Isófora

Bonos de Impacto Social: pagando por el éxito de las empresas sociales

Conoce qué son los BIS y cuáles son sus ventajas.

Danilo Pinzón/ World Bank

Danilo Pinzón/ World Bank

Por: Rodolfo Sagahon V.

Están por terminar los días en los que el gobierno y las organizaciones de la sociedad civil tenían la exclusividad de resolver los problemas de la comunidad. Esto se debe en gran parte al creciente número de empresas que están detonando alianzas público-privadas muy valiosas para el desarrollo, y uno de los instrumentos más novedosos en este tipo de colaboraciones multisectoriales son los Bonos de Impacto Social (BIS).

Explicados en breves líneas, los BIS son alianzas entre distintos actores en las que inversionistas de impacto y empresas sociales asumen el riesgo financiero de ejecutar un programa de apoyo a la comunidad (principalmente dirigido a grupos vulnerables). Al finalizar, el impacto de este proyecto es evaluado por un tercero; y si entrega buenos resultados el gobierno le paga de vuelta la inversión a los involucrados con tasas muy atractivas.

En otras palabras, los inversionistas privados apoyan a las empresas sociales a combatir algún problema de interés del gobierno y este último les devuelve su inversión sin asumir ningún riesgo y asegurándose de que el dinero de los contribuyentes se utilizó en programas exitosos. Este pago sólo se hace si el programa cumple o supera los resultados previamente establecidos; de ahí que esta herramienta también se conozca como “acuerdos de pago-por-éxito”. Si bien los BIS se encuentran en una etapa temprana, ya hay caso exitosos en el Reino Unido y en Estados Unidos donde se han desarrollado proyectos para reducir la tasa de reincidencia delictiva de ex convictos en la sociedad.

Ventajas de los BIS

1. Gasto público efectivo y transparente. Como los BIS son contratos que sólo se pagan si funcionan, los gobiernos pueden reducir riesgos de gasto en programas no exitosos. Por otro lado, las empresas sociales están obligadas a ser muy profesionales en sus mediciones de impacto si quieren ver un retorno para sus inversionistas. Este tipo de acuerdos incentiva la existencia de mejores prácticas de medición y reporte entre los actores involucrados.

2. Más inversión privada para el desarrollo. En ocasiones la inversión privada para programas sociales se ve restringida porque las empresas no confían o tienen poca certeza de la cantidad de recursos que asignará su contraparte gubernamental. Los BIS sirven para eliminar esta preocupación, ya que establecen reglas claras sobre los pagos que deberán hacer los gobiernos en caso de que los programas sean exitosos.

3. Promueven una visión de mediano y largo plazo. El hecho de pagar hasta que el programa demuestre tener impactos positivos hace que los involucrados tengan una visión de mediano y largo plazo. Este modelo rompe con los esquemas tradicionales de financiamiento para el desarrollo que se enfocan en proyectos con planes muy atractivos, pero que son pobremente evaluados en sus resultados finales.

En conclusión, los BIS han demostrado ser exitosos y por lo mismo merecen ser probados en más países. Una de las tantas responsabilidades de las organizaciones e individuos que buscamos detonar cambios positivos en la sociedad es promover soluciones innovadoras. Por lo mismo, considero que los Bonos de Impacto Social son una herramienta muy valiosa para hacer más atractiva la inversión para el desarrollo y tener alianzas público-privadas efectivas y transparentes.

Si quieren saber más sobre los Bonos de Impacto Social, no dejen de ver el TED Talk de Toby Eccles, fundador de Social Finance y uno de los creadores de este concepto.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact