Ambiental RSE

Convertir la basura en abono, ¿con bicis?

Este proyecto se desarrolla abordo de una bici dentro de las calles de una ciudad Francesa ¡entérate!

Por las calles de Francia, en Nantes, un grupo de ciclistas se pasea recogiendo la basura orgánica que generan los restaurantes de la urbe. Ellos recogen la basura orgánica como cáscaras, hojas, restos de café y peladuras son convertidas en composta que destinan a espacios verdes urbanos.

Se trata de La Tricyclerie, una iniciativa creada por Coline Billon, ingeniera en gestión medioambiental de 26 años, que ha sido nominada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente al galardón Young Champion of the Earth, dotado de 15 mil dólares para cada uno de los seis ganadores.

“Estaba muy involucrada en asociaciones que recolectaban excedentes de comida de los supermercados para dárselos a la gente”, cuenta por teléfono Billon. “Pero quería hacer algo que vinculara campo y ciudad. Pensé en recoger los residuos orgánicos de la gente ya que en Nantes no había ningún sistema implementado, pero me di cuenta de que era demasiado para una sola persona”.

Ella comenzó con un triciclo con remolque para recoger la basura de ocho locales que aceptaron probar el servicio. Cabe mencionar que, de acuerdo con El País, este proyecto en cuatro meses recolectó dos toneladas. Y fue así que creó La Tricyclerie,

Esta asociación tiene como objetivo poner en valor estos desechos y evitar su quema. La Tricyclerie desarrolla el proyecto a bordo de bicicletas, el cual es un medio de transporte integrado en la vida nantesa.

De acuerdo con el sitio de este proyecto, la bicicleta remolque sirve como herramienta de movilidad y es un elemento creativo de vinculación social sin ningún impacto negativo al ambiente.

En la asociación trabajan unas 15 personas, gran parte de ellos voluntarios que colaboran habitual u ocasionalmente. Al mes ya recogen unas dos toneladas de residuos.

Los establecimientos pagan por el servicio, pero esto no es como un basurero”, detalla Billon. “Ellos también forman parte del proyecto: hacemos mucha comunicación y les implicamos, y ellos trasladan el mensaje a sus cliente”.

Un local pequeño llega pagar una cuota entre 40 y 60 euros y esto da derecho a dos recogidas a la semana.

La Tricyclerie también trabaja con empresas, que generan en su mayoría restos de café.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.

Dejar un comentario