartazgo a disfrutar en familia de los programas de televisión, juegos de mesa, bailar, cantar y hasta leer (los mexicanos en promedio leemos un libro al año y resulta que ante la contingencia podríamos incrementar dicha cifra a libro y medio).

Entonces a final de cuentas, asumo que, ¿debemos estar agradecidos de que apareciera en nuestras vidas este virus, porque hizo que las familias se unieran, se integraran más (¿?) ya que al estar encarceladas en sus propias casas, pudieron jugar juegos de mesa, cantar, bailar, contar chistes, pero eso sí, nada de abrazos, besos o algún tipo de apapacho?.

Estoy seguro de que los casos cercanos a mí que cayeron en las garras del Virus de la Irresponsabilidad Social, se replicaron por miles en la ciudad, y al igual que ellos, compraron por montones tapabocas de todo tipo, productos que contienen Vitamina C y devoraron por horas e incansablemente toda la programación que casi en cadena nacional transmitieron tanto estaciones de radio, como canales de televisión abierta, y algunas de paga.

Ni hablar, el cuarto poder se dejó sentir a manos llenas en la población y el control de las mentes a nivel masivo ha sido todo un éxito, y no me refiero sólo a un segmento determinado de ella, no, constaté que gente de todos los estratos sociales y posiciones económicas fuimos presas, blancos fáciles de este peligroso Virus que, de no controlarse, algún día puede mutar y tener un efecto social adverso para quienes lo originaron.


Carlos Muñoz

Comunicólogo egresado de la Universidad Anáhuac, cuenta con estudios de posgrado de Especialidad en Mercadotecnia y de Maestría en Responsabilidad Social en su Alma Máter.

Es Director de Comunicación de la Asociación Mexicana de Comunicadores (AMCO) y anteriormente se desempeñó como Gerente de Relaciones Públicas en el Hipódromo de las Américas.

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

  • Creo que el tema de lo vivido los últimos días, por la presencia del virus A H1N1 humano es muy interesante por todo lo que hay que aprender, así como valorar y evaluar de lo experimentado y realizado, así como lo que seguiremos viendo en las próximas semanas.

    Por lo anterior la verdad me sorprendió encontrarme ante una nota que toca tan rico tema pero en la que la verdad no termine de entender nada, ya que no logre encontrar la idea que se busco transmitir, ni por párrafo, ni por nota completa, y si el ultimo párrafo lo puedo tomar como la conclusión de todo el enredo leído; en el que logro entender que el Virus es el cuarto poder, y que en el futuro próximo este pudiera ser el verdadero peligro por la mutación que pudiera tener y hacia donde nos pudiera llevar, con lo que estoy totalmente de acuerdo con el autor de la nota, aunque creo que es un hecho que desde hace mucho se sabe existe y que esta latente en la sociedad actual.

    Lo que más me sorprendió de esta nota no fue el no entender, ya que tal vez eso se deba a mis limitaciones, como tampoco me preocupo tanto el que se retomara el riesgo del cuarto poder, lo que me preocupo fue darme cuenta que en esta grave y critica situación que estamos (no ha pasado) viviendo sea vista aun por personas con preparación académica a un nivel tan simplista si es que la palabra es la correcta y se me permite. Ya que el cuarto poder para mi ya muto, y para eso hay que ver con lo que bombardea todos los días a la población en los anuncios (aquí tenemos otros responsables también), noticieros y la programación en general, entre otros programas llamados de entretenimiento, que merecerían una nota como esta todos los días. Y no solo en un momento en el que el país vivió y vive una situación única en su historia, que para todos fue nueva, por lo que el actuar de la gente en estos casos toma muchos matices por estar ante una situación nueva y/o inesperada. Lo que no nos tomaría por sorpresa a los que somos mayores y que nos ha tocado vivir en este país donde por otras situaciones similares se ha visto esto de los medios y el comportamiento de las personas, aunque nunca ocasionadas por virus en este país eso si.

    Tal vez al final de todo puede ser que esto sea solo la decepción de haber visto que quien había escrito el artículo curso la Maestría de Responsabilidad Social en la Anahuac y por conocer la visión que supuestamente hay en esta maestría imagine que la nota sería muy diferente.

    Gracias y saludos
    José Ramón Otero

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]