Ciudadanía en Construcción

Consideraciones sobre voluntariado infantil y juvenil

Siempre hay un momento en la

infancia en el que se abre una

puerta y deja entrar al futuro.

Graham Greene

Por Emilio Guerra Díaz

La promoción del voluntariado y buscar que más personas se incorporen a este tipo de servicio es una necesidad social y, a la vez, una acción estratégica de cualquier gobierno por lo cual la Organización de las Naciones Unidas (ONU) recomienda que el voluntariado sea impulsado por gobiernos, instituciones educativas y por supuesto, organizaciones de la sociedad civil.

Pero ¿Qué implicaciones o riesgos se corre al involucrar a infantes y jóvenes en actividades de voluntariado?, ¿Qué beneficios o ventajas obtiene esos grupos sociales por colaborar con su comunidad?

Promover que la población infantil y juvenil se incorporen al voluntariado resulta fundamental para que los niños y adolescentes descubran a temprana edad su vocación y misión personal y puedan enfocar sus actividades escolares y desarrollo personal a esos fines. Ese es sin duda el mayor beneficio que obtienen padres e hijos. En un futuro les va a permitir enfocar sus intereses a esas actividades y como diría Bertrand Russell asumirán una disciplina fundamentada en el convencimiento de que fijarse objetivos y metas les hará alcanzar sus ideales y moldeará su futuro personal y profesional.

La actividad voluntaria enfocada a la infancia y juventud brinda entonces concretos distintos beneficios:

a) Los niños y jóvenes aprenden a involucrarse en la solución de problemas. Valoran su situación familiar y personal pero florece en ellos el amor por el acto de dar. Constituye un pilar para edificar la solidaridad.
b) Trabajo conforme a valores. Los infantes involucrados en actividades voluntarias, si aquellas son bien preparadas, fundamentan el actuar voluntario conforme a los principios y valores de la institución que organiza la actividad voluntaria. Explican cuáles son las condiciones de los beneficiarios y por qué la sociedad les está ayudando. Con ello se muestran y asumen los valores que pronto se identifican y refuerzan los que han sido inculcados en el seno familiar.
c) Las relaciones familiares se estrechan. Al convocar a infantes y jóvenes a actividades voluntarias, desde la escuela, la universidad, la iglesia, la organización de sociedad civil, ellos acaban involucrando a los jefes de familia. De ser un actor “tradicionalmente inactivo”, el niño o joven educa al padre y a la madre en la solidaridad. Así, un niño de sexto año de primaria involucrado en una jornada de ayuda a comunidades indígenas dice a su papá: “Yo estoy ayudando en el programa de peso y talla de la comunidad, y pregunta: ¿Tu qué haces? Esto llama la atención del padre que entonces se ve estimulado también en participar.
d) Beneficio personal. Los padres de familia que permiten que sus hijos se involucren en actividades voluntarias cuentan con un recurso adicional para su formación, pues a través del servicio, descubren qué es lo que desean hacer en el futuro para ganarse la vida. La disciplina que buscan los padres inculcar en sus hijos toma una característica que rompe su rigidez, pues la percepción y el convencimiento en los infantes de que se fijen metas y deseen alcanzarlas orienta y estimula la adquisición de hábitos.

Riesgos y amenazas

No obstante a los nobles resultados que se pueden alcanzar mediante el voluntariado infantil y juvenil, su gerenciamiento puede representar algunos riesgos. Administrar actividades voluntarias enfocadas a los niños presupone en estos tiempos tres riesgos o amenazas que se deben cuidar:

a) Paidofilia. Si la actividad voluntaria para niños y jóvenes no es preparada en forma profesional y se determinan políticas y procedimientos claros, se está en riesgo de que sufran acoso sexual o abuso por personas mal intencionadas que se involucran en la organización o por los mismos beneficiarios u otros actores comunitarios.
b) Explotación infantil. A menudo si no se cuidan los aspectos y propósitos de la actividad voluntaria, ésta puede ser sujeta a críticas sobre explotación infantil por el resultado y logros obtenidos por la comunidad. Este es un riesgo que puede ser originado desde los mismos beneficiados. Se abren posibilidades de severas críticas cuando se señala, por ejemplo, que niñas de un orfelinato han elaborado pulseras como terapia ocupacional y que ahora se ponen a la venta para ayudar a sufragar los gastos de la institución. Como reina la desconfianza en torno al servicio social bienintencionado entonces cualquiera puede argumentar que se establece una relación de explotación laboral.
c) Inseguridad. Actualmente las condiciones de inseguridad que se registran en muchas regiones del país demanda considerar la conveniencia o no de realizar estas actividades. Comunicarlas con mucha anticipación puede resultar perjudicial.

En todo caso, el voluntariado para menores de 18 años debe impulsarse como una actividad educativa, cívica, formativa. Puede ser dentro de actividades de corta duración, donde los padres también estén participando y es recomendable que ocurran al aire libre, fuera de la institución.

Recomendaciones

1) Diseñar actividades educativas donde se tenga como objeto impulsar la solidaridad. No se recomienda que infantes participen en actividades productivas, es decir, que generen por ejemplo pulseras, aretes, collares o artesanías que serían vendidos por la institución que organiza la actividad. Así se evitan las críticas de explotación infantil.
2) Organizar actividades de impacto de un sólo día donde los padres de familia también participen como son, la reforestación, recuperación de parques, bosques y camellones, etc.
3) Se recomiendan realizar actividades al aire libre en lugar de aquellas que ocurren en instalaciones cerradas
4) Empatar por lo menos que por cada dos niños exista un adulto responsable de ellos
5) Invertir en la comunicación del evento. Explicar a padre y madre, a la comunidad, maestros y cualquier adulto involucrado sobre la actividad de servicio voluntario que realizarán y apegarse a estas labores. Conviene que padres de familia firmen también el código de ética que disponga la institución.
6) Contar con un procedimiento para control de riesgos. Obtener los permisos necesarios. Por otra parte, si es posible, informar por escrito a autoridades de seguridad pública sobre la realización de la actividad voluntaria y pedir apoyo a otras organizaciones civiles como por ejemplo, la Cruz Roja local que pudiera disponer de una ambulancia y paramédicos.
7) Obtener siempre un permiso firmado por el padre o tutor donde da conocimiento de su participación en el servicio voluntario y al menos un testigo de quien organiza la actividad, siempre en hoja membretada de la institución.
8) Al realizar la actividad voluntaria establecer controles y límites físicos. No olvidar dotar de los medios necesarios para realizar la actividad. Cuidar que ésta no sea en exceso demandante de tiempo, si es el caso, ofrecer agua y alimentación.
9) Recabar testimonios sobre los resultados obtenidos de la actividad voluntaria de los niños y jóvenes, padres de familia y beneficiados.
10) Comunicar los logros y trabajar en el “antes y el después” de la actividad voluntaria.

Ciudadanos trabajando

Instituciones de Morelos se capacitaron en voluntariado

En esta semana diversas organizaciones del estado convocadas por Sergio Pineda y que trabajan en red cursaron el módulo Voluntariado que ofrece la Fundación Merced, donde se habló de la importancia del voluntariado y se trabajaron las estrategias para crear un programa institucional para sus organizaciones. También se abordaron algunas estrategias para trabajar con voluntarios de empresas.

Fundación Telefónica reconoció a sus voluntarios

Con motivo de evaluar el aporte de sus voluntarios la Fundación Telefónica llevó a cabo un evento de celebración y reconocimiento para los empleados que participan como voluntarios. Por un lado, celebraron el Día de Reyes con niños de escuelas que atiende el programa de voluntariado. Por otra parte la fundación distinguió el aporte de sus voluntarios más destacados y que prestaron servicio en su programa Vacaciones Solidarias, el cual tiene como propósito atender la educación de infantes en periodos de descanso escolar para que los pequeñines continúen aprendiendo a través de actividades lúdicas donde los voluntarios preparan, desarrollan y dan seguimiento a ese propósito educativo.

Próximos eventos

Fundación Zícaro presentará el jueves 17 de enero la obra “Fortalecimiento institucional y profesionalización, apuntes y reflexiones” cuyo objetivo es dar a conocer la experiencia de 3 ciudades (México, Guadalajara y Monterrey). El libro fue editado por la propia Fundación Zícaro y el Instituto Nacional de Desarrollo Social.

Convención Nacional de la Cruz Roja

Del 20 al 23 de febrero se llevará a cabo la 46ª Convención Nacional de la Cruz Roja Mexicana en el Acapulco, Guerrero. Constituye uno de los encuentros más importantes del sector filantrópico. Estamos seguros que celebrarán el éxito de su más reciente campaña para prevenir accidentes viales, donde los primeros datos, señalan que se logró avanzar en desarrollar hábitos de prevención y manejo seguro.


Emilio Guerra Díaz

Emilio Guerra cuenta con amplia experiencia en la Gestión de la RSC, destacando su trabajo en el área de vinculación con la comunidad que potenciar la inversión social empresarial. Ha gerenciado fundaciones empresariales.

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]