Campaña responsable vs productos de higiene femenina – ExpokNews

Hay una campaña responsable vs productos de higiene femenina que te ayudará a cambiar tus toallas por otras alternativas sustentables.

En pleno Siglo XXI, un enorme tabú sigue rodeando a la higiene femenina. Algunos dicen que son las propias marcas las que impiden el uso de alternativas sustentables, otros que son los consumidores pero lo que es un hecho es que las toallas sanitarias causan un impacto negativo en el ambiente y en la salud; una campaña responsable vs productos de higiene femenina quiere romper con todos estos mitos y barreras, ¿podrá?

Contaminación en forma de higiene femenina

Las nuevas generaciones han demostrado su preocupación hacia los problemas globales que azotan al mundo, proponiendo alternativas que ayuden a resolverlos e incluso han estado cambiando la forma en que las marcas elaboran y ofrecen sus productos.

Sin embargo, cuando se trata de productos de higiene femenina, diversos tabúes e incluso monopolios empresariales se encargan de evitar que las consumidoras tengan la posibilidad de adquirir alternativas sustentables y más higiénicas para su cuidado íntimo.

A nivel ambiental, una toalla femenina tarda en degradarse cerca de 500 a 800 años, y tomando en cuenta que una mujer tira aproximadamente entre 10 mil y 15 mil toallas y tampones durante toda su vida, la huella ambiental que se genera es bastante preocupante.

Tan solo 30 toallas sanitarias tardan cercan de 15 mil años en degradarse. Muchas de ellas terminan filtrándose por el sistema de alcantarillado y contaminando playas, océanos y otros terrenos. La Sociedad de Conservación Marina del Reino Unido en su limpieza anual de playas en 2016, encontró 20 tampones y artículos sanitarios a lo largo de cada 100 metros de costa.

Mientras que a nivel salud e higiene, la mayoría de las toallas y tampones provocan infecciones e irritaciones en la piel y muchos de estos productos están elaborados con sustancias cancerígenas. Ahora que si hablamos de los tampones, estos provocan desequilibrio en la flora natural, infecciones vaginales y el síndrome de choque tóxico.

Entonces, con todas estas desventajas y la cantidad de dinero que tiramos año con año en la compra de estos productos de higiene femenina, ¿por qué no darle una oportunidad a otras alternativas?

Organizaciones como City to Sea y No More Taboo han creado una campaña responsable vs productos de higiene femenina para promover una sana y correcta educación menstrual al mismo que tiempo que protegen al mar de la contaminación.

Campaña responsable vs productos de higiene femenina

Entre los objetivos de esta campaña responsable vs productos de higiene femenina es lograr que las mujeres y adolescentes rompan su propio tabú y se atrevan a probar productos de higiene femenina sustentables, que les permitirá tener una mayor higiene, ahorrar y cuidar su huella ambiental.

Para hacerlo crearon un video en el que comparten algunas cifras sobre la el impacto ambiental y de salud que las toallas sanitarias y productos de higiene femenina provocan. ¡Dale play!

Casi al final del video, esta campaña responsable vs productos de higiene femenina muestra algunas alternativas que van desde almohadillas lavables, forros y las copas menstruales.

En la página de la organización No More Taboo, se pueden adquirir todos estos productos, que de acuerdo con el sitio promueven una mayor higiene e incluso mayor comodidad eliminando el riesgo que los productos de higiene femenina convencionales provocan en el cuerpo de las mujeres.

También se ofrece la información necesaria sobre estas alternativas e incluso hay foros en los que las usuarias pueden aclarar sus dudas y romper con los tabús.

Las almohadillas y tampones convencionales no están regulados. Muchos productos sanitarios contienen sustancias químicas peligrosas como lejía y dioxinas, que se conocen como carcinógenos humanos. Actualmente no existen regulaciones sobre lo que las empresas de higiene femenina pueden poner en sus productos y, por lo tanto, los consumidores no saben qué químicos están poniendo en su cuerpo, comparte la organización.

Existen otros portales como Copas menstruales MCup o Ecolunas en los que también ofrecen este tipo de productos de higiene femenina y comparten toda la información  respecto a ellos.

Lamentablemente en muchos países, como en México, algunas de estas alternativas están prohibidas debido a que muchas empresas encargadas de elaborar estos productos se han encargado de tacharlas como inseguras provocando que no obtengan un permiso de COFEPRIS y prohibiendo su venta.

No obstante, en países considerados como primer mundo, estas alternativa sosa legales y han demostrado ser un mejor producto en comparación a una toalla o un tampón.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.