Ambiental

Basura, Pérdidas y Ganancias

La parte más difícil del desarrollo es la prevención, protección y conservación. Nunca se pensó en programas y planes sostenibles contra los riesgos y daños que afectan nuestro entorno, la vida y el planeta.

Uno de tales fenómenos es la generación creciente de basura per capita que en los últimos años aumenta sin control. Cada habitante del país genera un promedio de 900 gramos de basura al día y en las zonas metropolitanas hasta 1.4 kilos. La familia urbana promedio, con 5 integrantes, genera al mes un metro cúbico de basura. La ciudad de México puede llenar al tope cada diez días el estadio Azteca con la basura orgánica que produce.

En los años 70-80 del siglo pasado al menos la mitad de los envases eran reutilizables ya que predominaba el vidrio y no se utilizaban bolsas de plástico en tiendas y supermercados.
Actualmente según estimaciones oficiales México genera diariamente entre 90,000 y 96,000 toneladas de basura, de las cuales 60,000 se depositan en rellenos sanitarios y el resto en tiraderos a cielo abierto.

Las débiles campañas que promueven la separación de residuos en origen tienen poco éxito ya que al momento en que se depositan en el basurero, se revuelven las bolsas. Los camiones recolectores tienen rutas privilegiadas según la rentabilidad de los desechos que venden; son menos redituables las colonias pobres porque producen más residuos orgánicos. Las dependencias responsables, intentan crear conciencia en la gente, aunque las campañas no tienen continuidad y menos hay infraestructura y tecnología para aprovechar la energía producida por los gases generados y no únicamente su combustión. El reciclaje y recuperación de materias primas, lo controlan grupos de poder que manejan y explotan a minorías marginadas mediante sistemas de organización envidiables para las mismas autoridades.

En el Valle de Toluca, con una población cercana a los dos millones de habitantes, los municipios ya no saben qué hacer con el problema y buscan otros rellenos sanitarios, que tampoco cumplen con la normatividad además de pagar cantidades millonarias por el traslado de la basura, y con los mismos problemas a futuro por la falta de planes sostenibles. La solución es aparente para los exportadores intermunicipales de basura y se limita al anuncio del programa; los montones de basura siguen en las calles, y el problema cambia de lugar.

La Norma Oficial Mexicana NOM-083-Semarnat 2003 establece que los rellenos sanitarios requieren en su infraestructura áreas de acceso y caminos de gran aforo, cerca perimetral, vigilancia, supervisión, área de servicios, máquinas de compactación, mecanismos de captación y utilización de aguas pluviales. Vías de conducción y recepción de lixiviados, monitoreo y control de emisiones de biogás, pozos de biogás, ductos de venteo, malla ciclónica, sistemas de prevención y control de emergencias.

A lo largo del país aumentan los tiraderos de basura no controlados y menos normados, ahora llamados centros de acopio. La acción de la autoridad proyectará decisión y voluntad cuando entienda la importancia y trascendencia del manejo integral de los residuos sólidos.

Socialmente hay que fomentar una cultura de la basura: separar lo orgánico de lo inorgánico; hacer composta con desechos orgánicos, el mejor y más caro fertilizante natural. Si las centrales de abasto hicieran composta de todo lo que desperdician, ganarían millones de pesos y generarían empleos dignos.
Problema social que el político no va a resolver nunca, ni tiene el valor de decir que desconoce el camino. La basura queda como tema de campaña, pero no solución de gobierno.
La forma: entender que somos un país pródigo en posibilidades. El fondo: un ambiente sustentable nos beneficia porque: TODOS SOMOS NATURALEZA.

Comunicado de Prensa

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario