Debes leer... Noticias RSE

Bill Gates vs la pandemia: la batalla colosal

El empresario estadounidense no solo predijo nuestra desastrosa actualidad sino que ha puesto manos a la obra para remediarla. Acción que lo ha colocado en el ojo crítico.

“Uno de los hombres más ricos del mundo” es el título que ha perseguido a Bill Gates después la fundación del negocio de software más grande del mundo: Microsoft. Gates ha tenido un extraordinario mérito cuando de tecnología y negocios se trata, sin embargo, a diferencia de otros multimillonarios, su labor no se ha quedado ahí.

Él ha buscado trascender y llegar más allá de lo que hasta la fecha imaginamos. Tal es el caso de su perspectiva sobre la catástrofe que hoy vivimos a nivel global: la pandemia de COVID-19. Una enfermedad que en algunas personas es fatal, en otras silenciosa pero que al final tiene la misma repercusión negativa a diferentes niveles como salud y economía.

Ante ello, hoy Bill Gates ha emprendido una batalla colosal contra esta pandemia, uno de los peores males en la historia.

Un mal se avecina: Gates

Fue apenas hace cinco años cuando el informático estadounidense dio una conferencia TedTalk en donde compartió una de sus mayores preocupaciones:

Si algo ha de matar a más de 10 millones de personas en las próximas décadas, probablemente será un virus muy infeccioso, más que una guerra.

Bill Gates.

De acuerdo con él: “En 2014, el mundo pudo evitar un terrible brote de ébola, gracias a miles de generosos trabajadores de la salud, y también, francamente, gracias a muy buena suerte. Pero ahora es el momento de poner todas nuestras buenas ideas en operación, desde la planeación por escenarios, pasando por la investigación sobre vacunas y el entrenamiento de trabajadores de la salud. No hay necesidad de provocar pánico… pero hay que ponerse en marcha”.

No obstante, según información de Fast Company, fue hasta la noche del viernes 14 de febrero de este año cuando Gates se encontraba en un cena en Seattle a la cual no pudo asistir su esposa Melinda, quien estaba comprando comida para llevar con un puñado de expertos que trabajaron con él en la sede de la fundación que ambos cofundaron en 2000 para enfrentar los desafíos de la salud mundial.

Mientras lloviznaba afuera, Bill Gates presionó para saber sobre el estado del brote del nuevo coronavirus que se había identificado en China, donde miles de personas se habían enfermado, mientras un pequeño número de casos estaba comenzando a aparecer en otras partes del mundo. Las noticias no fueron buenas, y la pesadilla de Gates se había vuelto una realidad:

Un virus mortal con el potencial de enfermar a millones de personas y devastar la economía global era lo que había declarado la Organización Mundial de la Salud (OMS) su nombre era SARS-CoV-2.

Si bien el empresario ya había advertido en 2010 que el brote de H1N1 era una “llamada de atención”, esto había dejado de ser un simulacro. Se hizo eco de las mismas preocupaciones en otras conferencias y a los políticos, incluido, en 2018, el presidente Donald Trump:

Cuando hablé con la administración actual destaqué que esto es algo en lo que pueden mostrar liderazgo y lo conecté con el deseo de mejorar la defensa de seguridad de Estados Unidos. Pensé que era un tema que podría funcionar bien, pero ahora vemos que no estábamos listos.

Bill Gates.

No obstante, Bill y Melinda han aprendido durante los 20 años que han pasado luchando para mejorar la salud global que tener razón ofrece poco consuelo.

Fundación Bill y Melinda Gates en acción

Tanto Gates como su esposa se describen a sí mismos como: “optimistas impacientes” y consideran que los principales desafíos se pueden resolver y que el cambio debe ocurrir lo antes posible.

La pareja, que toma todas las decisiones importantes juntas, ha dedicado sus vidas a poner en práctica esta filosofía para luchar contra las desigualdades globales, incluso cuando eso tiene un costo personal, como convertirse en objeto de escrutinio y teorías de conspiración extravagantes.

La pandemia los ha obligado a ellos y a su fundación a moverse aún más rápido. La estrategia “por lo general evoluciona a lo largo de los años y no de semanas”, dice Jennifer Alcorn, subdirectora de asociaciones filantrópicas de la fundación. Cuando el brote se convirtió en pandemia, presentó el mayor desafío al que se ha enfrentado la Fundación Bill y Melinda Gates.

El mundo nunca se ha enfrentado a la necesidad de crear una vacuna para casi toda la población mundial. Pero Bill Gates creía que la organización estaba en una posición única para ayudar.

Tenemos relaciones con los gobiernos, gobiernos de países ricos, gobiernos de países en desarrollo, y el sector privado y las universidades.

Bill Gates.

La fundación ha colaborado estrechamente en el pasado con todos estos grupos en otras vacunas, así como en terapias y otras herramientas que serán necesarias para combatir el virus

Hoy, la Fundación Gates se ha involucrado en todos los aspectos de la lucha contra COVID-19. Ha invertido más de $ 680 millones en el desarrollo de vacunas, medicamentos y pruebas COVID-19 de bajo costo, junto con el trabajo para fortalecer los sistemas de salud y mitigar los efectos económicos de la crisis.

También ha ayudado a establecer nuevos sistemas diseñados para hacer que las vacunas y los antivirales estén disponibles y accesibles para todo el mundo, a pesar de la creciente ola de “nacionalismo de las vacunas”, la competencia entre países por acumular suministros.

De hecho, la organización otorgó un préstamo condonable adicional de 300 millones de dólares para ayudar a fabricar vacunas que no cuestan más de 3 por dosis, que se distribuirán a través de las redes que la fundación ayudó a crear.

Gracias a Dios que no estamos comenzando desde donde estábamos hace 20 años, con un sistema de vacunas que se desmorona y tenemos que reconstruirlo. Tan pronto como esta vacuna esté disponible, pasará directamente por este sistema.

Melinda Gates.

La forma en que la Fundación Gates ha respondido a la pandemia ofrece una ventana poco común a la forma en que opera esta poderosa organización filantrópica: cómo hace sus apuestas, cómo distribuye su dotación de 49.800 millones de dólares y cómo utiliza su poder blando para lograr objetivos más amplios.

¿Gates con más poder que la OMS?

La enorme presencia de la fundación ha inspirado esperanza, sospecha y críticas significativas, principalmente por su capacidad para influir en los resultados sin la misma responsabilidad que los ciudadanos esperan de los funcionarios de salud pública.

Una pregunta fundamental que hace Brook Baker, profesor de derecho de la Northeastern University centrado en los derechos de propiedad intelectual y el acceso universal a tratamientos para el VIH / SIDA y COVID-19 es:

Bueno, porque tienes el dinero, ¿deberías poder controlar la arquitectura de la salud global?

De acuerdo con Baker, en la mente de muchas personas, la Fundación Gates está desempeñando un papel más importante en el establecimiento de las bases de la salud mundial que cualquier otra cosa, incluida la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya que la fundación es también uno de los mayores patrocinadores de la misma.

Por su parte, el médico Rajeev Venkayya, presidente de la unidad global de desarrollo de vacunas de Takeda Pharmaceutical y exdirector de administración de vacunas en la Fundación Gates, dice:

Tienen un asiento en la mesa, no solo porque tienen dinero, pero porque agregan valor al ayudar a diseñar programas muy efectivos.

Rajeev Venkayya, presidente de la unidad global de desarrollo de vacunas de Takeda Pharmaceutical y exdirector de administración de vacunas en la Fundación Gates.

Ambas perspectivas tienen mérito. A medida que continúa la crisis de COVID-19, con más de 1 millón de muertes hasta el momento y los gobiernos luchando por manejar el problema, la Fundación Gates ha ayudado a llenar vacíos crítico, sin embargo, la respuesta a la pandemia también plantea interrogantes sobre la función de la filantropía en la salud pública y lo que será necesario para que el mundo esté preparado para el próximo virus mortal.

La Fundación Gates no se enfocó de inicio de una pandemia

La realidad es que cuando la Fundación Gates nació no tuvo como prioridad ni enfoque la preparación de una pandemia. Empero, el brote de ébola en África occidental, que se extendió de 2014 a 2016, provocó un cambio.

La organización, que había estado trabajando en la región en la erradicación de la poliomielitis, se unió al esfuerzo mundial para combatir el virus. Los países afectados por el ébola, a saber, Guinea, Liberia y Sierra Leona, estaban mal equipados por múltiples razones, desde sistemas de salud débiles hasta falta de planificación epidémica.

Uno de los mayores desafíos fue la lentitud del desarrollo de vacunas. Cuando los casos de ébola se propagaron en 2014, se había estado desarrollando una vacuna durante más de una década. No se implementó en una prueba hasta más de un año después de que comenzara el brote, después de que miles de personas murieron.

El sistema para trasladar una vacuna de la investigación inicial a la fabricación se rompió. Simplemente tomó demasiado tiempo. Los investigadores estaban duplicando el trabajo y la comunicación con los gobiernos era lenta.

Jennifer Alcorn, subdirectora de asociaciones filantrópicas de la Fundación Gates.

En respuesta, la fundación se asoció con Wellcome Trust del Reino Unido, los gobiernos de Noruega e India y el Foro Económico Mundial para lanzar la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias (CEPI) en Davos en enero de 2017.

Durante la crisis de COVID-19, la fundación ha utilizado CEPI —una alianza para financiar y coordinar el desarrollo de nuevas vacunas, y prevenir y contener las epidemias de enfermedades infecciosas—como su principal medio de financiar la I + D de vacunas.

Si CEPI no existiera, otros actores de la salud global habrían tardado mucho más en implementar estos acuerdos de financiación para poner en marcha estos programas.

Ellos ya habían hecho la diligencia. Sabían qué empresas estaban mejor posicionadas. Sabían qué plataformas tenían más posibilidades de éxito técnico. Tienen los arreglos de contratación y los grupos de asesoría científica y todo lo demás necesario para ser administradores responsables de los recursos de los contribuyentes.

Rajeev Venkayya, presidente de la unidad global de desarrollo de vacunas de Takeda Pharmaceutical, exdirector de administración de vacunas en la Fundación Gates y miembro de la junta de CEPI.

Aun así, “desearía haber hecho más que el CEPI”, dice Bill Gates, argumentando que “el CEPI es aproximadamente el 5% de lo que debería haber hecho” la comunidad de salud mundial en los años posteriores al ébola.

La fundación también ha impulsado el desarrollo de vacunas internamente, utilizando tanto sus poderes para otorgar subvenciones como sus inversiones estratégicas de capital para financiar la investigación. Estas incluyen plataformas aún no probadas que se basan en ARN mensajero (ARNm), una tecnología que la fundación había planeado utilizar para combatir enfermedades como la malaria, pero que ahora podría desempeñar un papel clave en la lucha contra la pandemia actual.

Las inversiones de Gates

La Fundación Gates invirtió $USD 52 millones en una empresa de ARNm alemana llamada CureVac en 2015; un año después, otorgó a Moderna, con sede en Massachusetts, una subvención de $USD 20 millones para apoyar su desarrollo de terapias contra el VIH basadas en ARNm, lo que ayudó a la compañía a promover su plataforma subyacente que también se puede utilizar para fabricar vacunas.

La fundación realizó una inversión de capital inicial de $USD 55 millones en BioNTech, otra startup alemana que trabaja en tecnología de ARNm, en 2019 (aunque la fundación generalmente otorga subvenciones, a veces invierte en empresas para negociar términos que requieren que un producto financiado sea accesible y asequible a nivel mundial).

El objetivo de todo este gasto, en parte, era alentar a estas empresas a centrarse en las vacunas de ARNm para las enfermedades transmisibles. “Si está mirando dónde está el dinero”, en financiación médica, “es en oncología e inmunoterapia contra el cáncer”, dice Lynda Stuart, subdirectora de vacunas y biología de patógenos del huésped en la Fundación Gates. Sin un empujón, las empresas que trabajan en el espacio “no necesariamente gravitarían hacia las vacunas contra enfermedades infecciosas”.

En busca de la vacuna vs COVID-19

A medida que el virus comenzaba a propagarse, la Fundación Gates alentó a sus otros socios en el desarrollo de vacunas contra COVID-19. Investigadores de la Universidad de Oxford comenzaron a trabajar en una vacuna contra el coronavirus hecha de una forma alterada y debilitada del virus del resfriado de los chimpancés, una plataforma que CEPI había apoyado para otras vacunas como MERS. Novavax, una startup de biotecnología que la fundación había financiado anteriormente, también participó en la carrera para crear una vacuna.

En octubre, más de 200 vacunas COVID-19 estaban en desarrollo, pero solo 11 habían alcanzado los ensayos clínicos de Fase III (pruebas de eficacia en humanos, el último paso antes de la aprobación regulatoria).

De ellas, cuatro plataformas de vacunas, de Moderna, BioNTech, Novavax y la Universidad de Oxford, habían recibido el respaldo inicial de CEPI o la Fundación Gates.

En noviembre, BioNTech-Pfizer, Moderna y Oxford-AstraZeneca anunciaron que sus respectivas vacunas habían demostrado ser muy eficaces en los resultados preliminares del estudio.

El 11 de diciembre, la FDA aprobó la vacuna BioNTech-Pfizer, que representa una gran victoria para la Fundación Gates. (Además, la fundación está financiando candidatos que se encuentran en una etapa anterior de desarrollo, como la construcción de la vacuna de nanopartículas de Icosavax).

La gran mayoría de los candidatos fracasan cuando llegan a la Fase III, así que tiene sentido en este momento tener varios tiros a puerta.

Mark Suzman, director ejecutivo de la Fundación Gates. En Mayo.

¿Estará ganando Gates esta batalla contra la pandemia?

“File:Bill og Melinda Gates 2009-06-03 (bilde 01).JPG”by Kjetil Ree is licensed under CC BY-SA 3.0

“Bill Gates – World Economic Forum Annual Meeting 2011” by World Economic Forum is licensed under CC BY-NC-SA 2.0

Acerca del autor

Arianne Lira

Licenciada en Letras Latinoamericanas por la UAEMex. Amante de la literatura, cine, teatro y admiradora de Beauvoir, Castellanos y Nin. Interesada en temas de género y cultura en general. Correctora de estilo y redactora en expoknews.

Dejar un comentario