Gobierno

¿Discriminas por religión?

¿Alguna vez has discriminado o te han discriminado por tu religión? Conoce las estadísticas en México

Conforme a la constitución de 1917, México es un país que no tiene una religión oficial. Sin embargo, de acuerdo con INEGI, 8 de cada 10 personas son católicas, colocándonos como una de las naciones con el mayor número de devotos de esta fe en el mundo, solo después de Brasil.

Aunque en el país la religión católica es la que predomina, existen muchas otras que se practican a menor escala, tales como protestante histórica, pentecostal, evangélica, adventista del séptimo día, mormona, testigos de Jehová, judaica, budista, islámica, nativista, espiritualista y sin religión. Sus practicantes son considerados como parte de las minorías religiosas.

Religiones vía shutterstock

Religiones vía shutterstock

México es un país que necesita avanzar en términos de tolerancia, y buscar reconocer y respetar los derechos y dignidad de la diversidad de etnias, culturas, edades, sexualidad, género y formas de expresión, ¿pero, qué hay de la religión? A pesar de ser una población que rige muchas de sus acciones por creencias dogmáticas y ayuda al prójimo ¿existe discriminación en este ámbito?

La religión es un derecho humano fundamental que quedó plasmado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos en el artículo 18: “toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestarla, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.”

Las creencias religiosas no deberían de ser motivo de discriminación; sin embargo lamentablemente en la actualidad esta mala práctica es parte de la cotidianidad de muchas personas pertenecientes a las minorías de este sector.

La discriminación religiosa no solo se da cuando se limita el derecho a practicar los actos de culto o difundir las creencias religiosas; también sucede cuando una persona deja de ser contratada por este motivo, es separada de una escuela u organización, es hostigada, se le limitan los servicios básicos o se le expulsa de su comunidad.

La religión tiene una dimensión colectiva muy importante, al grado de ser un factor de identidad para una comunidad, incluso para toda una región. Es entonces cuando la diversidad religiosa es entendida como un riesgo para la identidad y un factor que debilita a una comunidad, teniendo como resultado la discriminación e intolerancia hacia grupos minoritarios.

De acuerdo al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), “solo evidenciando y reconociendo esta realidad podremos, como personas y como sociedad, asumir el reto de enfrentar el flagelo de la discriminación, de comprenderla y de generar las acciones públicas, grupales y personales necesarias para eliminarla.”

Es por eso que a través de la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México 2010 (ENADIS) se presenta el panorama de discriminación y se profundiza en temas sobre quiénes incurren en esto, en qué ámbitos de la vida se presenta y los factores socioculturales que se le relacionan, encontrando los resultados siguientes:

1

Tres de cada diez personas que pertenecen a alguna minoría religiosa consideran que su principal problema es el rechazo, la falta de aceptación, la discriminación y la desigualdad, mientras que una proporción similar considera que su principal problema son las burlas, las críticas y la falta de respeto. Solamente el siete por ciento considera que no tiene problemas por su religión.

2

Las ciudades donde más se percibe el rechazo, la falta de aceptación, la discriminación y la desigualdad como principal problema para las minorías religiosas son León, Toluca y Torreón.

3

Las minorías religiosas consideran que los medios de comunicación, la policía y la gente de su colonia son los más intolerantes con la gente de su religión.

4

Casi la mitad de la población que pertenece a una minoría religiosa y que vive en la región de Durango-San Luis Potosí-Zacatecas considera que las personas de su colonia o barrio son intolerantes con las personas de otra religión. Y tres de cada diez personas que pertenecen a una minoría religiosa en Tabasco y Veracruz señalan lo mismo.

Sin duda el exponer la percepción de las minorías estigmatizadas por este problema de falta de aceptación y respeto, puede ser el inicio de la solución para una sociedad más consciente e incluyente que permita el desarrollo de la identidad de cada individuo y que no la perciba como una invasión o limitante de la propia.

Acerca del autor

Pamela Garcidueñas

Lic. en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad de La Salle Bajío, interesada en el conocimiento, la sociedad y el medio ambiente. Ha trabajado para distintas empresas formulando información de temas sociales; actualmente forma parte de Expok en el área de desarrollo de contenido.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact