No sólo es la película romántica más esperada del año. ¡Te decimos por qué no debes perdértela!

yo antes de ti

Este artículo contiene spoilers. Si no has visto la cinta, te recomendamos hacerlo antes de proseguir.

Louisa Clark es una alegre y excéntrica joven de 26 años que vive en un pequeño pueblo en Inglaterra y ha pasado de un trabajo a otro en sus innumerables esfuerzos por ayudar a su familia. Es precisamente la búsqueda de un nuevo empleo lo que la lleva al castillo, la lujosa residencia en la que los Traynor habitan con su hijo Will, quien ha sufrido un trágico accidente que puso fin a su vida de aventurero, por lo que ahora necesita de una silla de ruedas.

El trabajo encomendado a Lou de cuidar a un hombre tetrapléjico pronto se transforma en una misión personal para mostrarle la belleza y alegría de la vida con el fin de disuadirlo de tomar una difícil decisión, la de emprender un largo viaje para encontrarse con la muerte.

El emotivo romance entre Louisa y Will ha hecho de Yo antes de ti una de las películas más esperadas del año, sobre todo para quienes leyeron la novela del mismo nombre escrita por Jojo Moyes en 2012; aunque tras el estreno se ha convertido también en blanco de fuertes criticas de espectadores que afirman que este material cinematográfico promueve la eutanasia.

«La película camuflada de drama romántico, es en realidad una apología de la eutanasia, cuando el protagonista decide suicidarse y dejarle toda su fortuna a su asistente», ha publicado el sitio Actuall en una crítica en la que retoma algunos argumentos del activista Evans Dominick contra el filme, mismos en los que afirma que el suicidio es la única opción que se plantea el protagonista tras el accidente.

A través de su página web, Dominick asegura además que el planteamiento fundamental de la película es que «las personas con discapacidad están mejor muertas» y hace un llamado a Hollywood a documentarse mejor y evitar los posibles sesgos de guionistas y otros miembros del equipo incluyendo representantes de su comunidad dentro de la producción.

Lo que el equipo tiene que decir

Emilia Clarke eutanasia

Emilia Clark, quien da vida a Louisa, presentó su postura sobre el tema en una entrevista con Vogue Australia durante la promoción del filme: «¿Qué haría yo?, ¿qué haría si fuera mi familia? ¿qué haría yo si fueran mis amigos? (…) todas esas preguntas me llevaban a la conclusión de que todo el mundo debiera tener derecho a elegir», dijo la actriz.

De acuerdo con sus declaraciones, la producción contó con el apoyo de un asesor que trabajó en un hospital con pacientes que sufrieron lesiones similares a las del protagonista, ya que Thea Sharrock, directora del filme, no deseaba que el resultado fuera una fantasía al estilo Hollywood.

«Lo que nosotros buscábamos era no juzgar, sino mostrar que esa es una opción más que tienen las personas (…) lo que la historia pretende es dar luz respecto a un tema que en este siglo ya no debería ser un tabú», señaló Clarke, quien en entrevista con The Guardian, también destacó que fueron muy cuidadosos con presentar una situación, no una opinión.

Durante un chat programado con los fans a finales del mes de mayo, el actor Sam Claflin también fue interrogado sobre su perspectiva sobre el duro planteamiento del filme y no dudó en poner muy clara una postura similar a la de su compañera.

¿Es lo mismo la eutanasia que el suicidio asistido?

Una de las claves fundamentales para entender el planteamiento presentado en principio por Moyes y más tarde por Sharrock en Yo antes de ti y la polémica desatada en torno al filme es la confusión que nubla la muerte digna, la eutanasia y el suicidio asistido, tres conceptos que, si bien están íntimamente relacionados, en ningún caso deben ser utilizados como sinónimos, ya que mantienen importantes diferencias tanto desde el punto de vista médico, como legal y social.

  • Ortotanasia o muerte digna: Se trata del derecho que tiene un paciente con una enfermedad irreversible o terminal a rechazar tratamientos que resulten invasivos o incómodos para su cuerpo, permitiendo que la muerte ocurra a su tiempo mientras los profesionales médicos otorgan todos los cuidados y tratamientos necesarios para reducir el sufrimiento sin alterar el curso de la enfermedad.
  • Eutanasia: Esta palabra entendida por sus raíces como «el bien morir», se define como una acción orientada a terminar con la vida de una persona que tiene una enfermedad irreversible, por compasión.
  • Suicidio asistido: Es ayudar a una persona que desea terminar con su vida para que consiga el objetivo que se ha planteado.

Uno de los casos más mediáticos de suicidio asistido fue el de Brittany Maynard, una chica de 29 años que decidió morir de esta forma en 2014, antes de atravesar el deterioro que le produciría un cáncer terminal en el cerebro. Su decisión fue posiblemente uno de los elementos determinantes para que California legalizara este procedimiento un año más tarde.

Brittany Maynard

La polémica que generan estos conceptos ha dado lugar al surgimiento de una nueva palabra en el debate: distanasia, que se define como la prolongación innecesaria del sufrimiento de una persona con una enfermedad terminal mediante tratamientos que no toman en cuenta la calidad de vida del paciente.

El tan polémico derecho a elegir

Yo antes de ti, es una película que plantea entonces un caso de suicidio asistido, no de eutanasia, con la diferencia fundamental de que el protagonista está consciente de todas sus opciones, toma el tiempo necesario y elige lo que considera mejor para él y para quienes lo rodean. Nadie toma esta decisión por él; las historias sobre personas con discapacidad que eligen enfrentar su realidad, superar los obstáculos que presentan en su camino y avanzar con ellos no están ausentes en el mundo cinematográfico. Intouchables, traducida en español como Amigos, es un claro ejemplo de ello.

Más allá del debate sobre la eutanasia y sus implicaciones éticas, sociales y religiosas, en el que difícilmente llegarán a un acuerdo los cientos de millones de personas en una país o en el mundo, parece que la pregunta más importante no es ¿crees que un paciente con enfermedad terminal debe morir?, sino ¿acaso no tiene cada persona el derecho a elegir su postura ante cada una de estas prácticas?

¿Qué tiene esto que ver con RSE?

En la temporada número diez de su popular serie Grey’s Anatomy, Shonda Rimes hace su propio planteamiento sobre la eutanasia poniendo en boca de Cristina Yang tres preguntas que parecen resumirlo todo:

¿Sabes quién eres?, ¿entiendes lo que te ha pasado?, ¿quieres vivir así?

Favorecer o condenar el suicidio asistido es una decisión que cada persona debe tomar de muy personal de acuerdo con sus propias creencias y con su entorno; sin embargo a nivel colectivo es necesario comenzar a preguntarnos ¿qué significa «así»?, ¿significa vivir en medio de la discriminación?, ¿significa no poder encontrar un empleo?, ¿significa sentirse vulnerable?.

Gobiernos, empresas y organizaciones tienen la responsabilidad de facilitar el desarrollo de las personas con discapacidad no sólo abriendo las puertas de sus oficinas y escuelas, sino respondiendo a sus necesidades particulares.

A pesar de que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha demostrado que excluir a las personas con discapacidad implica pérdidas económicas para las empresas, en México siete de cada diez de ellas se encuentran sin un empleo estable, lo que significa que sólo el 30% participa en el mercado laboral de manera activa y muchos de ellos ni siquiera reciben prestaciones. ¿Es este el «así» que queremos ofrecer a las personas con discapacidad, o estamos dispuestos a tomar las medidas necesarias para ser realmente incluyentes?

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

Comentarios

  • Esto ya es forzar demasiado el tema de RSC… Mmmm, hay que tener cuidado con banalizarlo de esta manera.

  • El tema de la eutanasia es un debate social desde siempre, Rogelio. Involucra no solo a individuos y sus derechos humanos, sino a clínicas, hospitales, laboratorios médicos, OSC. No estamos banalizando nada. Es como sugerir que aborto, violación, violencia doméstica, abuso infantil, etc. no pertenecen a la esfera de la responsabilidad social.