Prácticas responsables

El papel de los apoyos complementarios para la educación

educación financiera
Escrito por Kenya Giovanini

Tras la determinación del Gobierno y autoridades de entrar en confinamiento y mandar a los estudiantes a casa, se generó una problemática que empeoraría la brecha de conectividad de México y ampliaría la necesidad de buscar apoyos complementarios para la educación.

La Unesco y la Universidad Iberoamericana, señalaron que esta medida sanitaria fomentó que el 76% de estudiantes reportara dificultades para continuar con su educación en línea, ya que en nuestro país el 24.84% de los estudiantes de entre 7 y 17 años no tiene acceso a Internet y el 4.47% no cuenta con televisión.

Dentro de este desafío, se generó la idea de que dicha falta de recursos solo se encuentra en zonas catalogadas como vulnerables, sin embargo, no es así. Y aquellas familias que cuentan con un televisor o computadora, deben compartirla con uno o más integrantes, lo que entorpece la continuidad educativa de los estudiantes.

La necesidad de apoyos complementarios para la educación

Una encuesta publicada por El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), reveló que más de 5 millones de estudiantes no se inscribieron al ciclo escolar actual por la falta de herramientas y recursos.

De hecho, en el periodo escolar actual, tan solo se inscribieron 32,9 millones estudiantes, el 60,6% de la población de entre 3 a 29 años, según el estudio. Y por motivos asociados a COVID-19 o por falta de dinero o recursos, no se inscribieron 5,2 millones de personas (9,6% del total de 3 a 29 años) al ciclo escolar 2020-2021.

Cabe destacar que a pesar de que el Gobierno buscó convenios para llevar el contenido escolar a la casa, la encuesta del INEGI reveló que:

  • El 25,3% de los estudiantes dijo que su continuidad escolar se vio afectada porque sus padres o tutores se quedaron sin trabajo durante la pandemia.
  • El 21,9% carece de computadora, conexión a Internet u otros dispositivos.

Las cifras afirman que más de 16 millones de hogares en México no tienen conexión a la red, lo que muestra que la brecha digital es uno de los primeros factores que impiden a millones de estudiantes acceder a contenido educativo en línea.

Esta situación ha impulsado a diversas organizaciones a llevar su compromiso con la educación mucho más allá, y con ello buscar la manera de encontrar apoyos complementarios para la educación y evitar la deserción escolar que se está generando por la falta de recursos.

Una de estas organizaciones es la Fundación Jesús García Figueroa I.A.P., que además de ofrecer becas y acompañamiento individualizado para que las y los jóvenes continúen sus estudios, también pone a disposición de los estudiantes atendidos, apoyos complementarios para la educación.

Apoyos complementarios para la educación

A lo largo de los años, la Fundación ha podido identificar las necesidades fundamentales que deben cubrirse para que un estudiante pueda continuar con sus estudios. Si bien la beca económica que ofrece brinda un soporte para el pago de libros, copias, alimentos, transporte, uniformes, en ocasiones no es suficiente para la continuidad educativa, por ello busca el apoyo de empresas que deseen realizar donativos en especie para los estudiantes y evitar la interrupción o el abandono escolar.

Los estudiantes, sobre todo en este momento que se encuentran estudiando desde casa, necesitan elementos como:

  • Insumos tecnológicos, tableta, telefonía celular o computadora y acceso a inernet.
  • Terapia psicológica.
  • Orientación vocacional.
  • Cursos de ingreso a educación media superior o superior.
  • Lentes.

Estas herramientas son algunos de los apoyos complementarios para la educación con los que la Fundación contribuye a disminuir las desventajas originadas por la marginación, la desigualdad educativa y la discriminación; así como a favorecer el ejercicio que tienen los estudiantes sobre su derecho a la educación y mayores posibilidades para la culminación de estudios.

Impulsando la educación en equipo

Para llevar estos apoyos complementarios, la fundación ha sumado empresas aliadas, como:

  1. Covestro: Empresa líder en la fabricación de productos químicos de aislamiento térmico.
  2. Sacyr: Compañía centrada en desarrollar infraestructuras para mejorar la calidad de vida de las personas.
  3. Devlyn: Óptica líder en México.
  4. Santander México: Banco congran presenciay acciones de sustentabilidad responsabilidad social en el país.

Por otra parte, en su Informe 2020 la Fundación Jesús García Figueroa I.A.P., menciona que cerca de 18 estudiantes recibieron asesorías académicas de diversas materias, 17 accedieron a cursos de ingreso para nivel superior, 54 recibieron computadoras de escritorio o laptops y 113 lentes oftálmicos.

Para la Fundación Jesús García Figueroa I.A.P., la sociedad civil debe estar conscientes de los desafíos a los que se enfrentan los estudiantes, derivados de la pandemia y la nueva normalidad, para que a través de las acciones que hoy se lleven a cabo, se pueda impulsar el futuro de las nuevas generaciones.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.

Dejar un comentario