Ambiental Noticias RSE

Hoteles de insectos para devolver la biodiversidad a las ciudades

Hoteles de insectos para devolver la biodiversidad a las ciudades
Escrito por ExpokNews

Esta colección de muebles de exterior anima a los pájaros e insectos a vivir en la zona urbana. ¡Impulsemos la biodiversidad a las ciudades!

Nuestro planeta está perdiendo especies a un ritmo nunca antes visto en la historia de la humanidad. Un informe de las Naciones Unidas afirma que un millón de especies animales y vegetales están al borde de la extinción, muchas de ellas en pocas décadas.

De acuerdo con Fast Company, la tragedia está siendo causada por los humanos: A medida que el mundo se ha ido industrializando, se han destruido los hábitats naturales para construir ciudades inhóspitas para la fauna.

Pero un par de diseñadores europeos —el arquitecto René Hougaard y el diseñador de productos Alexander Qual— creen que hay formas de fomentar la coexistencia de las ciudades con la naturaleza. Han creado muebles de exterior para la marca escandinava Vestre que están diseñados para fomentar el crecimiento de las flores silvestres, los pájaros y los insectos, alimentando la biodiversidad en las ciudades y reavivando los espacios urbanos.

Hoteles para bichos a mayor escala

El mundo natural tiende a parecer desordenado y caótico al ojo humano, con plantas y animales que interactúan simbióticamente entre sí. Los hongos, las plantas y los insectos prosperan en los troncos en descomposición. Los pájaros y las abejas crean hogares en troncos de árboles muertos y huecos. Las malas hierbas y las flores crecen en zonas de hierba silvestre.

La naturaleza es imperfecta según nuestra sensibilidad estética. Lo percibimos como algo desordenado y sucio, así que intentamos eliminarlo en nuestros jardines y ciudades.

Alexander Qual, diseñador de productos.
biodiversidad a las ciudades

En los últimos años, a medida que los arquitectos y urbanistas se han topado con las catástrofes medioambientales a las que se enfrenta nuestro planeta, muchos han empezado a diseñar más espacios verdes en las zonas urbanas. Pero Hougaard considera problemático que estos espacios verdes no fomenten realmente el crecimiento de la fauna, comentando:

Se crean parcelas ordenadas de césped con flores no autóctonas. Estos elementos naturales no aumentan realmente la biodiversidad.

Para contrarrestarlo, los diseñadores crearon muebles de exterior que fueran bonitos de ver, pero que también permitieran que los insectos, pájaros y flores silvestres prosperaran.

Qual dice que se inspiró en la gente corriente que construye “hoteles para insectos” en sus patios y balcones, que son hospitalarios para hormigas, escarabajos y mariquitas. El objetivo era crear productos a mayor escala que los arquitectos paisajistas y los promotores inmobiliarios pudieran incorporar a sus diseños.

Hoteles de insectos para devolver la biodiversidad a las ciudades

Llevaron sus ideas a Vestre, un fabricante de muebles de exterior conocido por su sostenibilidad. Jan Christian Vestre, director general y propietario de la tercera generación de la empresa, trabajó con ellos para lanzar la colección, llamada Vestre Habitats. Los seis productos iniciales estarán disponibles para su compra online a principios de 2022. (Los precios aún no se han hecho públicos).

Abrazando el desorden

Para crear muebles que realmente atrajeran a los pájaros e insectos a instalarse, los diseñadores se asociaron con dos conocidas biólogas, Lene Liebe Delsett, especializada en paleontología, y Katrine Turner, que estudia la ecología del paisaje. Estas expertas señalaron que, aunque la fauna parezca caótica, a menudo hay un método en la locura.

Muchas criaturas tienen necesidades muy específicas que la naturaleza les proporciona. Las abejas, por ejemplo, necesitan pequeños agujeros en los árboles de 150 milímetros de profundidad. Si el agujero es demasiado pequeño, solo pondrán huevos de hembra, y no el último huevo de macho; esto impide que esa colonia concreta se perpetúe.

Qual tenía esto en mente cuando creó un gran hotel para insectos, amarillo y con forma de hoja, diseñado para ser colocado en un parterre, en un parque o en una azotea. La estructura contiene bloques de madera con agujeros de 6, 7 y 8 milímetros de diámetro, ya que las distintas especies de insectos prefieren agujeros de diferentes tamaños.

También hay agujeros lo suficientemente profundos para que las abejas pongan sus huevos. En el interior de la estructura, hay varios materiales que protegen a las abejas de los pájaros, a la vez que proporcionan ventilación.

Hoteles de insectos para devolver la biodiversidad a las ciudades

En todas las estructuras, los diseñadores jugaron con los conceptos de orden y caos. Hougaard creó un banco de troncos de metal con un espacio vacío en el centro diseñado específicamente para albergar un tronco en descomposición que pueda servir de hábitat a insectos, líquenes, musgo y plantas, además de pájaros y murciélagos.

Mientras que los humanos suelen rehuir de la descomposición, Hougaard imagina un lugar donde la gente pueda sentarse y observar el lento proceso en el que las bacterias y los hongos descomponen la madera, creando alimento para insectos, pájaros y otros animales.

Es un proceso que podría durar años, así que la gente podría volver a este lugar una y otra vez y ver cómo la naturaleza lo ha transformado.

René Hougaard, arquitecto

Hougaard también ha creado un conjunto de contenedores para abono y plantación llamado Decay Edge. A diferencia de las jardineras normales, estos contenedores no tienen base, por lo que pueden colocarse justo encima del suelo. La idea es llenar el contenedor con diferentes materiales, como piedra, madera, tierra y plantas, para que los insectos, reptiles y pequeños animales puedan esconderse y encontrar alimento. También pueden interactuar con las lombrices de tierra y otras criaturas del suelo inferior, creando un ecosistema próspero.

¿Querrá la gente estar tan cerca de bichos, serpientes y pájaros que anidan? Los diseñadores reconocen que los humanos modernos han sido educados para mantenerse alejados de esas criaturas. Pero dice que estas estructuras mantienen a los animales contenidos, al tiempo que permiten a la gente observarlos y apreciarlos con seguridad.

Y, en última instancia, si queremos mantener una biodiversidad crucial, los seres humanos deben sentirse mucho más cómodos conviviendo con la vida salvaje, en lugar de sentir la necesidad de destruirla.

La gente tiende a tener miedo de las cosas que no conoce y no entiende. Es muy fácil caer en eso con la vida silvestre, así que intentamos luchar contra la naturaleza talando todo. Pero esto no funciona porque necesitamos la naturaleza para sobrevivir.

René Hougaard, arquitecto.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario