A través del entrenamiento de un perro, el programa «Dejando huella», busca la reinserción de los adolescentes en conflicto:

Con el adiestramiento de perros y el trabajo socioemocional el programa llamado “Dejando Huella” busca que los adolescentes infractores adquieran herramientas para su habilitación laboral y la toma asertiva de decisiones, lo que ayuda a su reinserción social, según la Procuraduría General de la República (PGR).

Con el objetivo principal de alcanzar buenos niveles de reinserción social, esta labor la promueve la PGR entre jóvenes internos de las Comunidades de Tratamiento Especializado para Adolescentes de la Ciudad de México.

Los encargados de la realización de este programa son la Subprocuraduría de Derechos Humanos, Prevención al Delito y Servicios a la Comunidad (SDPDSC), en coordinación con la asociación Reinserta. Con éste, los adolescentes, además de adquirir habilidades para su reinserción social, les pudieron regalar los perros que ellos mismos adiestraron a niñas y niños con autismo y otras discapacidades.

De acuerdo con el Procurador en la Comunidad de Tratamiento Especializado para adolescentes, “nosotros no podemos incidir sobre las causas y sobre el proceso por el cual están ustedes aquí. Lo que sí podemos hacer es generar un trabajo conjunto para que ustedes sepan que la vida es mucho más amplia de lo que han vivido y que tienen toda esa vida por delante, que tienen muchas formas de relaciones y muchas formas de seguir, de continuar”.

Para el jefe del Gobierno de la Ciudad de México, José Ramón Amieva Gálvez, la suma de esfuerzos es siempre un factor importante para lograr resultados en beneficio de la ciudadanía, así como para brindarles una segunda oportunidad a los jóvenes que, por diferentes razones, se encuentran en internamiento.

La titular de la Subprocuraduría de Derechos Humanos, Prevención del Delito y Servicios la Comunidad de la PGR, Sara Irene Herrerías Guerra, dijo que el programa era “la pieza que nos faltaba, porque los jóvenes aprenden una herramienta para seguir adelante con su vida y permitirán transformar la vida de lo niños con autismo o personas con discapacidad.

Por su parte, Saskia Niño de Rivera, presidenta y cofundadora de la asociación civil Reinserta, ha dicho que este programa es una práctica innovadora y efectiva que podría llevarse a más lugares y atender a más jóvenes que quieran ser parte de este cambio.

Fue al concluir el evento que se entregaron certificados que avalan que los adolescentes son entrenadores caninos. Según Niño de Rivera, el 80% de los participantes respondieron de manera positiva al programa y mostraron una mejor conducta y desenvolvimiento en su vida diaria.


«Dejando Huella», es una práctica innovadora y efectiva que podría llevarse a más lugares y atender a más jóvenes que quieran ser parte de este cambio.

Twittea esta frase.


El programa “Dejando Huella” trabajó en tres ejes:

  1. En un proyecto de vida
  2. En el fortalecimiento de la toma de decies
  3. Reducción de acciones y pensamientos impulsivos que conllevan a conductas delictivas.

Durante los talleres, los jóvenes abordaron diversos temas como la relación con la especie, la socialización y adiestramiento positivo, además de habilidades como la empatía, tolerancia a la frustración, la responsabilidad, entre otras.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.