Más allá de las catástrofes naturales están las secuelas que las afectadas economías de países.

Chocolate vía Shutterstock

Chocolate vía Shutterstock

El cambio climático trae consigo diversos retos a la humanidad, entre ellos el aumento en el nivel del mar y olas de calor que invariablemente provocan incendios forestales; además de lluvias torrenciales.

Y, como si no fuera suficiente, resulta que el cambio climático podría incluso estropear muchos de nuestros gustos más banales –los cuales son también grandes industrias.

Adiós a la fiesta

Desde California hasta la República Checa, la producción de lúpulo está siendo golpeada por el aumento de las temperaturas y la falta de agua.

Los cambios en el clima causado por la actividad humana tienen el potencial de crear desafíos sociales, económicos y ambientales sin precedentes”, comentó el vocero de Diageo, una reconocida empresa multinacional de bebidas alcohólicas con sede en Londres, Inglaterra.

¿Días de playa?

En todo el mundo, los climas extremos se están volviendo cada vez más frecuentes, lo que para algunas personas podría significar más días de playa, sin embargo, no es tan bello como parece…

Ya que el aire caliente tiene la capacidad de llevar consigo más agua, habrá, sin duda, más lluvias «aumentando el riesgo de inundaciones y el nivel del mar», de acuerdo con Bob Ward, director de política y comunicaciones del Instituto de Investigación sobre el Cambio Climático en Grantham, Londres.

¿Y la cena?

El dióxido de carbono no sólo provoca daños a nuestra atmósfera, también convierte a los océanos en algo más acido que termina con diversas especies. El mar ha incrementado su acidez en 25% desde la revolución industrial, y si continúa así muchos mariscos (que hoy podemos disfrutar) estarán en peligro de desaparecer.

No se sabe bien a bien cuál será el destino de esta industria, de acuerdo con Steve Colclough, director de la sección marina del Instituto de Gestión de la Pesca en el Reino Unido.

Es un tema bastante difícil y nadie tiene información”, comentó; sin embargo, en el Pacífico, la industria de ostras ya ha perdido 110 millones de dólares a causa de la acidez del agua.

No habrá postre

El mundo se está quedando sin chocolate. Eso es porque el cambio climático y la pobreza agobiante están impulsando a los productores de cacao de África a producir otros cultivos.

En cuatro décadas, la cantidad de tierra disponible para el cultivo de cacao se ha reducido 40%. Para los próximos 40 años se espera que la temperatura en Ghana y Costa de Marfil, donde se cultiva el 70% de cacao, aumente 2 grados más, lo cual provocará que sea demasiado caliente y seco para los árboles de cacao.

Mientras tanto, se espera que para 2020 la demanda mundial de cacao supere a la oferta de 1 millón de toneladas.

¿Cómo despertar?

Otro de nuestros mayores gustos –el café– está en peligro. Los productores de este grano en Honduras se han visto sorprendidos por inundaciones, en Brasil han sido golpeados por la sequía y en Vietnam, los agricultores se han quedado sin agua y han dejado de enviar café al extranjero.

No habrá romanticismo

El vino no tiene grandes expectativas tampoco. Las regiones vitivinícolas tradicionales de Francia, Chile, Australia y California en algún punto llegarán a ser demasiado calientes como para continuar con la producción.

Como puedes ver, las predicciones no son las mejores. El cambio climático nos pegará a todos de alguna forma u otra y en diversos sentidos. No sólo el clima se afectará, sino también nuestras economías y, muy probablemente, nuestros hábitos de vida.

Fuente: Dinero en Imagen

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.