RSE

Demanda el IMSS a minera tras accidente

Pocito está inundado; empresa no tenía bombas de desagüe: PGJE

Sólo uno de los siete trabajadores que fallecieron el 25 de julio pasado en el siniestro del pocito de carbón del mineral La Florida, municipio de Múzquiz, Coahuila, estaba afiliado al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), informó la delegación de esa institución.

Sin embargo, el IMSS se comprometió a pagar las pensiones y demás prestaciones a los deudos de todas las víctimas de esa tragedia. Además, en un comunicado de prensa, informó que presentó una demanda y/o querella en contra de los representantes legales de la Compañía Minera El Progreso, SA de CV.

Dicha demanda es contra quien resulte responsable del delito o delitos que se tipifiquen por la omisión en el cumplimiento de las obligaciones que prevé la Ley del Seguro Social.

“De los siete trabajadores fallecidos, sólo uno estaba registrado en el IMSS al momento de ocurrir el siniestro. A pesar de esta omisión del patrón, es de señalarse que el instituto procederá a la tramitación y, en su caso, al pago de todas las prestaciones a las que tienen derecho los beneficiarios de las personas que perdieron la vida.

“El IMSS reitera su compromiso de vigilar el cumplimiento de la ley y garantizar la protección de los derechos de trabajadores y sus beneficiarios”, se explicó en el documento.

El pozo sigue inundado

El jueves pasado, al cumplirse una semana de la muerte de los siete mineros en un pocito de carbón del mineral La Florida, municipio de Múzquiz, todavía no se ha podido efectuar el peritaje para conocer las causas del accidente, debido a que el yacimiento continúa inundado.

La profundidad del hoyo es de 75 metros (se había señalado que eran 73 metros) y el nivel del agua llega hasta la mitad, a 37 metros aproximadamente, dio a conocer el delegado de la Procuraduría General de Justicia (PGJE) en la Región Carbonífera, Norberto Ontiveros Leza.

“Lo más importante en este momento es realizar la prueba pericial para determinar qué generó la explosión”, comentó.

Sin embargo, reconoció que no han podido avanzar en ese aspecto, ya que el dueño de la compañía minera El Progreso, Federico Quintanilla Riojas (ex alcalde de Progreso), no cuenta con equipo de bombeo.

“Así lo reportó al Ministerio Público el perito en criminalística, lo que resulta de señalar, porque el empresario es propietario de otros pozos”, comentó Ontiveros Leza.

Respecto a las labores por realizar, explicó: “Hay que sacar toda el agua para poner el ventilador y que se seque, de esa manera podrán ingresar los peritos en criminalística de campo, fotografía y topografía; ellos tienen que bajar para la recolección de evidencias y toma de gráficas que permitan definir las causas del estallido”.

Según la principal hipótesis, la explosión se debió a que se reventó “una bolsa” de gas metano (al que los carboneros llaman gas grisú o el vaho del diablo).

Con base en las primeras indagaciones, el funcionario precisó que en el lugar había 16 trabajadores: siete estaban dentro del pocito y nueve afuera, donde efectuaban labores diversas: obreros, el malacatero, el ganchero, el responsable del pozo y el encargado de vigilar.

Fuente: eluniversal.com.mx
Publicada: 03 de Agosto de 2012

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario