Ambiental RSE

Comer en recipientes plásticos, ¿por qué no hacerlo?

Calentar alimentos en envases plásticos dañan a nuestra salud, ¡entérate!

El uso de plásticos es muy frecuente en el mundo, tanto que ni nos damos cuenta que los compramos casi a diario. Los residuos plásticos están dañando seriamente a nuestros ecosistemas marinos; mata a los animales y daña a los humanos al momento de consumir algún pescado u otro animal, puesto que en ellos se alojan pequeños trozos plásticos que pueden ser mortales para el ser humano.

De acuerdo con un experto mundial en contaminación interna y catedrático de Medicina Preventiva y de Salud Pública de la Universidad Autónoma de Barcelona, Miguel Porta, dice que las enfermedades tienen múltiples causas pero una de ellas, y una de las más sobresalientes es la contaminación química.

«Hay una gran variedad de contaminantes que se encuentran en alimentos (glifosato, clorpirifos, diazinón, paratión y otros plaguicidas organofosforados que se utilizan en la agricultura industrial), en las casas (ftalatos, fenoles, perfluorados y otras sustancias artificiales utilizadas para plastificar juguetes, muebles o utensilios de cocina), en el ámbito laboral, etc… . E incluso en algunos productos de higiene y cosmética, como pueden ser los parabenos», expone el especialista.


Las enfermedades tienen múltiples causas pero una de ellas, y una de las más sobresalientes es la contaminación química.

Twittea esta frase.


Según él, es común que en el cuerpo humano se encuentren distruptores endocrinos o sustancias químicas externas al cuerpo que imitan, potencian e inhiben el funcionamiento normal de las hormonas del cuerpo, como plaguicidas o residuos industriales.

Según Porta, en su obra llamada «Vive más y mejor: reduciendo tóxicos y contaminantes ambientales», dichos ‘impostores’ o ‘imitadores de hormonas’ (disruptores endocrinos) «contribuyen a causar múltiples problemas, pues las hormonas naturales del cuerpo humano son ‘mensajeros’ fundamentales en muchos procesos esenciales para el buen funcionamiento del mismo».

Suele comenzar en el vientre materno, puesto que algunos de ellos cruzan la placenta, y continúa a lo largo de nuestra vida, en mayor o menor medida». Sin embargo, es conveniente distinguir entre aquellos que pueden ser persistentes en el cuerpo y aquellos que lo son menos. «Menos persistentes quiere decir que se disuelven en el agua y el riñón los puede excretar. Están en nuestro interior pero podemos eliminarlos. Estos tóxicos suelen ser sustancias como el bisfenol A (interior de las latas y plásticos), los ftalatos (envoltorios, cosméticos y champús) y muchos plaguicidas. Aunque estos componentes se pueden expulsar, los detectamos en la totalidad de la población, porque estamos expuestos cada día.

Beber café en vasos plásticos, ¿por qué no hacerlo?

Actualmente varias cafeterías dan el café en vasos de plástico, sin embargo hacerlo, las partículas del plástico van directamente al alimento. Por ello es recomendable llevar tu propia taza de cerámica y así, además de no contaminar, tu café estará libre de partículas plásticas.

A pesar que los plásticos de los envases de comida están regulados, tras el paso del tiempo, pueden causar problemas hormonales que afectan a la fertilidad, al funcionamiento correcto de la tiroides o pueden ser persistente de una diabetes.

¿Cómo protegernos?

Es primer tip es dejar de lado este tipo de materiales para meternos al microondas. Evitar la exposición y la contaminación por tóxicos y por disruptores endocrinos es la mejor manera de prevenir posibles riesgos para la salud.

De acuerdo con el autor de la obra, se puede tener calidad de vida y disfrutar de muchas cosas, que genera el progreso material , a la vez que se reconocen las ventajas que aporta la química sintética, pero también podemos disminuir la factura que nos cobran estos tóxicos en términos de enfermedad.

Por ello es importante cambiar algunos hábitos o modificar algunas conductas, ¿cómo?

  1. Tratar de comer menos y con mayor calidad
  2. Comprar alimentos con garantías
  3. No calentar alimentos con el calor.
  4. Utilizar recipientes de vidrio.
  5. Evitar shampoos,desodorantes, jabones, dentífricos y cosméticos que contengan ftalatos, parabenos o triclosan.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact