RSE

El negocio que recicló la guerra

¿Qué hay detrás de esta joyería que ha causado controversia entre los veteranos?

Por Kenya Giovanini

Tras el triunfo de Trump, la estabilidad y el futuro del mundo, sobretodo la de México ha quedado en suspenso. Algunas personas comparten la idea de que el nuevo presidente de Estados Unidos, provocará la tercera guerra mundial, una crisis humanitaria y ambiental. Lo que es un hecho es que la guerra es sinónimo de dolor y durante 20 años, Vietnam fue testigo de todo el sufrimiento que este acto puede provocar.

La guerra de Vietnam, también conocida como la Segunda Guerra de Indochina, dejó en las comunidades de Laos, vestigios de armas, bombas y otros artículos utilizados por los soldados.

El problema es que estos residuos han quedado enterrados en la tierra y cuando los agricultores trabajan en el campo y en especial los niños, suelen herirse con alguna pieza enterrada, y se estima que 80 millones de explosivos sin detonar están esparcidos por el territorio.

10265344_10153168377919897_754734660687999065_o

Aunque la población se ha movilizado para detectar a tiempo estos dispositivos, no han logrado recaudar ni la mitad de ellos. La empresa de joyas Article 22 decidió contribuir a esta búsqueda para acelerar el proceso y al mismo tiempo, convertir estas piezas en algo hermoso.

Los artesanos y la comunidad en conjunto con Article 22 han creado collares, brazaletes, pulseras, entre otras piezas de joyería, utilizando los residuos que generan este tipo de armas.

En un principio sus fundadores Elizabeth Suda y Camille Hautefort iniciaron este proyecto con la incertidumbre de si la sociedad y más los veteranos de Vietnam, encontrarían esta línea de accesorios ofensiva pero han recibido gran aceptación e incluso varios ex soldados han intercambiado con Suda un poco de lo que vivieron durante este suceso.

El primer acercamiento de Suda con esta población fue cuando vio a un artesano que se encontraba haciendo una cuchara con residuos de una bomba, quien le comentó que todo el mundo necesita una artefacto como ese, para comer una sopa de fideos y fue en este momento cuando Suda se percató que este tipo de desechos, que representaban un hecho histórico negativo, podía transmitir un mensaje positivo.

Elizabeth ha comentado a diferentes portales que desconocía por completo el ataque de Estados Unidos a Laos y el impacto que este suceso había ocasionado en el país.

Tratamos de transformar algo tan negativo y tan doloroso, en una obra de arte y sea un granito de arena que ayude a curar las heridas, agregó Suda.

Los artesanos no sólo funden piezas de bombas, también pedazos de aviones; cada pieza viene grabada con un mensaje para difundir la paz y el amor.

¿Qué hay de la relación laboral entre la empresa y los artesanos?

La compañía emplea a la comunidad local pagándoles por lo menos cinco veces más que en un mercado local, lo que les permite tener una mejor calidad de vida.

Además de preocuparse por sus colaboradores, Article 22 no permite que los artesanos salgan en busca de las bombas y ha asignado esa labor a un escuadrón experto en hallar y desactivar estos dispositivos.

El 10 por ciento del ingreso que genera la venta de estos artículos, es destinado al Fondo de Desarrollo Rural, que proporciona a la comunidad electricidad y microcréditos para el ganando y otras inversiones. También donan para el Mines Advisory Group, una organización sin fines de lucro que se encarga de recolectar y desarmar todas las minas terrestres y municiones sin explotar.

Durante casi una década, los aviones de Estados Unidos dejaron caer más de 270 millones de bombas en el terreno de LAOS y los fundadores de esta empresa quieren contar la historia de este país a través de la joyería, limpiar el lugar de explosivos y mejorar la vida de  los habitantes.

Article 22 no sólo encontró la manera de emprender un negocio, también de sensibilizar a las personas sobre lo que este tipo de actos puede generar a nivel ambiental y social.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact