Género

Diferencia entre acoso, abuso y agresión sexual

Los recientes casos de escándalos sexuales resaltan la difusa línea que existe entre estos términos.

Con los recientes casos de escándalos sexuales en el mundo del cine e instituciones han resaltado la diferencia entre acoso, abuso y agresión sexual.

Diferencia entre acoso, abuso y agresión sexual

1-. Acoso sexual: es la intimidación de naturaleza sexual, o la promesa no deseada o inapropiada de recompensas a cambio de favores sexuales. La víctima puede ser tanto mayor como menor de edad y el delito puede darse de forma puntual o continuada en el tiempo. La condición es que tenga lugar en el ámbito de las relaciones laborales, en la prestación de servicios o en el ámbito de la docencia.

2- Delito de abuso sexual: consiste en acceder al cuerpo de otra persona sin consentimiento y sin violencia física.

3-. Agresión sexual: se trata de acceder al cuerpo de la otra persona para una actividad sexual, sin consentimiento y mediante la violencia. Su forma más grave es la penetración, pero no la única.

De acuerdo con la Asociación de Mujeres Juristas Themis, en la mayoría de las casos se disculpa al agresor y se culpa a la victima.

La psicóloga de la Federación de Mujeres Progresistas Yolanda Mateo, explica que al final se trata de delitos que dañan un aspecto muy íntimo de las personas y que dejan secuelas de todo tipo.

Hay una correlación entre el tipo de abuso y el tipo de secuela pero hay muchas variables que influyen, como las propias características de la persona y sus recursos psicológicos, la frecuencia y gravedad del abuso, el nivel de violencia física o psicológica que tenga, y sobre todo, la relación que exista con el agresor. Por ejemplo, en niños, el mayor daño es si lo comete el padre o padrastro, una figura primaria de apego con la que existe una relación de cuidado y dependencia explica.

La importancia de identificar el acoso

En el caso del acoso sexual en el trabajo, la psicóloga expresa el hecho de que muchas mujeres son violentadas sexualmente y no lo saben.

Están incómodas y se sienten mal pero no acaban de percibir que eso sea una violencia o un delito.Cuesta mucho identificarlo, ponerle nombre y sobre todo, saber dónde está la línea, porque está tan normalizado este tipo de conductas, como los comentarios inapropiados yendo por la calle, que es difícil ver que no es lo normal y que no eres tú quien se equivoca», explica.

Ella incide en la importancia del entorno porque para la recuperación de las víctimas de delitos contra la libertad sexual, ya que es importante que se puedan expresar sin temor a ser juzgadas o discriminadas.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact