RSE

Como evitar que tu equipo finja enfermedades para faltar

Escrito por Corinna Acosta

¿Has fingido estar enfermo para faltar? Esto es lo que las empresas del futuro harán para evitarlo

RSE enfermedad

Si alguna vez has despertado una mañana tan cansado o aturdido que lo último que quieres es ir a trabajar, llamaste a tu oficina para reportarte enfermo sin pensarlo dos veces y hasta este momento continuas pensando que ese es tu pequeño secreto, te decepcionará un poco saber que aproximadamente el 38% de los trabajadores comparte esa experiencia contigo, de acuerdo con una encuesta realizada en 2015 por el portal CarreerBuilder. De ellos, el 26% aseguró que esta práctica fue necesaria para relajarse y el 21% deseaba recuperar horas perdidas de sueño.

Si eres líder de un equipo de trabajo seguramente no te ha resultado agradable leer esto, pero acéptalo, en el fondo lo sabías y apuesto a que incluso has dedicado algo de tiempo a pensar cómo es que puedes prevenir el ausentismo debido a la larga lista de enfermedades falsas que han presentado tus colaboradores y que quizá vayan desde un resfriado hasta una verdadera emergencia médica. Por fortuna la respuesta está más cerca de lo que cerca de lo que crees: justo en tus manos.

En entrevista con Fast Company, Karen A. Young, autora del libro Stop Knocking on My Door: Drama Free HR to Help Grow Your Business (Dejen de tocar a mi puerta: Recursos humanos sin dramas para hacer crecer tu negocio), destacó que para evitar este problema, las empresas pueden simplemente deshacerse del concepto de días libres por enfermedad y pasar a una especie de días personales que los colaboradores pueden aprovechar en cualquier momento.

“Cuanto más apoyo sienta un colaborador, más probabilidades hay de que reporte un mejor índice de felicidad”, destacó la experta y agregó que aunque parece un detalle muy sencillo de semántica, llamarlos días personales en lugar de días de enfermedad hace que el personal se sienta de manera distinta respecto a sus ausencias laborales.

Young reconoce que todos necesitamos un día de salud mental fuera del trabajo en ocasiones y mantener una cultura de apertura respecto a eso permite un mayor sentido de libertad y confianza dentro de la organización.

Contrario a lo que puedas estar pensando, este cambio de nombre no sólo trae consigo la erradicación de mentiras blancas, sino acarrea otros beneficios que representan un gran valor para las organizaciones.

1. Satisfacción y compromiso laboral

Un sencillo cambio en el nombre que se da a estas ausencias puede transformar la visión de un colaborador de una forma radical, ya que les permite librarse de la culpa derivada del engaño y al mismo tiempo sentirse cuidados y valorados por la compañía, por lo que son más propensos a comprometerse de fondo con su trabajo e incluso utilizar menos días libres al año.

Este tiempo libre además, permite a los colaboradores prevenir el desgaste y los impulsa a alcanzar su máximo nivel de productividad. Según informes de un estudio realizado por Project: Time Off, el 36% de los profesionales que trabajan bajo esas condiciones presentan bajos niveles de estrés y el 55% de ellos se declara extremadamente feliz.

A diferencia de las vacaciones que constituyen una prestación legal, los días personales pueden considerarse parte de un programa de bienestar para los colaboradores.”El tiempo de descanso ayuda a reducir una gran cantidad de problemas, incluso médicos”, destacó la experta en recursos humanos, Claire Bissot a la publicación.

2. Gestión de riesgos

Dedicar un día a su bienestar mental permite a los profesionales recargar energías y reiniciar su mente. El experto en comunicación interna, liderazgo y terapia organizacional, Brandon Smith incluso lo considera una estrategia de gestión de riesgos.

El experto asegura que al no asistir a trabajar, el estrés, la ansiedad y la depresión que podrían afectar tu rendimiento en la oficina, tu comportamiento y tus relaciones profesionales pueden controlarse y dejarse fuera de la ecuación, por lo que se elimina el riesgo que generan de provocar errores, despidos y hasta dolencias físicas.

3. Reduce la burocracia

Agrupar los días de cuidados médicos por enfermedad y los días libres por motivos personales en una sola categoría reduce en gran medida la tan temida y dañina burocracia para las organizaciones, según indica David Lewis, presidente y CEO de OperationsInc, que asegura que este punto de vista administrativo puede agilizar diferentes procesos.

El resultado son procesos más eficientes dentro del departamento de recursos humanos y una mayor libertad para destinar su atención y energía a la creación de nuevos proyectos.

4. Mejora la cultura corporativa

Mientras que en muchas empresas el tiempo libre es un beneficio mal visto al menos que se trate de una verdadera emergencia, las compañías más responsables han comenzado a verlo como un elemento necesario para mantener una vida saludable y equilibrada; en estos espacios los líderes conocen la importancia de llegar a un punto medio en que los colaboradores pueden sentirse cómodos tomando el tiempo que necesiten sin descuidar los intereses corporativos y el cumplimiento eficiente de los objetivos planteados.

De esta forma las empresas alientan a los trabajadores a tomar tiempo libre y muy pocos de ellos consideran este espacio como una prioridad, debido a que se sienten realmente com prometidos con el propósito de la organización.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

1 comentario

Dejar un comentario