Noticias RSE

De encontrar las llaves al acoso solo hay… un AirTag

acoso por AirTags
Escrito por Margarita Romero

Estos dispositivos fueron creados para ayudar a localizar objetos, pero ahora ¿hay acoso por AirTags? Conoce el riesgo que se ha generado.

En la actualidad, los avances tecnológicos han llegado tan lejos que se encuentran al alcance de nuestras manos, claro ejemplo es el dispositivo móvil en donde seguramente estás leyendo esto.

Dichos dispositivos buscan facilitar la vida de los usuarios o resolver problemas específicos, pero… ¿qué sucede cuando el uso que se les da no es el más responsable? Te presentamos el caso de los AirTags, dispositivos que han rebasado su función principal: localizar las llaves, y se han transformado en herramientas para facilitar el acoso.

¿En quién recae la responsabilidad social en una situación como esta? ¿Empresa o usuario? Te contamos los detalles.

¿Qué son los AirTags?

Apple Inc. —empresa estadounidense que produce equipos electrónicos, software y servicios en línea— lanzó en abril del 2021 los AirTags bajo una premisa simple: “Pierde la costumbre de perder las cosas”.

Los AirTag son dispositivos de localización que funcionan a través de la red Find My de Apple, la cual permite localizar casi mil millones de dispositivos Apple activos, incluidos iPhones y Mac.

El propósito de los AirTags es ayudar a los usuarios a encontrar sus llaves, cartera, mochila o cualquier objeto que se pierden de forma constante. Funciona al momento en que se coloca el AirTag como un llavero, el cual emitirá un sonido para ser localizado rápidamente, también se puede ver en el iPhone la ubicación del dispositivo para ser encontrado.

Si bien el uso de esta tecnología parece ser un sueño vuelto realidad, la otra realidad es que desde su lanzamiento se ha generado acoso por AirTags, un problema que está escalando a gran velocidad.

Acoso por AirTags

El acoso es la insistencia o persistencia hacia una persona sobre acciones, preguntas o insinuaciones que son molestas. De acuerdo con la ONU, específicamente el acoso sexual se encuentra en diferentes espacios tanto públicos como privados, actos que se hicieron más evidentes tras del Movimiento #MeToo.

La problemática es tan grave que de acuerdo con las estadísticas, tan solo en EE.UU. una de cada cinco mujeres será victima de algún tipo de violencia sexual en contraste solo uno de cada 71 hombres que sufrirá este tipo de violencia. Y eso es lo que se encuentran propiciando los AirTags.

Al respecto se han presentado diversos casos, uno de ellos es el de Ashley Estrada, quien compartió con The New York Times que en septiembre de 2021 notó que cerca de la casa de una de sus amigas en Los Ángeles había un AirTag. Sin embargo, ninguna de las personas cercanas a ella o a su amiga tenía un dispositivo de este tipo.

La notificación en el celular de Ashley advertía que el AirTag había estado por primera vez con ella cuatro horas antes. Además, un mapa del historial del AirTag mostraba el recorrido que había hecho por la ciudad. Al notar este “seguimiento” Estrada señaló:

Me sentí violada. Pensé ¿Quién me está rastreando? ¿Cuál era su intención conmigo? Me dio miedo.

Ashley Estrada, mujer que sufrió acosado por AirTags.

Por si fuera poco, través de redes sociales se han conocido experiencias similares, como el caso de Erika Torres, quien a través de YouTube comparte su experiencia.

Ante esto, es importante mencionar que la a Red Nacional para Poner Fin a la Violencia Doméstica (NNEDV por sus siglas en inglés) ya había advertido sobre los malos usos de esta tecnología:

Si bien Apple AirTag es un producto barato y fácil de usar para encontrar un artículo perdido, también es una herramienta de vigilancia preocupante que un abusador podría aprovechar para rastrear discretamente a su pareja.

Red Nacional para Poner Fin a la Violencia Doméstica.

Dicha situación está poniendo un tema sobre la mesa: ¿Esto es responsabilidad de Apple?

¿Hasta donde llega la responsabilidad de Apple?

Lo que está sucediendo actualmente respecto al acoso por AirTags, no es ninguna sorpresa. De hecho, desde su lanzamiento se hizo la pregunta: ¿Puede el Apple AirTag aumentar el abuso doméstico o la violencia sexual?

Ahora la respuesta es que sí, y también el acoso, ya que este uno de los detonantes en el camino de las mencionadas problemáticas. En abril e 2021 (fecha de su lanzamiento), Apple afirmó desalentar el acoso al alertar a un usuario de iPhone si se ha colocado la etiqueta de otra persona en su persona, y al hacer que el AirTag suene después de tres días si no se han emparejado con su iPhone de origen. ¡Tres días!

Sin embargo, Fast Company se dio a la tarea de analizar y cuestionar a la marca al respecto, ante lo que un portavoz respondió:

“Nos tomamos muy en serio la seguridad del cliente y estamos comprometidos con la privacidad y seguridad de AirTag. AirTag está diseñado con un conjunto de funciones proactivas para desalentar el seguimiento no deseado, una novedad en la industria, y la red Find My incluye un sistema inteligente y sintonizable con elementos disuasorios que se aplica a AirTag, así como a productos de terceros que forman parte de Find My programa de accesorios de red. Estamos elevando el nivel de privacidad para nuestros usuarios y la industria, y esperamos que otros lo sigan”.

¿Qué sucedió entonces? Los usuarios comparten actualmente:

Apple realmente debería asumir responsabilidad de este producto y del peligro en el que pone a las personas.

Usuarios.

Por su parte, Apple ha respondido recientemente:

Si los usuarios sienten que su seguridad está en peligro, los animamos a que se pongan en contacto con las fuerzas de seguridad locales, que pueden trabajar con Apple para proporcionar toda la información disponible sobre el AirTag desconocido.

Apple.

Si bien es importante mencionar que el mal uso de ciertos dispositivos va más allá de la responsabilidad de la empresa y recae en los usuarios, Apple, sí debería estar tomando acción al detectar este tipo de riesgos —lo cual no sucedió o no se ha hecho de la mejor manera— ya que estos se veían venir desde hace meses, y ahora se ven las consecuencias de ello.

seguimiento-acoso-por-AirTags

Tomar acción más clara sobre el acoso por AirTags, no solo podría hacer una gran diferencia social, sino también fortalecer la propia reputación de la empresa. Cabe destacar que los gigantes tecnológicos no pueden evitar como tal el mal uso de sus productos o servicios, pero generar candados o algún tipo de restricción para que esto no suceda, sí es algo que está en sus manos.

¿Consideras que la respuesta por parte de Apple ha sido suficiente en el acoso por AirTags?

Acerca del autor

Margarita Romero

Amante de las humanidades, las ciencias sociales, el género y la movilidad urbana. Me entusiasma colaborar en espacios donde pueda desarrollar mis conocimientos e ideas.

Dejar un comentario