RSE

Corrupción en la cúpula del futbol, Blatter ya lo sabía

El presidente de la FIFA dice que sólo el congreso del organismo podría sancionar a Havelange

El jefe de la FIFA, Joseph Blatter, aseguró hoy que sólo el congreso del organismo puede decidir sobre la permanencia del brasileño Joao Havelange como presidente de honor del organismo.

“No no tengo el poder de pedirle cuentas. El congreso lo nombró presidente honorario. Sólo el congreso puede decidir sobre su futuro”, dijo el suizo en la web del ente rector.

Havelange, ex presidente de FIFA, y Ricardo Teixeira, ex jefe de la Conferedación Brasileña de Futbol (CBF), recibieron sobornos millonarios en el marco de negocios con la extinta empresa de marketing deportivo ISMM/ISL, según revelan documentos hechos públicos el miércoles por un tribunal suizo.

Blatter admitió de forma indirecta haber sabido sobre los pagos realizados por la empresa entre 1989 y 2001, pero aseguró que por entonces no era un delito.

“Entonces tales pagos podían incluso deducirse de los impuestos como gastos del negocio. Hoy, serían punibles por ley. Uno no puede juzgar el pasado en base a los estándares de hoy. Si no, se acabaría con la justicia moral. No pude saber sobre una ofensa que ni siquiera era tal”, señaló.

Los nombres de Havelange y Teixeira fueron relacionados durante años con el caso ISL, pero las actas del juicio por la bancarrota de la empresa nunca se hicieron públicas hasta ahora.

El proceso se cerró en mayo de 2010 tras el pago por parte de los dos acusados de una suma aún desconocida. Sin embargo, la Corte Suprema suiza ordenó el miércoles que el sumario se hiciera público a petición de organizaciones de prensa.

De acuerdo con estos documentos, Havelange —presidente de la FIFA entre 1974 y 1998— recibió 1.5 millones de francos suizos (al cambio actual, unos 1.53 millones de dólares), mientras que Teixeira se llevó, entre mayo de 1995 y noviembre de 1997, al menos 12.74 millones de francos suizos (actualmente unos 13 millones de dólares).

En total, ISL hizo pagos por valor de 138 millones de francos suizos entre 1989 y 2001 para contar con el favor de dirigentes de la FIFA en la adquisición de derechos de retransmisión de sus competencias.

Blatter, que no fue imputado en la causa, fue secretario general del organismo entre 1990 y 1998, cuando se convirtió en presidente.

Havelange, de 96 años, renunció el año pasado como miembro del Comité Olímpico Internacional (COI), al que pertenecía desde 1963. Los motivos alegados fueron su mala salud —en los últimos meses estuvo hospitalizado por diversos problemas—, pero su dimisión fue ligada de forma general con su implicación en los casos de corrupción.

Teixeira, que es además ex yerno de Havelange, también se apartó de sus puestos de poder en los últimos meses. Este año renunció a su lugar en el Comité Ejecutivo de la FIFA y a la presidencia de la Confederación Brasileña de Futbol (CBF) —donde estuvo 23 años al mando— y del Comité Organizador del Mundial de Brasil 2014.

Blatter explicó que el tribunal federal suizo decidió que se mantuviera en el anonimato “los nombres de terceros no acusados”.

“Yo no he sido acusado y, por tanto, permanezco de forma anónima.

Ninguno de los dos, Havelange y Teixeira, señala el documento de la corte suiza, reveló ni transmitió a la FIFA los pagos que percibieron ligados a su actividad dentro de este organismo, por lo que se confirma que existió “infracción del deber” y que la misma ocasionó un daño a la FIFA y un enriquecimiento de los sobornados.

Fuente: excelsior.com.mx
Publicada: 13 de Julio de 2012

Acerca del autor

ExpokNews

Comentarios

Dejar un comentario