Ambiental Noticias

Decisiones éticas imposibles frente a incremento de casos COVID

Decisiones éticas imposibles frente a incremento de casos COVID
Escrito por ExpokNews

Cuando los hospitales están saturados, tomar decisiones éticas imposibles es parte del día a día del personal sanitario.

La llegada de la variante Ómicron está llevando a los profesionales de la salud en todo el mundo a enfrentarse a  decisiones éticas imposibles. Con esta nueva ola de incertidumbre y miedo, regresa el recuerdo de aquel mes de marzo del 2020, cuando vimos con horror cómo el COVID-19 inundaba todo el mundo.

De acuerdo con Fast Company, en Estados Unidos, específicamente la ciudad de New York, los hospitales estaban desbordados de enfermos y moribundos, mientras que los ventiladores y el equipo de protección personal (EPP) escaseaban. Los pacientes permanecían sentados durante horas o días en ambulancias y pasillos, esperando que se abriera una cama en el hospital. Algunos nunca llegaron a la unidad de cuidados intensivos que necesitaban.

Decisiones éticas imposibles en una crisis

Cuando los sistemas sanitarios se acercan a las condiciones de crisis, las primeras estrategias que se adoptan son hacer todo lo posible para conservar y reasignar los escasos recursos. Con la esperanza de seguir prestando una atención de calidad —a pesar de la escasez de espacio, personal y material— se cancelan las cirugías electivas, se traslada al personal quirúrgico a otras instancias de hospitalización para que preste atención y se retienen a los pacientes en el servicio de urgencias. 

Son las llamadas medidas de “contingencia”, que aunque pueden ser un inconveniente para algunos pacientes, se espera no perjudicarlos. Pero cuando una crisis se intensifica hasta el punto de que no se pueden prestar los servicios básicos a quienes los requieren, es necesario instaurar un triaje o protocolo de intervención. 

Lo anterior implica que, en esos niveles extremos de falta de medios, se aplicarán “normas de atención en crisis”, las cuales afectan la disponibilidad de cualquier tipo de recurso: desde el personal (como las enfermeras o los terapeutas respiratorios) hasta el material (como los respiradores o las mascarillas N95) o el espacio (como las camas de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), por ello el servicio brindado puede ser muy inferior al normal.

Cómo es el triaje en la práctica

En la primavera de 2020, el panorama parecía el peor: que no se dispondría de suficientes respiradores para todas las personas, que seguramente morirían sin uno. Así que los esfuerzos estuvieron dirigidos en delimitar algunas consideraciones éticas para así elegir quién debería obtener un ventilador. 

En este sentido, el triaje, el cual consiste en el orden de priorización de los pacientes, resulta la herramienta para salvar más vidas, pues de no hacerlo, el personal estaría actuando como si estuviera ante una situación habitual, lo que podría implicar decesos.

Por ejemplo, si no se cuentan con muchos equipos y estos se distribuyen conforme al ingreso del paciente, puede llegarse al punto de que todos los respiradores estén ocupados y la siguiente persona que necesite uno podría ser una mujer joven con una complicación en el parto, a la que quizá no sobreviva.

decisiones eticas imposibles hospitalizaciones

Para evitar este tipo de  escenario, los hospitales proponen utilizar un sistema de puntuación que cuente cuántos órganos de un paciente fallan y con qué intensidad. Esto se debe a que las personas con múltiples órganos que fallan no tienen mucha esperanza de vida, lo que en un estado de triaje, los haría no recibir prioridad.

Afortunadamente, antes de que se tuviera que utilizar este sistema en la primera batalla de la pandemia, se consiguió una prórroga. El uso de mascarillas, el distanciamiento social y el cierre de negocios entraron en vigor, y funcionaron. Se dobló la curva. 

En abril de 2020, Colorado tuvo casi 1,000 casos de contagio por día. Pero a principios de junio, las tasas de casos diarios se situaban en unos pocos centenares. Pero la propagación de COVID-19 volvería a aumentar en agosto cuando se relajaron esas medidas, por supuesto. Y la oleada de Colorado en diciembre de 2020 fue especialmente grave, si bien estos aumentos se controlaron con nuevos confinamientos y restricciones.

Entonces, ocurrió lo que en aquel momento parecía un milagro: una vacuna segura y eficaz estuvo disponible. Primero fue solo para las personas con mayor riesgo, pero después otros sectores de la población pudieron acceder a ella.

Había pasado poco más de un año desde que inició la pandemia y la gente sentía que el final estaba a la vista. Así que las mascarillas y EPPs dejaron de usarse, hoy sabemos que demasiado pronto.

Un recuerdo inquietante de 2020

En diciembre de 2021 en Colorado, los hospitales estaban llenos. Algunos incluso superaban el 100% de su capacidad. Por lo que resulta inquietante que hoy muchos integrantes de la comunidad no quieran llevar un cubrebocas o evitar aglomeraciones.

Las personas que se han vacunado no creen que sea justo que se les obligue a cancelar sus planes de vacaciones, cuando más del 80% de las hospitalizaciones por COVID-19 son de quienes no se vacunaron. En este último grupo, muchos parecen creer que simplemente no están en riesgo, lo que no podría estar más lejos de la verdad.

decisiones eticas imposibles covid

Debido a esto, muchas instituciones de salud se enfrentan de nuevo a decisiones éticas imposibles, incluso aplicando el método de selección antes mencionado. Aunque el panorama ha mejorado, puesto que ya hay más material, no pasa lo mismo con el personal, al que el estrés y el agotamiento le están pasando factura

Así que los trabajadores del sistema sanitario se encuentran de nuevo en un punto de ruptura. Y cuando los hospitales estén llenos otra vez, se verán obligados a elegir a quien salvar.

Dilemas éticos y conversaciones dolorosas

A principios de 2020, se localizaban a los pacientes que morirían con respirador para preservarlo y que fuera ocupado por alguien más. A la fecha, los equipos de planificación evalúan a personas que puedan sobrevivir fuera de la UCI. Sin embargo, al liberar esos lugares se requerirán de más camas de recuperación, por lo que igual será importante identificar a las que puedan ser enviadas a casa antes.

Por ejemplo, alguien que padece cetoacidosis diabética o CAD —una enfermedad en la cual se presentan niveles muy altos de azúcar y electrolitos—, por lo regular debería ser atendido en la UCI, pero si se está bajo un periodo de triaje, podría ser enviado a la planta de recuperación, y así tener espacios en urgencias para casos graves de COVID-19.

Decisiones éticas imposibles frente a incremento de casos COVID

La CAD es peligrosa y suele requerir el ingreso en una UCI para una infusión continua de insulina. Sin embargo, los pacientes con cetoacidosis solo en raras ocasiones acaban necesitando ventilación mecánica. Así que, en circunstancias de triaje de crisis, no hay problema en trasladarlos a las camas de hospitalización.

Pero, ¿de dónde se van a sacar habitaciones de recuperación si estas también están llenas? Una solución consistiría en que las personas con infecciones graves debidas al uso de drogas por vía intravenosa, que regularmente son mantenidas en el hospital mientras reciben tratamiento, fueran enviadas a casa. Lo anterior representaría una entre muchas decisiones éticas imposibles que en caso de crisis podrían tomarse.

Los ejemplos anteriores muestran cómo es la norma de atención frente a casos insostenibles, quizá su implementación no sea tan lejana, por ello, un punto que preocupa a los responsables sanitarios es el preparar a familiares en caso de hacerlo. De hecho es lo que más temen: ¿cómo se debe dar la noticia a los pacientes de que la atención que están recibiendo no es la que correspondería porque la situación es abrumadora?

Cuando las vacunas aparecieron se esperaba no volver a tener estas conversaciones, pero con cada variante nueva y cada persona que no acepta su responsabilidad al pasar por alto las reglas sanitarias estamos más cerca de que el personal médico vuelva a pronunciarlas.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario