RSE

Dos mexicanos impulsan el Ciclismo Independiente Paralímpico

Uno es paralítico y el otro ciego, y entre los dos forman un binomio sensacional. Mientras uno pedalea, el otro le da las indicaciones por walkie-talkie

Dos mexicanos que son un ejemplo de vida tratan de llevar a los Juegos Paralímpicos un deporte fuera de lo común.

Uno de ellos fue ciclista profesional pero un accidente en 2008 le provoco ruptura total de médula espinal por lo que tuvo que enfrentarse a la realidad de usar una silla de ruedas por el resto de su vida.

El otro, de 41 años, originario del Distrito Federal, es un entusiasta del deporte que perdió la vista debido a un virus en 2006.

Sus nombres son, Fausto Esparza, ganador de numerosas competencias y medallas, incluída la de oro en los juegos Centroamericanos y del Caribe en Colombia en el 2006, quien, es “los ojos” y Javier Silva, “las piernas”.

Demostraciones en Londres 2012

Ambos mexicanos están en Londres para demostrar una modalidad ideada por ellos y que esperan en un futuro sea deporte Paralímpico; lo llaman: Ciclismo Independiente.

Invitados por una organización Holandesa y aprovechando el marco de los Juegos Paralímpicos en la capital británica han hecho demostraciones a las autoridades ciclistas, a otros atletas y también a niños de edad primaria y secundaria.

Ciclismo independiente: ¿Qué es?

La teoría del Ciclismo Independiente es simple: mediante un walkie-talkie, Fausto da las indicaciones a seguir: izquierda, derecha, acelerar, ir derecho. Javier en la bicicleta sigue las instrucciones con unos audífonos y al mismo tiempo, tiene la independencia de ir solo.

En el patio de una escuela londinense la demostración es más que clara por lo que ellos creen que puede trasladarse fácilmente a un velódromo, a la calle en cualquier ciudad o en una competencia contrarreloj.

“Tuve años muy favorecedores, 8 años siendo profesional, ciclista élite, representando a la selección nacional por 4 años, y un boleto de lotería hace 4 años, compitiendo en Estados Unidos, me dejó una fractura total de espina dorsal, lo que me hace usuario permanente de silla de ruedas”, comentó Fausto.

“Cuando me accidenté me preguntaba el por qué de mi accidente. Después me di cuenta de que quería compartir mi experiencia, yo sabía muy bien que dentro de un velódromo no tienes que ver el piso, tu como persona normo-visual ves alrededor o al frente” añadió el ciclista.

Interés internacional

El interés ha sido enorme y aunque Fausto y Javier son un binomio impresionante de conjunción y comprensión mutua, su mensaje es que un ciego no debe tener miedo a la bicicleta y que lo que ellos hacen, puede ser repetido en el mundo entero.

“Invitamos a todas las personas con discapacidad visual a que se suban a la bici, que se den cuenta de que no hay límite, que todo está en la mente, y que pedaleemos juntos para que el día de mañana sea un deporte de competencia” dice Javier, que nunca ha dejado que la falta de visión le quite el optimismo.

Los niños ingleses ciertamente quedaron impresionados e hicieron pruebas para sentir cómo funciona no ver y seguir las indicaciones de alguien más.

Ciclismo independiente como deporte paralímpico

Para que el Ciclismo Independiente sea deporte paralímpico se necesita convencer a mucha gente y tener el apoyo necesario pero no es imposible.

“Cumplimos con todas las reglas, Javier y cualquier ciego pueden usar la misma bici que los convencionales, el mismo casco, el mismo velódromo, igual en la contrarreloj” afirma Fausto.

“Para que sea deporte Paralímpico oficial es algo muy complejo, hay que entregar un manual técnico con mucha información, y convencer a las autoridades del ciclismo, pero, puede ser que para Río de Janeiro en el 2016, sea un deporte de exhibición” añade Javier.

Es el sueño de Fausto y Javier, dejar el legado de una nueva modalidad deportiva en el ciclismo creada por mexicanos para todo el mundo.

Fuente: noticierostelevisa.esmas.com
Por: Horacio Rocha
Publicada: 05 de Septiembre de 2012

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario