RSE

¿Cigarros electrónicos para mejorar la salud?

cigarro electrónico Vapeo
Escrito por Janneth Del Real

El cigarro electrónico es una forma común y exitosa para reducir el hábito y dejar de fumar, ¡entérate!

En el mundo cada vez hay más fumadores y por consecuencia, además de generar más contaminación, también desarrollan enfermedades que están relacionadas con la combustión del tabaco sin recibir atención adecuada de manera temprana.

Hace diez años, había una estimación de que 5 de cada 10 personas en Nueva Zelanda fumaba diario, es decir, la mitad de su población. Hoy se calcula que sólo 30% lo hace. Aunque la tasa se redujo en 20%, ese índice es dos veces la incidencia registrada en otras comunidades del país.

Los maoríes no utilizaban sustancias tóxicas hasta la llegada de los europeos. Además no había equivalentes locales al tabaco, al alcohol o a las drogas recreativas.

Después de que los europeos introdujeron el tabaco en Nueva Zelanda, los indígenas lo adoptaron rápidamente. Hacia 2010, la tasa de fumadores maoríes ya duplicaba la de los no maoríes.

Fue así que el cigarro comenzó a ser un problema social y además comenzó tener popularidad entre los maoríes que son uno de los grupos más desfavorecidos de la población, pues tienen un nivel de ingreso bajo y acceso restringido a educación, por lo que las medidas antitabaco para desmotivar el consumo a través de impuestos elevados realmente no contribuyeron a la cesación del hábito y sí han repercutido en la calidad de vida de las familias.

Ante esta situación, Marewa Glover, una investigadora ha trabajado en la reducción del daño relacionado con fumar por más de 25 años.

Ella ha sido analista de políticas, coordinadora de un programa nacional de control del tabaco y capacitadora de cesación. Sus investigaciones se han enfocado en la dificultad de los fumadores maoríes para dejar el cigarro y la repercusión que eso implica para la economía familiar.

Y es que es Nueva Zelanda uno de los países con los impuestos más elevados al cigarro en el mundo, por lo que el costo de una cajetilla es considerablemente elevado en relación con el ingreso per capita nacional. Una cajetilla cuesta 29 dólares neozelandeses equivalentes a 354 pesos mexicanos.

Según la investigadora, “el ejemplo de una familia maorí, donde ambos padres fuman implica un gasto de 100 dólares neozelandeses a la semana por cada uno, eso es 200 dólares (2,349 pesos mexicanos). Cuando el ingreso semanal promedio de esa familia fluctúa entre 450 a 600 dólares a la semana (5 mil a 7 mil pesos).

cigarro electrónico vapeo

¿Cigarros electrónicos para mejorar la salud?

El cigarro electrónico es una forma común y exitosa para reducir el hábito y dejar de fumar, a pesar de que el Ministerio de Salud haya emitido una prohibición a la importación y a la venta de nicotina para vapeo.

No solo es dejar de fumar, también es ayudar al monedero a bajar los costos, puesto que a la semana, los fumadores pueden pasar de gastar 100 dólares a únicamente 25 dólares, por el costo del líquido que dura hasta un mes. Esto sumado a que el gobierno subsidia el vapeo entre las comunidades maoríes con el programa “Vape2save” para mejorar la economía de estas comunidades y como medida preventiva a enfermedades relacionadas con el cigarro.

Actualmente, los productos de vapeo en Nueva Zelanda no están gravados con impuestos. Además, la comunidad de vapeo es solidaria para regalar un equipo usado a alguien que lo necesite para cambiar la costumbre de fumar por el hábito de vapear.

“Ayudar a las personas a dejar de fumar ahora está en manos de los consumidores”, explica la investigadora. “Son los mejores para ayudar a sus compañeros a entender la reducción del daño en productos de nicotina como cigarros electrónicos; dispositivos que calientan el tabaco en vez de quemarlo; el tabaco oral sueco o snus; entre otras tantas novedades más que aún están por inventarse”.

Legalizar el vapeo fue la ruta que el gobierno neozelandés encontró para dar una mejor salida a una situación que no había podido detener ni con los impuestos elevados ni con las campañas para dejar de fumar.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.

Dejar un comentario