RSE

Crecer en aislamiento, una amenaza para el desarrollo infantil

La falta de convivencia con otros niños puede retrasar el desarrollo de algunas habilidades en los menores de edad

Antes de la emergencia sanitaria, las niñas y niños tenían contacto con otras personas más allá de su mamá y papá, como eran sus compañeros en los parques de juegos, en los centros de desarrollo, la guardería o el kínder, por lo que, el hecho de no asistir a los espacios en donde convivían con sus pares, ha dejado de lado la oportunidad de convivir con personas de su edad.

Mercedes de la Maza, directora general del Centro de Formación de Valores (Cenfova), explica que es gracias a la convivencia con otras niñas y niños que desarrollan habilidades primordiales como la resolución de conflictos o la negociación para llegar a acuerdos, “les permite además, conocer, por ejemplo, las diferencias de cada integrante del grupo con el que conviven, sus propias habilidades y las de los demás, así como descubrir que no sólo hay una fuente de información que proviene de los adultos, sino que hay un entorno por descubrir y del cual aprender”.

La experta expone que las niñas y los niños en primera infancia fortalecen su desarrollo a partir de esa fuente de información tan valiosa que es la convivencia con sus pares, “habrán bebés que les resulte un gran impulso ver a otros gatear, caminar los primeros pasos o darse una marometa, se irán enterando de lo que les corresponde por su edad; desafortunadamente, debido a la emergencia sanitaria, ahora las y los bebés no cuentan con esos espacios para relacionarse con otros, por lo que es importante que desde casa se promuevan, en la medida de lo posible, actividades estimulantes”.

El aislamiento social

Carla tiene 34 años y es mamá de Mateo, quien tiene dos años y 10 meses de edad. Ella explica que a partir de la emergencia sanitaria ha visto la manera en la que le ha afectado la nueva rutina, “él acudía a una guardería en la que tenía mucha actividad, incluso cuando pasaba por él, lo veía cansado de jugar, y me platicaba las nuevas canciones y juegos que había aprendido. Ahora es distinto, sé que extraña estar con sus amiguitos y ver a sus maestras”.

En mayo, en España, Save the Children dio a conocer los resultados de las entrevistas que la organización realizó a más de seis mil niñas y niños en Alemania, Finlandia, España, Estados Unidos y el Reino Unido, para conocer cómo afecta la emergencia sanitaria a su estado emocional y psicológico. La investigación revela que prácticamente uno de cada cuatro niños sufre ansiedad por el aislamiento social y que muchos de ellos corren el riesgo de sufrir trastornos psicológicos permanentes, incluida la depresión.

En el informe antes citado, Anne-Sophie Dybdal, experta en Protección Infantil y Salud Mental de Save the Children indica que las personas que están al aire libre de manera habitual tienen una actividad más baja en la parte del cerebro que se enfoca en las emociones negativas repetitivas, siendo esta una de las razones por las que las niñas y niños pueden desarrollar sentimientos negativos durante el confinamiento dentro del hogar.

La directora general de Cenfova comenta que las mamás, papás y cuidadores tienen un papel preponderante en ese esfuerzo de acercar a sus bebés a experiencias que fortalezcan la etapa de crecimiento en la que se encuentren, por lo que recomienda conocer las herramientas y los ejercicios que los menores, de cero a 6 años, necesitan para su sano desarrollo.

Para finalizar, la especialista comenta que en la vida cotidiana hay un sinnúmero de oportunidades que se pueden aprovechar para hacer de la rutina un espacio de aprendizaje para niñas y niños en primera infancia, “de acuerdo a su edad, y siempre bajo supervisión y cuidado de un adulto, se les puede acercar a que sientan las texturas, las formas de los objetos que tenemos en casa, y echar mano de materiales como las telas de la ropa, las superficies de los muebles, incluso el mismo piso y hay que ser compañía de ese descubrimiento sobre las sensaciones de temperatura, colores, tamaños y materiales, para enriquecer la rutina diaria”.

Ahora Carla, la mamá de Mateo, comenta que al terminar la charla se conectará con él para realizar una videollamada con su abuela y habla sobre los cambios por venir, “acaba de entrar al kínder y seguirá sin sociabilizar con otros niños, estoy segura que eso lo necesita mucho, ya que está creciendo entre puros adultos”.

Fuente: El Sol de México

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]