Comunicación Interna y Endomarketing Entendiendo la Responsabilidad Social RSE

¿Deben las empresas promover la amistad en el trabajo?

Tener un mejor amigo en el trabajo no merma el desempeño, por el contrario… ¡Echa ojo a este estudio!

¿Alguna vez has tenido un mejor amigo en el trabajo?

La pregunta parece inocua, con poca o ninguna importancia. De hecho si alguien te la hiciera por casualidad no pensarías que la respuesta pudiera impactar en tu desempeño laboral, ¿o si?

El tema parece mucho menos polémico, e incluso menos relevante, que las relaciones de pareja al interior de una organización. Sin embargo juega un papel clave en la calidad de vida de los colaboradores, la forma en que desempeñan sus actividades laborales, e incluso el nivel de compromiso que mantienen con la empresa.

Luego de 30 años de investigación sobre el tema, Gallup ha realizado algunos hallazgos a los que tu marca le gustaría prestar atención acerca de esta pregunta aparentemente irrelevante, pero controvertida.

La mayoría de los líderes de negocio te dirían que las amistades poco tienen que ver con los resultados de una compañía… y se equivocaría al afirmarlo.

De hecho, es posible que muchos piensen que las amistades en la oficina resultan más bien perjudiciales para el desempeño de la organización.

Amistad en el trabajo: ¿Afecta el desempeño?

Se piensa típicamente que las mujeres son particularmente propensas a establecer relaciones estrechas en el ámbito laboral; dicha tendencia se percibe con frecuencia como una actitud poco profesional, por incentivar el cotilleo.

La mayoría de las mujeres ha tenido la experiencia de estar hablando con una compañera de trabajo cuando un colega pasa y hace comentarios como: ¿Cuál es el chisme ahora, señoritas?

El estereotipo de la charla ociosa entre mujeres parece perseguirlas desde el lavadero, hasta el baño y también en la oficina. Eso, por cierto, muy a pesar de que existan investigaciones que prueban que los hombres cotillean a la par.

A pesar de la pésima reputación que tiene la amistad de afectar el desempeño de los colaboradores -y de la forma en que dicho prejuicio se ha utilizado para juzgar a las mujeres- las investigaciones de Gallup han encontrado que tener un mejor amigo en la oficina, no solo no representa un inconveniente, sino que mejora el rendimiento de hombres y mujeres.

En 2018, Gallup descubrió que al menos dos de cada diez trabajadores tienen amigos en el trabajo; sin embargo, estimó que si ese número se elevara a seis de cada diez, las empresas verían una reducción de hasta 36% en incidentes de seguridad, hasta 12% más ganancias y clientes más comprometidos hasta en un 7%.

Amistad: Clave para el compromiso de tus colaboradores

Las investigaciones de Gallup han encontrado que tener un mejor amigo en el trabajo está directamente relacionado con la cantidad de esfuerzo que los colaboradores invierten en sus actividades diarias. Aquellos que están seguros de haber encontrado una buena amistad en el trabajo tienen 63% más posibilidades de participar activamente en actividades de la empresa, en comparación con quienes aseguran lo contrario.

Además, de acuerdo con esta misma investigación, quienes tienen lazos de amistad en el trabajo tienen menos posibilidades de buscar un nuevo empleo. Adicionalmente son más propensos a sentir solidaridad con su equipo, califican de forma más positiva el desempeño de sus compañeros y entienden mejor lo que se espera de ellos.

Este grupo de colaboradores también suele correr riesgos que conducen a un mayor índice de innovación.

Un mejor amigo es alguien con quien nos sentimos cómodos y seguros; compartimos ideas sin sentirnos juzgados y, a cambio, respondemos de modo similar evitando señalamientos.

Es gracias a ello que las amistades en el trabajo también pueden reducir significativamente los conflictos entre miembros de un mismo equipo y la competencia negativa.

Cómo promover la amistad en el trabajo

La amistad en el trabajo, entonces, no solo favorece la calidad de vida de los colaboradores y ayuda a reducir sus niveles de estrés; también contribuye a construir una cultura laboral sólida y mejorar el rendimiento de la organización.

De ahí que las empresas necesiten perder el miedo y prestar atención en la tarea de promover la creación de vínculos amistosos entre colaboradores.

1. Comunicación abierta

No basta que tus colaboradores sean amigos de esos que salen de fiesta el viernes al salir de la oficina. Para que la amistad en el trabajo sean realmente benéficas para el rendimiento de la organización, hace falta una cultura de diálogo abierto.

Lo anterior significa que es tarea de los líderes de equipo incentivar a sus colaboradores a compartir sus pensamientos voluntariamente y contribuir, de acuerdo con sus habilidades, a construir una cultura de diálogo abierto. Para ello es necesario realizar un esfuerzo activo y sensible para atraer a las personas que no se sientan cómodas inmediatamente al hablar.

Construir este tipo de entorno no solo facilitará que los miembros del equipo sean auténticos con sus compañeros de trabajo, sino que les permitirá trabajar juntos e forma más efectiva para cumplir los objetivos del grupo.

Por otro lado, si los líderes de una organización no está interesado en nuevas ideas y trabaja para obstaculizar la transparencia en la comunicación, su equipo todavía podrá formar amistades cercanas, pero es altamente probable que estas no sean benéficas para la organización.

Este comportamiento por parte del líder incentiva a los amigos a invertir su tiempo en compadecerse uno al otro y protegerse a sí mismos en lugar de motivarse mutuamente a mayores niveles de compromiso.

A medida que hablan sobre sus experiencias con una gestión degradante o desorganizada, probablemente se arraigarán más en sus impresiones negativas de la empresa. 

Al operar dentro de una cultura laboral tóxica, las amistades en el lugar de trabajo se convierten en cajas de petri de la infelicidad, generando más infelicidad. 

Para que las amistades de tus colaboradores trabajen a tu favor, tu equipo necesita confiar y creer en el negocio lo suficiente como para inspirarse mutuamente para esforzarse más.

2. Voluntariado corporativo

Las experiencias significativas unen a las personas. Si su equipo se ofrece como voluntario para una causa en particular, o recibe un beneficio, todos obtienen la «ayuda alta» que viene al hacer algo amable por los demás, y esa apertura emocional es un terreno fértil para hacer amigos. La Encuesta de Voluntariado Deloitte 2017 encontró que el 70 por ciento de los encuestados creía que el voluntariado como equipo en realidad aumentó la moral más que los mezcladores sociales de la compañía, y el 89 por ciento creía que las funciones de caridad patrocinadas por la compañía hicieron un mejor ambiente de trabajo. Además, estos proyectos tienen el beneficio adicional de requerir que las personas trabajen juntas, pero no en sus capacidades profesionales habituales. Entonces, hay espacio para que las personas brillen de diferentes maneras. 

3. Trabajo colaborativo

La responsabilidad número uno del gerente es asegurarse de que todos sepan lo que deben hacer. Pero una vez que se maneja, la combinación de equipos para fusionar su experiencia en un determinado proyecto es una excelente manera de obtener ideas innovadoras y, al mismo tiempo, permitir que se conozcan nuevas personas. Una encuesta de Google de 258 empresas norteamericanas encontró que el 88 por ciento de los encuestados que dijeron que la moral de los empleados y la satisfacción laboral eran altas también coincidieron en que su empresa apoyaba la colaboración y el intercambio de conocimientos entre los silos organizacionales.

4. Espacios divertidos

La fiesta de Navidad de la oficina es legendaria por permitir que los empleados se familiaricen con una capacidad «más flexible», pero no necesita rompope para comenzar a chatear. Configure canales para que los empleados se mezclen durante todo el año. Por ejemplo, puede probar un calendario de emparejamientos de café al azar. Cualquiera que quiera participar será emparejado aleatoriamente con alguien más en la oficina para una fecha de café semanal (o mensual). Tal vez te emparejan con alguien que nunca has conocido antes, o tal vez te emparejan con alguien que conoces, pero en realidad no te has contactado en mucho tiempo. Incluso podrías cambiar el café por pedicuras o una clase de yoga.

Otra opción es organizar una comida en la oficina donde todos traigan un plato que hayan hecho ellos mismos. La comida tiene una forma especial de unir a las personas y, a menudo, facilita las conversaciones sobre la infancia y los antecedentes de las personas.

Puede ser ansioso que un nuevo empleado se presente a todos. Entonces, después de que se instalen, no querrás abrumarlos en su primer día, es un dulce truco colocar un tazón de dulces en su escritorio. Las personas tendrán una razón para pasar y presentarse sin demasiadas charlas incómodas. Puntos de bonificación si elige un caramelo retro que seguramente despertará algunos recuerdos u opiniones fuertes.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact