RSE

Cartas de las empresas a los Reyes Magos de la electricidad

Mensajes a José Manuel Soria, ministro de Industria, ante la reforma energética que quiere llevar a cabo. Uno de los frentes que se abre es quitar el dinero que reciben grandes consumidores como Ercros, CEMEX, Alcoa, Atlantic Copper, Solvay y ArcelorMittal, entre otros.

Empresas y asociaciones del sector energético tratan de hacer lobby frente a la Comisión Nacional de Energía (CNE) para arrimar el ascua a su sardina en la próxima reforma global del sistema eléctrico que prepara el Ministerio de Industria.

La CNE cerró el pasado día 10 de febrero el periodo para que todo aquel interesado en enviar propuestas pudiera hacerlo. Ahora se tomará un mes para elaborar un informe que remitirá a Industria, a cuyo frente está José Manuel Soria. Las asociaciones y empresas han remitido todo tipo de argumentos a la CNE, que, en la práctica, se ha convertido en un buzón donde enviar mensajes a Soria.

Son las cartas con los deseos de las empresas para el nuevo ministro, que aparece como uno de los Reyes Magos que todo lo puede cambiar. A Soria, le hará falta mucha magia para intentar contentar a todos, dadas las posturas tan enfrentadas de unos y otros. El problema principal sigue siendo el déficit de tarifa, el desfase que se produce en el sistema porque los ingresos no cubren los costes de la electricidad. Esta bola de nieve ha llegado a sumar 24.000 millones de euros.

En muchos casos, las asociaciones y empresas insisten en ideas ya de sobra conocidas desde hace tiempo. En algunos casos, asociaciones de distinta índole y muy enfrentadas, coinciden en algunos aspectos, como por ejemplo, quitar el dinero que cobran algunas grandes empresas consumidores de electricidad por el concepto de “interrumpibilidad”.

Mientras tanto, el ministro de Economía, Luis de Guindos, tercia en el asunto, y dice que el “beneficiario” de esta reforma será el consumidor, con lo que la sombra de la congelación de tarifas vuelve al sector.

Esto es lo que dice cada uno:

Unesa

La patronal de las grandes eléctricas, que engloba a Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, E.ON y HC Energía, ha explicado a la CNE que la “principal solución” para atajar el déficit eléctrico debe venir de revisiones en las tarifas (al alza, se entiende) para que se puedan retribuir todos los costes del sistema.
Unesa rechaza “medidas intervencionistas”, como nuevas tasas a las centrales hidráulicas o nucleares. Las eléctricas plantean soluciones como eliminar la tarifa regulada, a la que actualmente están acogidos unos 20 millones de consumidores, y dejar sólo una tarifa social para los más vulnerables. También recomiendan una revisión del mecanismo de interrumpibilidad. Este mecanismo se ideó hace años en España para evitar apagones en caso de sobredemanda. A cambio de desenchufar sus instalaciones si había sobredemanda, a algunos grandes consumidores se les pagaba un dinero anual.

En la actualidad, la interrumpibilidad se mantiene a pesar de que hay capacidad eléctrica suficiente. Cuesta unos 600 millones al año. Las grandes empresas consumdidoras de electricidad contra la que iría la medida de eliminar la interrumpibilidad serían las que integran la Asociación AEGE. Entre otras, están Ercros, Cemex, Alcoa, Atlantic Coppper, Solvay y Arcelor Mittal.

Si no se hace nada, el sistema eléctrico generará solo este año otros 6.000 millones de euros de déficit, dicen las eléctricas. Esa cifra está 4.500 millones por encima del límite máximo fijado por ley.

Protermosolar

La asociación española de la industria solar termoeléctrica llega a proponer once medidas, y asegura que su aplicación supondría una reducción de 17.300 millones de euros del déficit de tarifa. Protermosolar ataca directamente a las eléctricas tradicionales. Propone la idea recurrente de reducir los “beneficios excesivos”obtenidos por la generación de electricidad en centrales nucleares y gran hidráulica.

También propone realizar la regularización y liquidación final de los Costes de Transición a la Competencia (CTC) que han cobrado las eléctricas.

Puestos a pedir, Protermosolar exige la devolución de los derechos de emisión que las eléctricas han recibido gratuitamente en los sucesivos años desde 2005 y que se han internalizado en el precio del pool, o mercado mayorista. Curiosamente, Protermosolar coindice con Unesa en que se eliminen los pagos por interrumpibilidad a grandes consumidores al existir sobrecapacidad instalada. Protermosolar también propone pasar a los Presupuestos del Estado todos los costes que puedan calificarse de “apoyos sociales”, como los costes extrapeninsulares, el bono social, la subvención a Elcogas, o la moratoria nuclear, que aún se sigue pagando.

Asociación Empresarial Eólica (AEE)

La patronal de las empresas eólicas pide que se aplique el denominado “céntimo verde”, una tasa sobre los combustibles fósiles, a fin de mejorar la eficiencia del sistema eléctrico y eliminar el déficit de tarifa, que en su opinión tiene que pasar por una subida de los peajes de acceso.

Por otra parte, AEE también defiende el uso de las subastas de derechos de emisión de CO2 para financiar el coste de las energías renovables, de forma que los ingresos obtenidos por la venta de esos derechos de emisión a partir del año 2013 se destinen al sector.

La patronal también apuesta por la aplicación de un IVA reducido del 8 % a la parte correspondiente de generación renovable para evitar así futuras subidas del recibo de la luz y por la eliminación del impuesto sobre la electricidad así como el sistema de interrumpibilidad.
AEGE

La Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía (AEGE) arremete contra las subvenciones a las renovables y propone que los consumidores intensivos de electricidad no paguen esos sobrecostes o, en su defecto, dispongan de una tarifa reducida por este concepto.

Proponen un modelo “alemán”, en el que el recargo por las renovables de 35,3 euros por megavatio hora (MWh) queda en 0,5 euros por MWh para la gran industria.

La asociación pide que el beneficio obtenido por las plantas nucleares e hidráulicas que soliciten prórrogas de autorización pueda dedicarse a reducir el déficit de tarifa.

La AEGE considera “imprescindible” que se mantenga la normativa actual de gestión de demanda y, en concreto, el servicio de interrumpibilidad. De hecho, no solo aboga por mantener esta interrumpibilidad y su nivel de remuneración, sino que también pide que se amplíe a nuevas formas de servicio.

Fuente: Expansion.com
Por: Miguel Ángel Patiño.
Publicada: 15 de febrero de 2012.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario