- Advertisement -
NoticiasGéneroCiberviolencia de género se dispara: Estudio

Ciberviolencia de género se dispara: Estudio

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), una de cada tres mujeres ha sufrido algún tipo de violencia. Tan solo en 2021 un reporte de ONU Mujeres reveló que, durante la pandemia, dos de cada tres fueron víctimas de alguna clase de agresión, y a esta problemática se la ha sumado la violencia de género virtual.

Según un estudio elaborado por la Oficina Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe y el Mecanismo de Seguimiento de la Convención Belém do Pará (MESECVI) de la Comisión Interamericana de Mujeres, afirma que la ciberviolencia en contra de mujeres y niñas ha aumentado.

Mujeres y niñas frente a la violencia de género virtual

El informe titulado Ciberviolencia y ciberacoso contra las mujeres y niñas en el marco de la Convención Belém Do Pará presenta una investigación detallada sobre esta problemática, que junto a otras más ha incrementado su fuerza, vulnerando a las mujeres, niñas y adolescentes que navegan por la red.

La virtualidad se ha convertido en una necesidad básica y con la llegada de la COVID-19 también se transformó en el medio de interacción y cotidianidad de millones en el mundo; sin embargo, los problemas no resueltos traspasaron al escenario digital, tal es el caso de la violencia de género virtual.

violencia de genero virtual estudio

Esta situación está afectando a millones de personas, y en especifico a las mujeres que accesan e interactúan en estos espacios, pues con el solo hecho de estar en ellos «las coloca en riesgo de ser víctimas de violencia de género, la cual se incrementa cuando tienen una participación activa en un debate digital o en la vida política, o cuando se pronuncian en favor de los derechos humanos o de la igualdad».

Asimismo, como documenta el reporte, las mujeres jóvenes, en especial las de 18 a 24 años, son las que sufren los indices más altos de violencia de género virtual. Además, cabe destacar que de acuerdo con otros estudios, aproximadamente el 40% de las víctimas conocían a sus agresores y una tercera parte había mantenido un relación cercana con ellos.

Tipos de agresiones en línea

La violencia en general puede tomar muchas formas y manifestaciones, incluso puede ser tácita o naturalizada, y ya que está arraigada en la cultura, y hasta en los sistemas de producción resulta muy difícil combatirla. Lo anterior, al llevarlo al ámbito digital se vuelve más complejo, pues cualquier delito cibernético es difícil de regular.

Por ello, en el estudio antes mencionado, se ha clasificado y descrito algunos tipos de violencia de género virtual:

  • Ciberhostigamiento o ciberacecho: Implica acciones reiteradas por parte de una misma persona o grupo, de acciones perturbadoras por medio de la tecnología, cuyo objetivo es «hostigar, intimidar, acechar, molestar, controlar, atacar, humillar, amenazar, asustar, ofender o abusar verbalmente a una víctima».
  • Ciberacoso: Consiste en “toda forma de conducta verbal o no verbal indeseada de naturaleza sexual que tiene por propósito o consecuencia atentar contra la dignidad de la persona, y en particular crear un entorno intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo”.
  • Creación, difusión, publicación, distribución, intercambio, manipulación o almacenamiento de fotografías, videos o audios de naturaleza sexual o íntima sin consentimiento
  • Hackeo no consentido, para exponer datos o darle un manejo inadecuado a las cuentas personales.
  • Suplantación o robo de identidad con fines de amenaza o intimidación.
violencia de genero virtual tipos
  • Monitoreo, control y vigilancia digital: El rastreo de las actividades de una personas a través de la tecnología.
  • Daños a la reputación, por medio de plataformas o perfiles, que promuevan la divulgación de información falsa.
  • Amenazas directas a través de comunicaciones o contenidos en linea.
  • Agresiones físicas y explotación sexual facilitada por el uso de las TICs.
  • Ataques a grupos o colectivos de mujeres con la intención de censurar, intimidar o causar daño.

Cabe señalar que el 77% de las mujeres que ha sido objeto de ciberacoso «ha experimentado al menos una forma de violencia sexual o física por parte de una pareja íntima, y que en el 29% de los casos de violencia doméstica o de pareja, el agresor ha utilizado un spyware o equipo de geolocalización instalado en dispositivos electrónicos de las víctimas”.

¿Quién las protege?

Como ya se mencionó, los delitos cibernéticos suelen ser difíciles de identificar y por ende, de castigar; empero, gracias a la lucha de muchas mujeres e instituciones poco a poco se va ganando terreno en la legislación. Al menos en nuestro país ya contamos con un instrumento que protege a las mujeres en caso de que sean víctimas de violencia de género virtual.

La llamada Ley Olimpia (que en sí no es una ley, sino un conjunto de reformas legislativas) permite tipificar ciertas conductas de ciberviolencia, como difusión de videos o fotos íntimas que se convierte en una violación a la intimidad y que puede ser procesada como un delito.

El año pasado, en la Ciudad de México se realizó la primera detención en el marco de la aplicación de la Ley Olimpia, este arresto se hizo derivado de una denuncia por parte de una joven a la que la estaba extorsionando con fotos íntimas.

Las empresas frente a la violencia de género virtual

Ante la violencia que se crea en sus plataformas y por medio de su tecnologías, las compañías dedicadas a proveer estos servicios son fundamentales en la erradicación de dichas problemáticas. Si bien las autoridades son quienes deben castigar los delitos, las corporaciones con su amplio espectro de funciones pueden aportar a la resolución y disminución de la violencia de género virtual.

Ya sea por medio de mejores políticas de privacidad o estatutos que garanticen que al ingresar en el mundo digital todas las personas sean acreedoras a un ambiente seguro, los proveedores de servios online tienen las condiciones para evitar que el número de víctimas y agresores vaya en aumento.

violencia de genero virtual empresas

No obstante, la rápida expansión de las innovaciones está llegando a cuenta gotas cuando se trata de regularizar su uso, un ejemplo de ello, es el llamado Metaverso, en el que incluso se han reportado casos de violaciones digitales, sin que exista una respuesta contundente que suprima estas conductas.

El trabajo de visibilizar y eliminar la violencia constituye una tarea que conlleva la responsabilidad de todos los actores que se ven beneficiados y perjudicados, es decir, es una labor en equipo que requiere un esfuerzo urgente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más reciente

DEBES LEER

TE PUEDE INTERESAR