Cómo lograr equidad de género. Historias reales. – ExpokNews

Cómo lograr la equidad de género? ¡No te puedes perder de esta historia!

Dos mujeres empresarias inventaron a un cofundador llamado “Keith” para que las tomaran en serio y, de esa manera, lograr equidad de género. ¿Qué crees? Funcionó.

Gloria Steinem dijo: “Una sociedad con equidad de género sería aquella en la que la palabra ‘género’ no exista, donde todos puedan ser ellos mismos”. Eso suena como una buena forma de lograr la igualdad, pero no funciona.

¿El sexismo en la industria tecnológica existe? ¡Qué va! Esto es una historia real. Tener que “traer” a un hombre inventado fue la única forma en que dos emprendedoras pudieron combatir el machismo y ganar.

Concepto de ocultar el género para lograr algo

El concepto de mujeres que ocultan su género para realizar las cosas que quieren no es nuevo. Llevan siglos haciéndolo para poder lograr la equidad de género. Por ejemplo:

  • La escritora Charlotte Brontë publicó sus primeros trabajos bajo un nombre más masculino, Currie Bell, para establecerse.
  • Kathrine Switzer se inscribió para el maratón de Boston en 1967 usando solo sus iniciales porque a las mujeres no se les permitía correr.
  • J.K. Rowling, usó solo sus iniciales para escribir la serie de Harry Potter porque su editor le dijo que los muchachos serían más receptivos a un autor masculino.

Escritoras con hombres masculinos para evitar discriminacion de genero

Escritoras con hombres masculinos para evitar discriminacion de genero

Lamentable que la discriminación de género sigue siendo viva y no les permita a las mujeres lograr muchas cosas. En el caso de Witchsy, las mujeres puede que no ocultaron su género pero inventaron a un hombre para lograr la equidad que suena mucho peor.

¿Qué es Witchsy?

Hace un año, Penélope Gazin y Kate Dwyer lanzaron Witchsy, una tienda en línea de obra artística extravagante, atrevida, ilustraciones, alfileres y parches de tela de artesanos.

Las fundadoras de Witchsy que inventaron un hombre cofundador para lograr la equidad de genero

El nombre Witchsy se originó después de que los dos se convirtieron en “frustradas” y “molestas” con la prohibición de artículos relacionados con la brujería por Etsy, dijo Dwyer.

El objetivo de la empresa es crear una comunidad en línea para sus artistas favoritos, conocidos y desconocidos. La empresa está enfocada en colaborar y conectar artistas no solo entre sí, sino también a una audiencia creciente. Para los artistas es la plataforma desenfrenada para la expresión. Para todos los demás, es un lugar para comprometerse con una cultura creativa en rápida expansión en un solo lugar.

Cómo funciona Witchsy

Cada vez que uno pone una orden está comprando directamente de un artista. Los artistas están recibiendo y cumpliendo las órdenes de los clientes.

Sitio web de Witchsy

Las fundadoras de la marca dicen que siempre trabajaran con los compradores y los artistas para asegurar que cada uno está teniendo la mejor experiencia posible.

Historia real de lograr la equidad de género

Haber notado que la mayoría de los artistas, desarrolladores y diseñadores hombres con los que trabajaban les tomaba tiempo para responder a las peticiones y fueron a menudo un poco groseros y condescendientes en los correo electrónicos que escribían diciendo cosas como “Mira, chicas …” decidieron incluir a un cofundador masculino llamado Keith Mann para facilitar la comunicación, dijo Dwyer para Quartz.

Solo que Keith no es una persona real. No existe excepto en los correos electrónicos. Se trataba de una persona ficticia y una idea para lograr la equidad de género.

  • Nombre: Keith Mann.
  • Edad: Irrelevante.
  • Ocupación: Cofundador de Witchsy.

Dwyer cree que es lamentable que tenían que inventar a Keith para lograr muchas cosas, agregando que los servicios de los desarrolladores eran necesarios para hacer crecer el negocio.

Para que Keith pareciera real, Gazin y Dwyer inventaron toda una historia sobre su vida. Era un tipo que jugaba al fútbol en la universidad. Él estaba casado con su esposa cinco años, y no podía esperar de ser papá. Gazin dijo para BBC que él era un buen chico, aunque realmente no las entendía a Kate y ella, pero ha estado contento de ayudarlas con el proyecto antes de que encontraran esposos. Además, era la única manera de lograr equidad de género y conseguir las inversiones y los contratos que necesitaban para seguir operando a Witchsy. 

En su primer año, la empresa logró un beneficio haciendo 200.000 dólares en ventas.

Dwyer agregó que las respuestas que recibían de inversionistas fueron frías y no las tomaban en serio, por ser mujeres. Los desarrolladores no usaban sus nombres en los correos electrónicos que enviaban, a veces usaban solo frases como “ok chicas”.

Durante seis meses, Keith se ocupó de los asociados que parecían tener poco interés en trabajar con mujeres, todo el tiempo por correo electrónico. Y todo cambió explicó Dwyer. Según ella, antes de inventar a Keith, estaba más que claro que nadie las tomaba en serio y todo el mundo pensaba que son unas idiotas”. Pero según Gazin, el momento que el empezó a comunicar con los colaboradores, los hombres decían cosas como “qué idea tan genial”, “nos encanta”, “vamos a colaborar”.

Productos que ofrece Witchsy

Según Gazin, el sexismo que enfrentaban era sutil. Nadie les decían cosas como “Oigan, déjame hablar con Keith”. Aunque según Dwyer a ella le llevaba días obtener una respuesta, y Keith no solo podía conseguía respuestas y actualizaciones de estado, pero también le preguntaban si necesita algo más o si había algo más con lo que necesitaba ayuda. Por supuesto, Keith siempre tuvo que cancelar las llamadas de conferencia en el último minuto porque simplemente no existía.

También era más fácil que las tomaran en serio cuando involucraron a un hombre en la idea del negocio. Y ahora están trabajando con un codificador masculino que los toma en serio sin pensar que son un hombre.

En Witchsy, Keith fue la parte integral de construir el negocio, según Dwyer. Pero ahora estas dos mujeres decidieron dejar Keith tomar tiempo libre para estar con su nuevo bebé. Ya se sienten más cómodos a seguir sin él. Ahora que el negocio está establecido, decidieron enviar a Keith de vacaciones.  Por ahora, Gazin y Dwyer dicen que no tienen planes de regresarlo en la compañía.

Estos son algunos de los productos que se pueden encontrar en Witchsy:

Hand dyed *panties* (I'm sorry but am I the only one who loves that word?) by witchsy.com/kidd-bell

A post shared by Witchsy (@shopwitchsy) on

Both socks and this unwelcome Matt are up on Witchsy.com/rosehound-apparel

A post shared by Witchsy (@shopwitchsy) on

Otra historia real de sexismo

Pero este no es el primer ni el último caso de sexismo en el mundo de tecnología. Recuerdas lo que pasó cuando una mujer firmaba como hombre, la historia de dos colegas en una empresa cuando Martin Schneider, sin saberlo, comenzó a usar la firma de su compañera, Nicole Pieri, en los correos electrónicos. Se dio cuenta que los clientes eran groseros con él, frustrándolo con la manera en la que lo trataban. Pero cuando volvió a comunicar con ellos como hombre, el cambio fue drástico.

Conclusión

Las mujeres reciben menos sueldo, están menos representadas en la política y en los niveles superiores de los negocios y soportan la violencia doméstica. La equidad de género es un tema complejo y no se va a lograr si seguimos con los brazos cruzados.

Según Ban Ki-moon, lograr la equidad de género requiere la participación de las mujeres y los hombres, las niñas y los niños, y es responsabilidad de todos. Yo confieso que estoy harta de leer estas historias reales.

¿Qué te parece que una mujer tiene que usar la táctica de inventar nombre de hombre o un cofundador en el siglo XXI? ¿Crees que esta es la mejor manera de lograr equidad de género? ¿Qué obstáculos están frenando el progreso hacia la igualdad de género en el mundo de los negocios? ¿Qué es lo que hay que hacer para que las cosas cambien de una vez por todas?

¿Te ha pasado algo similar o has sido testigo de una historia parecida? Te leemos en los comentarios.

Acerca del autor

Daniela Lazovska