Ciudadanía en Construcción

Cómo convocar voluntarios

Voluntariado

“Yo no busco, yo encuentro”.
Pablo Picasso

Por: Emilio Guerra Díaz

Algunos dirán que convocar voluntarios es un arte. Otros, encontrarán pretextos para justificar por qué no llegan. Algunos más ven un gran problema por el desinterés de las personas ya que les atraen otras actividades antes de hacer voluntariado. Unos más piensan que cuentan con todos los estímulos para atraerlos sin embargo no llegan.

Sí, convocar voluntarios representa un trabajo profesional y demanda asumir varios retos para cualquier organización que desee contar con servicio voluntario. Comencemos por analizar las principales razones por las que la gente no se hace voluntaria, luego veremos por qué si desean colaborar prestando ese servicio.

Las principales organizaciones promotoras de voluntariado en el mundo (como la Alianza Mexicana de Voluntariado) coinciden en señalar que la primera razón es que la gente no se hace voluntaria porque nadie se lo pide. ¿Pero cómo se les pide que participen?

Será necesario para contestar a esa interrogante separar lo que corresponde hacer a la organización que desea recibir voluntarios y otra el interés o deseos de cada individuo por vincularse o no a una causa social. Desde esta diferenciación tenemos entonces que es responsabilidad de la organización convocar voluntarios a actividades atractivas y estimulantes, acciones inspiradoras que den certeza de que con un poco de ayuda y en trabajo en equipo se pueden hacer grandes cambios.

Sería un error que una organización responsabilice a las personas de no tener interés en lo social. A menudo se puede detectar ese enfoque, a nuestro juicio equivocado, de “culpabilizar” al público con frases como: “no hay compromiso social”, “nadie quiere ayudar”, “ya no hay conciencia”, “es que todos debemos ayudar”, “los problemas son de todos… todos tienen que ayudar”.

El resultado de buscar voluntarios por esa ruta, de poner énfasis en los demás, condena al convocante a utilizar discursos moralistas que divide a quienes “ya tienen conciencia social y gran responsabilidad social” de los “insensibles, irresponsables, egoístas y desinteresados que no les importa el prójimo”. Así, los esfuerzos serán infértiles porque además, el enfoque moralista al que me refiero, utiliza como herramienta fundamental para su comunicación llamar la atención sobre el problema y no sobre la solución.

A menudo cuando dicto talleres de creación de grupos voluntarios utilizo las siguientes imágenes para citar cómo las organizaciones enfatizan en los conflictos, carencias, desventuras y desavenencias para convocar voluntarios: “ayude, hágase voluntario porque… los niños no tienen zapatos… nadie apoya a estas mujeres en desgracia… si no hace algo hoy la cosa se va a poner peor… vea, conmuévase con la tragedia que viven estas personas… no sea insensible es su deber cívico… al gobierno no le importa, los niños son de todos… todos somos indios… etc.”

Como verá el lector la dupla discurso moral (del deber ser desde el punto de vista del convocante) con la presentación de problemáticas acaban creando un imaginario social distorsionado sobre lo que es ser voluntario. Los potenciales voluntarios piensan entonces “caray que tristeza… uuuuy voy a ir a ver sufrimientos… estaré en contacto con las peores cualidades del género humano…”

La organización que usa la dupla moral-problema no presenta actividades para ser voluntario que sean atractivas para las personas y en cambio da la idea de abnegación y conmoción para ser voluntario. El resultado: nadie se hace voluntario porque es más atractivo navegar en internet, ver televisión, ir al cine, perder el tiempo en ocios, etc.

Otro frecuente error, además de la dupla moral-problema, es pasar la responsabilidad de la actividad voluntaria al potencial voluntario. Es decir, resulta más cómodo y sencillo pedirle a la persona que se acerca a una organización por primera vez a que sea ella misma la que le diga que quiere hacer como voluntario. La Ley del Menor Esfuerzo dicta que de una entrevista se llegue a un “atractivo acuerdo”: “Dime para qué eres bueno, qué te gusta hacer y prepara tu propia actividad voluntaria y me lo dices, ah pero no vayas a fallar…”.

Una tercera falla para convocar voluntarios consiste en “buscar personas con compromiso”. Los reclutadores de voluntarios se dirigen a los distintas audiencias con las que tienen oportunidad de interactuar diciendo: “quien desee ser voluntario con nosotros debe estar comprometido, no nos puede dejar colgados ni decir que asiste y luego no va…”

He escrito en otros artículos y lo repito en los cursos, que esas personas no existen. Más bien la organización que quiera voluntarios tiene que despertar el interés y el compromiso en las personas.

Pero quizá la peor circunstancia para convocar voluntarios es confundir las responsabilidades que se le asignarán a un futuro voluntario. Muchas organizaciones se tornan abusivas cuando piden un voluntario para que se haga responsable de todo un proceso de trabajo. Cuando esto sucede, más bien la organización tiene que pagar el salario de un colaborador. Un voluntario apoya solo en actividades que forman parte de un proceso; con determinadas horas y acciones sencillas, metas claras que les represente una satisfacción cuando sean alcanzadas.

Dentro de esta problemática la mayor aberración que puede cometer una organización filantrópica es buscar “un voluntario procurador de fondos”. La procuración de fondos es un proceso que demanda fundamentos, planes, estrategias, herramientas, medios de comunicación y actividades concretas.

Alguien dentro de la organización tiene que desarrollar el proceso y detectar aquellas tareas en las que los voluntarios pueden involucrarse. Ese alguien debe recibir un salario a cambio de las metas que debe alcanzar pero los voluntarios que convoque sólo participan en actividades segmentadas de cada parte del proceso.

Así un voluntario no desarrolla la estrategia de la campaña de procuración de fondos, pero en cambio puede participar en las jornadas de boteo. Otro voluntario no desarrolla la plataforma de comunicación de dicha campaña, pero sí puede colaborar con el diseño de un logotipo o camisetas que usarán los promotores, etc.

Como se advierte la ruta que más resultados efectivos da para convocar voluntarios se centra en las responsabilidades y la preparación institucional que haga la organización. Por tanto es su responsabilidad: desarrollar perfiles de puesto de servicio voluntario con actividades sencillas, preñadas de mensajes positivos que se centren en la solución que ofrece la organización a la problemática en la que trabaja. Enaltecer la dignidad de las personas, tanto de la comunidad objeto de la acción voluntaria, el grupo voluntario y la organización. Mostar que el cambio es posible y una pequeña ayuda hace grandes diferencias.

En conclusión, si una organización quiere voluntarios que se prepare y asuma las actividades que le toca desarrollar. Una persona empieza a ser voluntaria con actividades sencillas, cuando va desarrollando su compromiso pide colaborar más tiempo y se involucra con mayor profundidad. Al cabo de un rato ya se ha tatuado en su corazón y en su vida la idea de que ser voluntario le es útil, satisfactorio, le hace crecer personal y profesionalmente y ayuda efectivamente a los demás. Esa persona ya no se va jamás fuera del voluntariado y la organización además de su cometido misional estará también contribuyendo a formar ciudadanos.

Sí su organización desea profundizar en cómo convocar voluntarios de manera asertiva o cómo crear un programa efectivo de voluntariado institucional acérquese a la Alianza Mexicana de Voluntariado, escriba a contacto@amevol.org.mx

Próximos eventos

2ª Cumbre Ciudadana en Puebla

Los días 2 y 3 de junio la ciudad de Puebla recibirá a varias organizaciones de sociedad civil para dialogar en torno a los temas de relevancia social que merecen ser atendidos con prioridad en alianza con el gobierno y otros actores. Es una excelente oportunidad para testificar la valía de la participación ciudadana organizada. Para conocer el programa de actividades visite: www.cumbreciudadana.org.mx

4º Foro de Sustentabilidad financiera

El Centro para el Fortalecimiento de Organizaciones Civiles, A.C. de Chihuahua, en alianza con la Fundación del Empresariado Chihuahuense y el ITESM, invitan a este Cuarto Foro que tiene por lema “Movilizando recursos para lograr el bien común”. Se trata de una oportunidad para las OSC que deseen recibir y revisar estrategias de procuración de fondos y obtención de distintos apoyos para fortalecer su quehacer social. La reunión se llevará a cabo los días 17 y 18 de junio. Para mayor información contacte a: Ing. Karla S. Hernández Ochoa al correo electrónico: consultoria@fortalecimiento.org

Diplomado “La Sostenibilidad de las Organizaciones Sociales”

Fortalessa de Ciudad Juárez invita a las organizaciones civiles de la región a participar en este diplomado que reúne 7 módulos con temas de relevancia como: “Principios de la Sostenibilidad de las OSC”, “El ABC de la Procuración de fondos”, “Proyecto institucional”, “Generación de ingresos propios”, “Fondos internacionales”, “Planeación Financiera” y “Comunicación y Mercadotecnia Social”. Iniciará el 27 de junio y se ofrecerá en las instalaciones del ITESM Ciudad Juárez. Para mayor información contacte a btovar@fortalessa.org.mx Hay algunas becas disponibles para OSC.


emilio guerraEmilio Guerra Díaz

Emilio Guerra cuenta con amplia experiencia en la Gestión de la RSC, destacando su trabajo en el área de vinculación con la comunidad que potenciar la inversión social empresarial. Ha gerenciado fundaciones empresariales.

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

  • Es muy cierto lo que comentas Emilio; quienes han de ser voluntarios de una organización requieren que se les muestre un panorama alentador, en el que ellos van a hacer la diferencia, y no precisamente por la carga de trabajo, sino por la calidad del mismo.
    Quien busque personas comprometidas, ya perdió antes de empezar la carrera! Hay que ofrecer tareas atractivas, respeto, entusiasmo, satisfacción por lo que se hace, para que las personas quieran formar parte del equipo; tener claros los objetivos y a partir de ello, invitar a los prospectos; es cierto que cuando llegan por primera vez, ellos mismos pueden ofrecer sus servicios en lo que consideran «es su fuerte»; eso hay que aprovecharlo, pero debemos ser cautos y no amenazar…
    Las organizaciones que presentan las desgracias, conseguirán voluntarios que se compadezcan, pero se confunde con sacrificio, y el voluntariado dista mucho de serlo! El voluntariado es gozoso!!! Nuestro voluntariado debe ser un espacio, un tiempo, que no lo cambio por nada!!!

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact